Un tiempo en el que nuestra angustia domina la tranquilidad y la enfermedad a la salud.
¿Cómo la quieres vivir tú? ¿Con fe o con miedo? ¿Con la esperanza de que todo pasa? ¿O el pesimismo de que nunca va a acabar?

Hoy repítete a ti mismo: “Ni las alegrías ni los tiempos difíciles son eternos. En esta vida, todo pasa.”

Disfruta lo positivo y aprende de lo negativo por que sólo queda en ti y en mi decidir cómo atravesamos el camino.

Solo por hoy, busca una sola razón por la que agradezcas algo de tu día. Deja a un lado todas estas angustias y problemas que te atormentan. Agradece tu vida, tu salud, tus compañías, tu suerte, tus amistades, tu amor y todo aquello que te hace feliz.

A partir de hoy, piensa y vibra en alto para que las noticias buenas empiecen a llegar y las malas encuentren su salida.

Hoy vamos a dejar de quejarnos de todo aquello que no merece nuestra energía y vamos a hacer que eso pequeño e insignificante que tenemos, sea la luz y la fe que nos de esperanza para salir adelante.

1 COMENTARIO

  1. Tiempos de reflexiones acerca de la convivencia humana. También que hoy las enfermedades se globalizan con vertiginosa rapidez. Y la incapacidad del ser humano para dar soluciones rápidas a las enfermedades globales.

    Deja tu Comentario

    A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
    Artículo anteriorCIDiCSeF presenta el lanzamiento mundial del milenario nacimiento de Salomón Ibn Gabirol
    Artículo siguienteSerie "El Holocausto", Capítulo 4: Los Campos Nazis