Vivir esperando o exigiendo que la vida te de lo que crees merecer es vivir con enojo, decepción y mucho dolor.

Diario Judío México - “Vida, no me debes, estamos en paz.” dice el poema de Amado Nervo. Vivir sin esperar, aprender a reconocer las bendiciones, el destino y la realidad. Una vida sin promesas, una vida con rosas, pero también con noches de penas… este elocuente poema enmarca una visión sana de una vida sin expectativas.

Las personas que insisten que merecen más de lo que tienen, viven contabilizando y esperando. Amargamente, todo lo que les llega, nunca es suficiente.

En contraste se encuentran las personas que sienten que ellas no merecen nada. Por todas sus decepciones acumuladas su autoestima se lesiono, creyendo que ellos no son dignos de recibir nada bueno. Creen que como personas, no valen y no merecen y por lo tanto, nada les debe tocar. Esta posición es tan negativa como la persona que cree que todo merece.

No es malo pedir, el desear y anhelar motiva a buscar y a crecer. La cuestión es que cuando uno pide, tiene que entender que existe una posibilidad que se pueda o no obtener lo que desea. Pedir, no es una imposición y mucho menos una obligación.

Las expectativas son toxicas, impiden que las cosas se den de forma natural y desde luego empoderan la prepotencia y la falta de gratitud.

Al quitar el tono de exigencia, se libera la angustia y el enojo. Las cosas fluyen y se abre la posibilidad para agradecer, de poder disfrutar y valorar lo que llega.

No esperar, no quiere decir que no se hace nada y que uno no tiene responsabilidad por luchar por lo que quiere. Ese es un consuelo de mediocres.

No esperar, quiere decir que uno hace todo lo necesario para conseguir lo que quiere. Incluyendo el esfuerzo requerido y la mejor intención posible. Pero, si por alguna razón las cosas no se dieron, o sirvieron de alguna forma inesperada, no hay razón para culpar o enojarse.

El que las cosas no se den como uno esperaba, no tiene nada que ver con el esfuerzo hecho, ni con el valor propio. Mucho menos quiere decir que no sirvió lo que se hizo o que uno se ha equivocado.

Las expectativas, son una fantasía, una suposición y una visión infantil de la vida. No son la realidad.

Toda persona es valiosa y digna de tener una buena vida.

Estaría muy bien de las cosas salieran como uno espera. Pero cada individuo, forma y contexto tienen su propia energía

No esperar nada, no quiere decir que no se tiene autoestima, ni valor propio. Cuando no se espera nada, uno recibe con gusto todo lo que llega, aprecia más y se hace consiente que la vida, es más grande que la visión personal.

Al uno no tener expectativas, uno está dispuesto a dejar que la vida fluya y le sorprenda.

La receta

recetas-titulo1

Liberando las expectativas

recetas-titulo2Ingredientes:

  • Conciencia – comprensión de la realidad, aceptación
  • Gratitud – actitud de alegría y agradecimiento por todo es y lo que no es
  • Humildad – reconocer que uno no controla todo lo que pasa
  • Esfuerzo – empeño e intensión para lograr ayudar a que las cosas sucedan
  • Sorpresa – asombro y admiración por todo lo que llega

Afirmación Positiva para vivir sin expectativas:

Dejo ir a mis expectativas. Permito que la vida me sorprenda. Hago todo lo posible para que pueda obtener los resultados que busco, pero… estoy consciente que mi esfuerzo, mi intención y el proceso para lograr mis deseos, son más importantes que los resultados que espero. Vivo con gratitud y en armonía con el universo. La vida no me debe nada y todo lo que me llega lo aprecio y lo disfruto.

Lecciones de las expectativas.

  1. Las expectativas confunden y limitan la realidad. Cuando uno solo se enfoca en lo que espera, pierde la oportunidad de disfrutar lo que tiene y se multiplica la posibilidad de decepcionarse por lo que le falta.
  2. El resultado que se logra no siempre tiene que ver lo espera. El esfuerzo y el proceso que se realiza, es más valioso que el resultado, ya que el resultado depende de la suma de muchos factores que no se pueden controlar.
  3. Cuando no hay expectativas dejas que la vida te sorprenda. Uno puede apreciar y agradecer todo lo que le llega porque reconoce que todo lo que le llega es bueno, valioso e inesperado.

Las cosas menos esperadas pueden ser los mejores regalos que el universo te puede dar.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorJaguar Land Rover adquiere Bowler, el fabricante especializado en todo terreno
Artículo siguienteLa religión del BDS: Judaísmo sin Sion

Becky Krinsky
Creadora en conjunto con la doctora Iliana Berezovsky de "Recetas Para la VidaTM" un proyecto basado en el concepto de que el sentido común, el hogar, la familia, la vida diaria y el éxito en la vida dependen de la suma de nuestras experiencias para alcanzar la felicidad. Actualmente escribe todos los jueves para el Diario San Diego con su columna Recetas para la VidaTM. También aparece mensualmente en Univision en el programa Despierta San Diego.