Diario Judío México - La Asamblea General de las Naciones Unidas el miércoles citó el ahorcamiento por parte del régimen iraní del campeón de lucha grecorromana Navid Afkari en una resolución que condenó al régimen por sus violaciones generalizadas de derechos humanos.

Los patrocinadores de la resolución pidieron a la “República Islámica del Irán que iniciara un proceso integral de rendición de cuentas en respuesta a todos los casos de violaciones graves de los derechos humanos, incluidas las denuncias de uso excesivo de la fuerza, arrestos y detenciones arbitrarias y torturas y otros tratos o castigos degradantes contra manifestantes pacíficos y presos políticos, el incumplimiento de las garantías de un juicio justo y el uso de la tortura para obtener confesiones, como en el caso de Navid Afkari y otros”.

La resolución agregó que la investigación de rendición de cuentas también debe incluir “casos de muertes sospechosas bajo custodia, así como violaciones de larga data que involucren al poder judicial y los organismos de seguridad iraníes, incluidas desapariciones forzadas y ejecuciones extrajudiciales, y exhorta al Gobierno de la República Islámica del Irán para poner fin a la impunidad por tales violaciones ”.

Hillel Neuer, director ejecutivo de UN Watch, tuiteó: “BUENO: A pesar de la oposición de los regímenes más asesinos del mundo, la ONU acaba de condenar a la República Islámica de Irán por arresto y detención arbitrarios, tortura de manifestantes pacíficos y prisioneros políticos, y citó específicamente el caso de Navid Afkari”.

Neuer criticó a los países que se opusieron a la resolución en un segundo Tweet, escribiendo: “LISTA DE VERGÜENZA: Países que acaban de votar No a la condena de la Asamblea General de la ONU por los abusos de derechos humanos de #Irán”.

Según el recuento final, 79 países votaron a favor de la resolución para condenar al régimen de Irán, mientras que 32 votaron en contra de la resolución. Un total de 64 naciones se abstuvieron.

El régimen de Irán ahorcó a Afkari el 12 de septiembre, alegando que mató a un oficial de seguridad durante las protestas nacionales de 2018 contra la corrupción del régimen. Afkari dijo antes de su ejecución que “no hay ni una pizca de evidencia en este maldito caso que demuestre que soy culpable”, pero los jueces del régimen “están buscando un cuello para su cuerda”. El gobierno de Estados Unidos sancionó a los funcionarios judiciales y penitenciarios involucrados en el ahorcamiento de Afkari.

La organización Amnesty International criticó duramente el comportamiento de las autoridades iraníes.

Un informe publicado por la organización de derechos humanos aseguró que los servicios de seguridad e inteligencia y funcionarios de las prisiones violaron los derechos humanos “de manera brutal”, en connivencia con jueces y fiscales.

Entre los delitos nombrados en el documento figuran: detención arbitraria, desaparición de civiles, tortura y lesiones graves a detenidos.

Amnistía Internacional asegura tener datos de más de 500 manifestantes, periodistas y activistas de derechos humanos que fueron sometidos a procesos penales injustos en el contexto de la protesta.

Las penas de prisión impuestas a los condenados oscilaron entre un mes y diez años. En algunos casos, incluso se ejecutó a los presos.

La organización cree que el número real de acusados ​​en las protestas de noviembre de 2019 es mucho mayor de lo que se conoce.

El documento afirma que en Irán existe un uso generalizado de la tortura y otras lesiones por parte de la Policía y los servicios de inteligencia, así como de funcionarios en las cárceles contra hombres, mujeres y niños, tanto durante la operación de detención como después, mientras se encuentran en las instalaciones.

Según el informe, a las víctimas se les cubrió la cabeza y ojos y recibieron golpes de puño, patadas y azotes con palos, mangueras de goma, cuchillos, porras y cables.

“Fueron colgados u obligados a permanecer en posiciones incómodas dolorosas durante períodos prolongados, privados de agua y comida”, rezó el documento.

El trabajo de Amnesty resalta que “muchos detenidos fueron recluidos en régimen de aislamiento”, a veces “durante semanas e incluso meses”, y que se les “negó tratamiento médico por las lesiones sufridas durante las manifestaciones o como resultado de las torturas sufridas”.

Otros métodos de tortura documentados incluyen el desnudar a los detenidos y mojarles el cuerpo con agua fría, exponerlos a temperaturas extremas, someterlos a fuertes luces y sonidos, arrancarles las uñas de los dedos, rociarles gas pimienta, envenenamiento, usar descargas eléctricas e y simulacros de ejecuciones.

El informe asegura que interrogadores y funcionarios penitenciarios cometieron actos de violencia sexual contra los detenidos de sexo masculino, que incluyeron desnudez forzada y agresión sexual y verbal contra ellos.

“Muchos detenidos permanecieron detenidos durante semanas e incluso meses en lugares desconocidos administrados por agencias de seguridad e inteligencia, incluido el Ministerio de Inteligencia o la Guardia Revolucionaria”, rezó el documento.

“Otros detenidos fueron recluidos en cárceles superpobladas o comisarías de policía, bases militares, instalaciones deportivas y escuelas”, concluyó el informe.


SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.