Según la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), el antisemitismo existe en la actualidad como un prejuicio muy impregnado en la sociedad y que se evidencia, especialmente, en las redes sociales.

En el último Informe Anual sobre Antisemitismo en la Argentina realizado por la institución, el 90% de las denuncias por expresiones de odio a la comunidad judía tuvieron origen en espacios online.

De ese porcentaje, "el 80% tuvo lugar en sitios web, como por ejemplo los comentarios debajo de notas periodísticas en distintos medios. El 19% fue en el entorno de las redes sociales y sólo el 1% a través de correos electrónicos", declaró la entidad.

En enero del 2020, la DAIA lanzó una campaña por redes sociales que fomenta el orgullo judío.

En el Informe sobre Antisemitismo en la Argentina 2017, la DAIA menciona la existencia de al menos ocho categorías principales de la expresión antisemita:

  • Expresiones xenófobas tradicionales: agresiones a judíos sin mayor explicitación, es decir, simplemente por su diferencia en términos de “otredad”. Por ejemplo, la expresión “judío de m…”.
  • Antisemitismo religioso/teológico: relacionado con las acusaciones por deicidio, discriminaciones, denigraciones o exclusiones en virtud de la no aceptación del Mesías, supuestas traiciones o apelaciones a la matanza ritual de niños.
  • Apelaciones a la avaricia o la explotación: referencias a los judíos como avaros, explotadores o que utilizan el dinero en cualquiera de sus formas para extorsionar o hacer sufrir a algún miembro de la sociedad.
  • Antisemitismo nacionalista: se relaciona con expresiones discriminatorias en las cuales “lo judío” se opone a “lo nacional”, ya sea en términos religiosos, de intereses comunitarios o simplemente como un agente que no tiene derecho a residir en el país en cuestión. Se incluye en éste el antisemitismo antimarxista/anticomunista.
  • Dominación del mundo/conspiración: relacionado mayoritariamente por la retórica instaurada en Los protocolos de los sabios de Sion, se refiere en general al carácter conspirativo de los judíos o el “poder judío”, su presunta voluntad o capacidad real de dominar países y organismos internacionales “desde las sombras”.
  • Simbología nazi: en este caso, se decidió unificar dentro de esta categoría a todas aquellas expresiones en las cuales se utilice de manera reivindicativa o con un ánimo de agresión cualquier elemento que refiera a la simbología nazi (por ejemplo, la cruz esvástica, el símbolo de las SS, la idolatría del nazismo o sus figuras, etc.). Puede incluir además reproducciones de la retórica nazi como las referencias a la “sangre impura”, la biología o genética diferenciada, la fabricación de jabón, etc.
  • Negacionismo/banalización: se incluyen en esta categoría aquellas opiniones o manifestaciones tendientes a poner en duda la existencia de la Shoá, a minimizarla, o a tergiversar sus aspectos cuanti y cualitativos, ampliamente probados en procesos judiciales. Sin embargo, es dable aclarar que en reiteradas oportunidades la metáfora del Holocausto es utilizada irresponsablemente para descalificar hechos denostables de la actualidad. Estas expresiones, si bien banalizan, no son consideradas antisemitas por este informe.
  • Medio Oriente: también denominado “antisemitismo contemporáneo”, se refiere a todas aquellas estructuras discursivas antisemitas que se utilizan para criticar al Estado de Israel, el movimiento sionista o los judíos en general.
FuenteCrónica

3 COMENTARIOS

  1. Detrás del antisemitismo se encuentran la ignorancia y la patología social. Me parece increíble que aún en estos tiempos el pueblo de Israel continúe siendo el chivo expiatorio. No será fácil superar esto, pero si hay alguien que lea este comentario le pediría que se informara, no de religión, ni siquiera de historia, sino de personas como Paul Ehrlich, Albert Einstein, Jonas Salk, S. Freud, Seligman, A. Maslow, B. Spinoza, etc. etc. He conocido el mundo judío desde "afuera", pues pertenezco a una familia católica, pero llena de dudas respecto a Dios desde mi temprana infancia, busqué información desde otros credos. Los cristianos de Latinoamérica, tenemos mucho que aprender del judaísmo, estamos muy atrasados y en lo personal creo que el punto focal que deberíamos aprender de Uds. es en el concepto de familia, y esto no tiene nada de religioso, pero el concepto mas fuerte del pueblo hebreo, no es el dinero ni el poder, es la familia, pues allí se genera la grandeza humana.

  2. Comparto ésta información. Y Lamento que suceda., Pero me pregunto! Porqué será? Tal vez por su cultura, totalmente opuesta a las nuestras. Los Latinos, o quizás su Religión... Casi Oculta y Silenciosa a la mayoría de la Comunidad. En fin., Particularmente Yo Aprendí a Respetar y Valorar su cultura y Admiro profundamente, El Legado que Les fué Otorgado Como Pueblo Escogido...me refiero a La Tora el Tanaj , lo Mandamos de Elhoghim. Mi Saludos, Shalom!!

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEntre las murallas de Malta
Artículo siguienteEl triángulo se deshace