El domingo próximo- día hábil en Israel – Benjamín Netanyahu deberá presentarse en Jerusalén ante un tribunal compuesto por tres jueces. Le fue negada la solicitud de enviar a un abogado en su lugar a fin de escuchar los cargos por delitos que habría cometido en los años 2016-2018. Soborno y corrupción son dos de ellos.

Por su cargo como Primer Ministro, Netanyahu argumentó que su comparecencia implicará "altos costos" para el país, debido a la suma de guardaespaldas que constantemente le acompañan. Este argumento fue rechazado por unanimidad. Dos de los jueces designados por la Suprema Corte cuentan con amplia experiencia en la evaluación de presuntos delitos cometidos por figuras públicas. Uno de ellos sentenció en su momento un año de cárcel a un ex primer ministro - Ehud Olmert- cuando se comprobó sin lugar a dudas su torcido manejo de dinero público. Cabe recordar que también un ex presidente – Moshé Katzav – fue enviado a prisión en su momento por el intento de violar a una de sus secretarias. Delitos que la opinión pública israelí no perdona.

Todos los medios seguirán atentamente la comparecencia de Netanyahu ante el tribunal jerosolimitano. Ciertamente, como todos los ciudadanos en las presentes circunstancias en esta pública presentación deberá respetar las modalidades impuestas por la propagación del covid-19. Cabe anticipar que un amplio público atenderá con sentimientos encontrados a este actor y a su escenario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl Ayuntamiento de Beverly Hills condena por unanimidad la distorsión del Holocausto lituano
Artículo siguientePalabras de la Semana en Yiddish: Pan
Llegué a México desde Israel en 1968 invitado por Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. A partir de 1969 me integré a la CEPAL, Naciones Unidas. Fui investigador en El Colegio de México en los años noventa, asesor de UNESCO, y en la actualidad catedrático en la Universidad Bar Ilán de Israel.