Se conmemoran 100 años del nacimiento del escritor que sobrevivió al mayor campo de exterminio nazi. Autor de 12 libros entre memorias, novelas y cuentos, ahora se publica una extensa entrevista inédita en el volumen Yo, quien os habla.

Diario Judío México - Estuvo diez meses, desde febrero de 1944, en el campo de concentración de Monowitz, parte del complejo de . tenía 24 años. El escritor y químico, de origen judío, años después tuvo el coraje de regresar dos veces al mayor centro de exterminio de la Alemania nazi, tras el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Primero asistió en 1965 y la segunda vez fue en junio de 1982. En esta última oportunidad fue junto a un grupo de estudiantes, profesores, ex deportados y representantes de la comunidad judía. Además de un equipo de la RAI, quienes grabaron el documental Regreso a .

En las imágenes, mientras viajan en un bus, rumbo al recinto donde murieron más de un millón de personas, cuenta su historia: “Yo recorrí estos pueblos en invierno y la diferencia es abismal, porque el invierno polaco era muy duro. Nosotros no teníamos la capacidad de sobrevivir al invierno polaco”, dice el narrador entonces de 63 años. Se le ve tranquilo. Cinco años después, en 1987, Levi murió en la ciudad italiana de Turín tras caer por el hueco de las escaleras de su edificio. Aparentemente fue un suicidio.

Nacido en Turín, el 31 de julio de 1919, hoy se conmemora un siglo del nacimiento de uno de los más memorables sobrevivientes del . , en el filme de la RAI, dice que lo “violenta” ver vagones de carga de trenes. “Haber viajado durante cinco días, en un vagón de carga sellado, es una experiencia que no se olvida”. Sobre la llegada al campo de exterminio, agrega: “Es una experiencia realmente alienadora. Teníamos la impresión de hallarnos en medio de un ataque de locura, de haber perdido la posibilidad misma de razonar”.

Luego de ser liberado de , en enero de 1945, meses después Levi volvió a Italia y ejerció como químico industrial en la factoría SIVA de Turín.

En 1947 Levi publicó un testimonio que estremeció a Occidente con el título Si esto es un hombre. “Pocos son los hombres que saben caminar a la muerte con dignidad, y muchas veces no aquellos de quienes lo esperaríamos. Pocos son los que saben callar y respetar el silencio ajeno”, se lee en el ejemplar que junto a La tregua (1963) y Los hundidos y los salvados (1986) conforman la Trilogía de .

Otro gran autor italiano, Italo Calvino, aseguró que Levi era “un hermano gemelo y una alma gemela”. Levi publicó 12 libros entre memorias, novelas, poemas y cuentos, donde destaca la novela histórica Defecto de forma (1971) y los relatos reunidos en El sistema periódico (1975). Ahora llega a librerías el volumen Yo, quien os habla, compuesto de una inédita entrevista a Levi realizada por el periodista italiano Giovanni Tesio.

Memoria histórica

dice que su padre era un mujeriego. “Trataba de seducir a las señoras que eran amigas de mi madre hablándoles de Schopenhauer con poco éxito”, narra el escritor al comienzo de Yo, quien os habla, publicado por Península (Planeta). Las confesiones de Levi se construyen en la entrevista que le realizó el periodista italiano Giovanni Tesio, en febrero de 1987, dos meses antes de su muerte.

Levi cuenta que su madre era 15 años menor que su padre y que aquel matrimonio había sido concertado. No hablan mucho de ella, ya que mientras se efectuó el diálogo aún vivía. Del papá asegura “No era lo que se dice un padre muy atento, muy cariñoso (…) Era muy ávido de saber, muy codicioso de instrucción. Había viajado mucho, hablaba con fluidez francés y alemán”.

 El autor estadounidense Philip Roth y Primo Levi: una mutua admiración.

Cuando el periodista le preguntó quien influyó más en su vida, Levi respondió que su madre por sobre su padre. Sobre su formación judía, comenta que seguía los ritos y no mucho más. “Recuerdo cuando mi padre me dijo, que debía de tener yo cuatro años: ‘Nosotros somos hebreos’. Le pregunté a qué se refería y él me soltó una perorata que no entendí bien y relacioné la palabra hebreo con la palabra libro y todavía hoy existe para mí una relación falsamente etimológica entre libro y hebreo”.

En el título Yo, quien os habla, Levi se refiere a su timidez, su interés por el alpinismo, sus lecturas de infancia, su pasión por Thomas Mann, los años de formación durante el fascismo en Italia y sobre la memoria histórica.

“Nunca me gustó el termino . Me parece poco apropiado, superficial y sobre todo erróneo. Representa un cambio, es la primera vez en la modernidad que el fue proyectado, planificado, organizado por el Estado. Europa entera fue también una enorme cárcel”, reflexiona Levi.