El aislamiento por la pandemia nos produjo algún tipo de depresión, angustia, miedo, recelo hacia nuestro prójimo, pérdida de fuentes de trabajo y también dolor ante la partida de amigos, familiares y conocidos. La historia humana nos enseña que todas las epidemias terminan en algún momento, por lo que no debemos perder nunca la confianza.

Las tres grandes religiones monoteístas nos proponen en estos días un alto en el camino para pensar en el universo en su conjunto y en su Creador. Celebramos algunas de las festividades religiosas más importantes del año: las Pascuas. Este año hay una feliz coincidencia, que no se da desde hace un cuarto de siglo. La Pascua Hebrea (en hebreo Pésaj) es exactamente coincidente con Semana Santa (católica y protestante). Esta concordancia ocurre porque tuvimos la luna llena el domingo 28 de marzo. Los judíos comenzamos la Pascua Hebrea el 15 del mes lunar de Nisán (mes de los pimpollos) y que generalmente es el plenilunio de fin de marzo o comienzos de abril. Este año el Pésaj comienza justamente la noche previa al citado 28 de marzo, y para la diáspora finalizará el 4 de abril.

¿Qué es el Pésaj? Esta festividad recuerda la salvación de la esclavitud de los judíos en el Egipto de los faraones hace unos 3200 años y el inicio del pueblo hebreo, generador de grandes ideas éticas que todavía no han sido alcanzadas del todo: el “ama a tu prójimo como a ti mismo”, la igualdad de todos los seres humanos ante el Creador, el interés por el sufrimiento humano, la no discriminación, la igualdad del nacido en el país con el nacido en el extranjero (Ex. XII-40), la liberación de los oprimidos. Parafraseando a Jorge Luis Borges, podríamos decir respecto a estos valores: “…los más antiguos son los más nuevos”. La celebración del Pésaj implica un llamado de esperanza a la humanidad toda. Eterna convocatoria que afirma que la libertad es posible.

Estas festividades de distinto significado poseen algunas costumbres en común, como las reuniones familiares y las comidas tradicionales. En Buenos Aires, ciudad de la convivencia, algunos vecinos (los judíos) comen panes sin levadura; otros (los cristianos), prueban roscas de pascua y huevos de chocolate. Por segundo año consecutivo, deberemos reunirnos en grupos pequeños esperando tiempos mejores. Es el momento para desear ¡felices Pascuas!; rogar y actuar para que se termine el actual flagelo de la pandemia.

1 COMENTARIO

  1. Muchas gracias, así como uds. Pido la paz, salud y vida para el mundo entero. Las familias se puedan volver a reunir. Shalom

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior2 de abril de 1928: Nace Serge Gainsbourg, personalidad musical franco-judía
Artículo siguienteRabino Kanievsky: “mejor los árabes que la izquierda”
Mario Eduardo Cohen, escritor e investigador, nació en Rosario (Provincia de Santa Fe, Argentina), padre de una hija, Corina, es Profesor de Historia (egresado del Instituto Nacional del Profesorado), conferencista y organizador de congresos, simposios y encuentros nacionales e internacionales sobre temas históricos y del pensamiento. Se ha especializado en Historia Judía, demografía y en Cultura Sefardí. Es además, Contador Público (egresado de la Universidad de Buenos Aires) y asesor de empresas. Es autor de varios libros en materia impositiva y contable Fue distinguido -en 1994- por el Rey Juan Carlos I de España con la Orden del Mérito Civil en reconocimiento a su actividad en pos de la investigación y la divulgación de la cultura sefardí. Autor del libro "América Colonial Judía" editado en abril de 2000. Presidente del CIDICSEF - Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefaradí-, del que es miembro desde 1977, ha dirigido 15 volúmenes de la publicación académica "Sefárdica" que edita la mencionada institución. Fue, en 1992 el Director General de Encuentro Internacional "Cinco Siglos de Presencia Judía en América" y otros simposios internacionales. Además fue invitado a exponer en varios Congresos de EE.UU. en 3 oportunidades, España e Israel. Es colaborador permanente del matutino "La Nación" de Buenos Aires en temas judaicos. Sus ponencias fueron publicadas en la Argentina, Venezuela, los Estados Unidos, Israel, España y Holanda. Ha sido curador de varias exposiciones relacionadas con sobre temas judaicos, las que fueron presentadas en distintas ciudades latinoamericanas y en los Estados Unidos. (ver www.maimonides800.org.ar) Fue, además, Director Ejecutivo del ICAI (Instituto Cultural Argentino Israelí) y de FeSeLa (Federación Sefaradí Latinoamericana). Asimismo es autor del libro y el vídeo "Al Encuentro de la Novia" (programa multimedial sobre el Shabat y su práctica en el hogar).También ha dirigido y redactado los CD Rom Educativos Mekorot-Fuentes ll y Jaguim-Festividades.