Es difícil expresar los sentimientos con la misma claridad que se sienten, porque cada persona tiene su propia interpretación.

El enojo es un buen caparazón que cubre y protege sentimientos más delicados y profundos como el dolor, la decepción, la culpa y hasta la vergüenza. Cuando la persona vive enojada por todo y con todos, utiliza una licencia emocional muy práctica porque se da el permiso de no sentir, ni confrontar los sentimientos que le lastiman, lo hacen sentir frágil o vulnerable.

A pesar de contar con un lenguaje vasto y descriptivo cuando se trata de explicar lugares, cosas y situaciones que de alguna forma se pueden ver y sentir. El lenguaje se reduce mucho cuando uno tiene que expresar lo que siente.

La razón es muy sencilla. Cada persona siente lo que siente y no siempre es fácil expresarlo. Se da por hecho que el dolor es universal, porque es verdad toda persona ha sentido dolor en algún momento de su vida, sin embargo… no todos lo sienten igual.

Hay personas muy sensibles y articuladas que tienen gran capacidad para entender y expresar lo que sienten y por lo tanto les es más fácil sentir empatía por sus sentimientos y por los demás.

Sin embargo, hay personas que nunca pudieron expresar lo que sentían o no tuvieron una persona que los comprendiera por lo que no saben ni siquiera reconocer lo que sienten, mucho menos lo pueden expresar.

Tristemente los sentimientos que no se expresan buscan salida por algún otro canal. Así, el dolor que rompe el alma y se reprime, se convierte en enojo, depresión, angustia etc. o en algún otro sentir que la persona pueda manejar más fácilmente sin que este le cause tanto conflicto.

Eso no quiere decir que el vivir enojado o deprimido o con descontroladas sea una buena forma de vivir. Lo único que quiere decir es que para estas personas es más fácil manejar el enojo que el dolor.

Todos los sentimientos son válidos y valiosos. Cada uno tiene el derecho de sentir todas y cada una de sus emociones. El problema no radica en sentir o en expresar lo que uno siente. La cuestión se complica cuando uno por no querer o no poder entender lo que siente, lo confunde y en lugar de reconocer su pena… ataca, lastima, humilla y desquita su malestar en otros con tal de no tomar responsabilidad de su sentir.

Cuando uno deja de pelear con sus sentimientos y puede aceptar que, aunque su sentir sea doloroso, es válido. Entonces deja de buscar motivos para volcar su dolor transformándolo en enojo y causando problemas con los demás.

El enojo puede ser auténtico, pero generalmente es solo una fachada que cubre un dolor muy intenso que es delicado para manejar.

Es difícil elegir y controlar las emociones, pero de no hacer el trabajo para poderlas reconocer y entender, finalmente terminan gobernando en mal plan la forma de actuar y de pensar de uno.

La receta

Reconociendo los sentimientos personales

Ingredientes:

  • Valor – fortaleza para resistir y entender lo que sucede internamente
  • Responsabilidad – conciencia y control emocional personal
  • Calma – dejar fluir las sin tener que sentir culpa o vergüenza
  • Comprensión – reconocimiento de los sentimientos y respeto al sentir
  • Claridad – visión panorámica y objetiva de la realidad sin interpretaciones

Afirmación personal para entender a los sentimientos:

Mis sentimientos son válidos y necesarios. Reconozco que no todo lo que siento es placentero y estoy en paz. Cuando me doy la oportunidad de sentir y expresar lo que siento. Me libero y puedo sentir empatía por los demás. Soy responsable por mis acciones y mis palabras. Mis sentimientos no me controlan, ni me limitan. Mi ánimo depende de mi. Yo soy la única persona que puedo cambiar mi forma de actuar, pensar o sentir.

Como controlar mis sentimientos:

1. Las no se eligen, se reconocen y se redirigen. Cada persona es responsable de su forma de actuar. No es justo culpar a otros por no querer confrontar la reacción ante las cosas que suceden.

2. Aceptar nuestros sentimientos hace que el comportamiento sea más racional y ayuda a tener una vida emocionalmente sana y estable. Entre mayor sea la aceptación de los sentimientos mejor será el control propio.

3. Prevenir el drama y la confrontación ayuda a controlar las personales. Aprender a prevenir situaciones complicadas y personas difíciles, así como buscar el lado amable y positivo de lo que sucede ayuda a controlar efectivamente los sentimientos.

Se vale sentir el sentimiento que tu cuerpo sienta, siempre y cuando no te conviertas en la emoción que este te impulse lastimar a los demás. Reconoce, acepta y deja fluir todo lo que sientes. *Prohibida su reproducción total o parcial sin el permiso escrito del editor y sin citar la fuente. Copyright © 2005-2021 Recetas para la vida© Todos los Derechos Reservados

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLos rescatistas israelíes extraen libros religiosos del edificio colapsado en Miami
Artículo siguienteEstudioso islámico-estadounidense Omar Baloch ante oleada de hurtos en tiendas en San Francisco: En el islam, se permite robar para sobrevivir, solo los delitos de cuello blanco se castigan cortándole las manos al culpable; la élite trata de crear caos en Estados Unidos para hacer que los judíos se marchen a Israel
Becky Krinsky Coach de vida, conferencista, escritora y columnista ganadora de premios internacionales por sus libros de superación personal y transformación. Licenciada en Ciencias de la Educación, con estudios en Desarrollo Humano, y Consejería. Egresada de la Anáhuac, Universidad de México. Fundadora de Recetas Para la Vida © / Recipes for Life © y de la columna Pregúntale a Becky, que contesta preguntas de todas partes del mundo, colaboradora con la revista Mujer actual por mas de 10 años. Con importantes participaciones en plataformas internacionales y nacionales, participa en conferencias presenciales y en línea, transmisiones en la radio y segmentos de televisión semanales. Su mensaje y su concepto único de recetas para la vida, ha servido de gran inspiración, entretenimiento en el mundo hispano alrededor del mundo. El cual tiene como fin ofrecer concientización y responsabilidad para vivir en plenitud, crear una actitud positiva y despertar el sentimiento de gratitud y aceptación ingredientes necesarios para ser feliz y tener una vida emocionalmente nutritiva. Con importantes participaciones en plataformas internacionales y nacionales, en conferencias en vivo, transmisiones en la radio y segmentos de televisión semanal, con el mensaje y su concepto tan único de recetas para la vida, el cual ha servido de gran inspiración, entretenimiento y sobretodo concientización de la importancia de tomar responsabilidad para despertar el sentimiento de gratitud y aceptación ingredientes necesarios para ser feliz y vivir en plenitud. Premios y nominaciones Medalla de oro por sus columnas con el tema del éxito y la superación personal, premio José Martí, a nivel Nacional en EUA. Medallas de plata y bronce por publicaciones de temas relevantes para la comunidad hispana en el mundo. Ganadora del primer lugar en el Latín Book Award por su libro “Como tratar con gente difícil”- en la categoría de auto transformación en español. Nominada y con premio en el latín Book Award por su segundo libro “Mujer actual mujer de valor”- categoría temas de la mujer Reconocida y premiada con excelencia en periodismo del San Diego.