Diario Judío México - Mientras que cuatro rabinos han expresado su molestia por la presencia de una iglesia en Birkenau (Polonia), un artículo publicado por Vatican News el 29 de enero de 2020, analizó el papel fundamental que desempeñaron Pío XII y muchos religiosos en el rescate de miles de judíos durante la redada de 1943 en . Una nueva refutación de la leyenda negra que acusa a la Iglesia de haber sido cómplice del régimen nacionalsocialista.

El sábado 16 de octubre de 1943, día de descanso entre los judíos, los hombres de la Gestapo rodearon el gueto judío de desde las 5:30 a.m. En el transcurso de ocho horas, 689 mujeres, 363 hombres y 207 niños fueron hechos prisioneros. Solo 16 de esos 1,259 judíos fueron deportados.

Una cifra que podría haber sido mucho más alta si la Iglesia, bajo el liderazgo del , no hubiera abierto sus puertas a los fugitivos. Esto es lo que Paolo Ondarza explica en Vatican News: “una puerta abierta, un refugio seguro para escapar de la muerte: esto es lo que representaron más de 220 conventos, iglesias y casas pertenecientes a diferentes órdenes religiosas que, en medio de la persecución nazi, ofrecieron refugio a 4,500 judíos en , casi la mitad de toda la comunidad judía presente en la capital, que en ese entonces representaba entre 10 y 12,000 personas”.

Si bien es cierto que debido a la clandestinidad, es difícil cuantificar con precisión el número total de judíos salvados por la Iglesia, la investigación histórica puede, sin embargo, basarse en numerosos testimonios orales confiables, en particular aquellos “de los judíos escondidos en casas religiosas o acogidos en monasterios de claustro por indicación y con la dispensa de la Santa Sede; sitios cristianos como las Catacumbas de Priscila, se convertieron en puntos de referencia para la red de documentos falsos; numerosas casas religiosas recibían víveres del Vaticano para alimentar a los refugiados que albergaban. Múltiples instituciones abrieron sus puertas gratuitamente y otras solicitaban el pago de una pensión”.

Una oleada de generosidad auspiciada por el propio Pío XII, como lo atestiguó en 1961 el exsecretario privado del papa Pacelli: este último indicó a los conventos romanos que “podían y debían” recibir a los judíos perseguidos.

Cabe destacar que el seminario mayor de Letrán -el seminario del Papa- brindó asilo a todo tipo de refugiados, en particular a los opositores al régimen, incluidos los comunistas: la Iglesia no es rencorosa cuando se trata de salvar almas.

FuenteVatican News - FSSPX.Actualités
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorTestigo de una época: un libro fascinante recupera la cotidianeidad de los judíos en México, a principios del siglo XX
Artículo siguienteArrestan en Ecuador a dos iraníes con pasaportes falsos israelíes