Diario Judío México - “Epidemia” y “Pandemia” son términos científicos diseñados para describir una amenaza que requiere inmediatas y radicales respuestas, capaces de evitar que otra forma de vida se infiltre en la nuestra y la destruya.

Si no se mira desde una perspectiva puramente científica, el término más apropiado para este tipo de intrusión es “plaga”, (así como en las “Diez plagas de Egipto”).

Es cierto que hoy no es sangre, ranas, piojos, moscas, pestilencia, forúnculos, granizo, langostas, oscuridad, sino un solo virus, lo que amenaza a la civilización más poderosa del mundo. No son los primogénitos los que están muriendo, sino sus padres y abuelos. Terminología científica a parte, se trata de una plaga.

En las Escrituras hebreas las plagas son designadas “signos”, es decir, eventos que transmiten un mensaje; todas las plagas conllevan una demanda.

La miseria que cayó sobre el mayor imperio de su tiempo fue debido a que Faraón y sus “magos” no estaban prestando atención al mensaje, sino al fenómeno en sí. ¿Cómo podrían haber actuado de otra manera? No estaban preparados, habían estado demasiado ocupados levantando ejércitos y construyendo fuertes para proteger sus fronteras; mayores y más lujosas pirámides: tumbas para satisfacer sus egos.

Cuando las plagas llegaron, pareció ser algo repentino, inesperado. La prioridad no fue la de enfrentar la amenaza en su raíz. Solamente después de que la severidad incremental de cada nuevo nivel de plaga obligó finalmente a Faraón a arrodillarse, los egipcios no tuvieron más remedio que reconocer al mensaje. (Lamentablemente este momento fue demasiado corto. Finalmente, el no aprender de la historia llevó a que su civilización terminara archivada en museos alrededor del mundo)

El mensaje de entonces como el de hoy es muy similar:

Los seres humanos deben ser administradores del mundo, respetando, si no protegiendo, todos los entornos naturales y todos los hábitats de los animales, ciertamente no invadiendo sus territorios.

Si queremos vivir largas vidas, debemos hacerlo no convirtiéndonos en turistas a tiempo completo, paseando en cruceros cada vez más grandes y lujosos, sino que meditando sobre nuestras vidas ayudando a las nuevas generaciones transmitiéndoles lo que hemos aprendido.

En lugar de continuar construyendo ciudades abarrotadas, erosionando las costas e ignorando toda forma de vidas que no sea la nuestra, deberíamos reconocer que compartimos el mundo con otras formas de vida.

¿Es que no hemos aprendido nada de Egipto? ¿Es esa la razón por la que no leemos la Torá y si lo hacemos la interpretamos como algo que solo le puede suceder al “otro,” no a nosotros?

En unos días más, en su recordación anual de la salida de Egipto, los judíos se sentarán alrededor de una mesa para repasar el mensaje de este acontecimiento. La estrategia para lograr una reflexión exitosa es la de considerarnos a nosotros mismos como si cada uno de nosotros hubiera personalmente salido de Egipto “. Este año, este salto de nuestra imaginación no debería ser demasiado difícil de lograr.

Lo más probable es que, al no poder estar con toda nuestra familia, podamos conmemorar el no como una reunión simplemente familiar o social, sino por la razón correcta: recordar el mensaje de que el mundo no existe para que nos adueñemos de la naturaleza sino para que lo compartamos y lo protejamos.

Llámeselo “Dios”, llámeselo “el mundo”, el hecho es que se nos esta advirtiendo.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorJournaliste syrien sur l’accord de supervision iranienne en Syrie : que peut offrir aux Syriens un régime qui ne croit ni à l’art, ni la musique, ni au droit des femmes d’assister à un match ?
Artículo siguienteAlbóndigas de pavo en salsa chipotle
Moshe Pitchon es un pensador judío y el director de BY un centro de estudios e investigación del judaísmo contemporáneo basado en el sur de la Florida en los Estados Unidos.