Diario Judío México - Basado en el artículo de Christoph Schult del Spiegel

Hace quince años que el BDS busca aislar a Israel del mundo. Lo notable de la petición del Bundestag es que no distingue entre Israel y los territorios palestinos ocupados. Incluso un boicot de bienes que se originan en asentamientos israelíes que son ilegales según el derecho internacional es, por lo tanto, indirectamente calificado de antisemita.

Se espera que el Bundestag de adopte el viernes un proyecto  sobre “resistir al movimiento BDS”, definiendo el movimiento de boicot, desinversión y sanciones como antisemita. Si se aprueba, marcará la primera vez que un importante parlamento europeo defina el movimiento como antisemita.

La legislación propuesta, respaldada por el partido CDU de la canciller Angela Merkel, así como el SPD socialdemócrata, el Partido Verde y el FPD, también pide al gobierno alemán que se abstenga de financiar o apoyar a cualquier grupo que “cuestione el derecho de Israel a existir”.

Otros dos proyectos de ley anti-BDS también están programados para ser votados el viernes, pero se espera que no pasen la votación. Uno de ellos está patrocinado por la extrema derecha AfD, que llama a prohibir el movimiento BDS por completo, y el otro, patrocinado por la extrema izquierda Die Linke, propone una versión más suave del proyecto de ley, que condena los “incidentes antisemitas” en el movimiento.

La próxima votación ha agitado el discurso público en , con algunos críticos que afirman que el proyecto de ley propuesto es draconiano, que suprime la libertad de expresión de los grupos pro palestinos. Un grupo de unos 50 académicos judíos de e Israel ha publicado una petición en contra de ella.

Sin embargo, el FDP (Partido Democrático Libre) también aprobó en septiembre en el parlamento de Renania del Norte-Westfalia una moción de todos los partidos contra el movimiento BDS en la que se destacó tal distinción a la crítica legítima. “Por supuesto, las críticas a la política del gobierno israelí en , así como en Israel, deben ser permitidas”, dijo en la decisión del Dusseldorf Landtag. “Y así como las preocupaciones legítimas del pueblo palestino por una coexistencia pacífica en un estado separado pueden ser apoyadas”.

La petición del Bundestag ahora está comprometida con una solución de dos estados con un “estado palestino independiente, democrático y viable”, pero las preocupaciones de los palestinos están fuera de discusión.