Las malas compañías no viven solas, se encuentran con gusto y sin esfuerzo.

Diario Judío México - Es fácil echarle la culpa a las malas compañías por tomar malas decisiones. Es cómodo vivir como víctima, pretendiendo que uno solo hace lo que hacen los demás. Peor aún, cuando uno juega al inocente, asegurando que no hace nada malo… asi, limpia su conciencia e insiste que son otros los responsables por sus malas acciones.

A pesar de la comodidad y la facilidad que se puede tener al culpar las malas amistades, lo peligroso y triste de esta situación, es que NO son las malas influencias las que están mal, ni siquiera las que tienen el problema. La realidad es que la persona que se rodea de las malas compañías, es también una mala compañía.

De hecho, uno se rodea de las personas con las cuales siente afinidad y además, considera su complicidad como una buena inversión.

La persona elige el camino que quiere tomar, decide que quiere hacer y como lo quiere lograr. Las buenas o las malas compañías, son el reflejo de lo que el alma esta buscando.

El problema entonces no son las malas compañías, ni la influencia que pueden ejercer. El peligro, es que la persona busca las relaciones que le llaman y que le llenan. Las malas influencias llenan vacíos existenciales ofreciendo soluciones equivocadas y a corto plazo.

Desafortunadamente las consecuencias de las malas elecciones limitan y se interponen con el desarrollo y el crecimiento de la persona. Por sentirse acompañado/a y entretenida/o, confunde y se conforma con el placer inmediato en lugar de trabajar, superarse y trascender.

Cuando uno opta por aferrarse a las malas compañías y a tomar malas decisiones, corre el riesgo de pelear con uno mismo, empoderándose con falsas ideas y llenado su alma de malestar. Por lo que pierde la armonía y tranquilidad de su vida.

Vive en constante riña contra el mismo y con la gente que lo quiere.

Las tentaciones y las malas influencias son pruebas que pone la vida con el fin de que se tenga la oportunidad de aprender, rectificarse y sobreponerse, para asi, perfeccionar su propio carácter.

A pesar de que es conveniente pensar que son las malas influencias son las que proponen las ideas malosas e invitan a las acciones dañinas. Cada persona es responsable por sus propias decisiones, acciones y sus elecciones. Nadie tiene el poder para forzar hacer lo que no se quiere hacer.

El libre albedrío es un regalo individual y un privilegio que el universo brinda.

Las malas compañías pueden ser divertidas, atrevidas y hasta comprometedoras. Estas se traducen en buenas tentaciones, Pero… solo invitan al ego a crecer vanamente, llenan el alma con arrogancia y nutren la prepotencia, ya que se convierten en cómplices de tonterías que cometen juntos.

Queda claro: el peligro y el problema de las malas compañías, es la persona que elige a sus amistades. Las malas compañías, solo apoyan la decisión previa que la persona hizo.

La receta

recetas-titulo1

Buenas amistades

recetas-titulo2Ingredientes:

  • Juicio – elección para hacer las elecciones adecuadas y tener una buena vida
  • Fuerza de Voluntad – no caer en las tentaciones que invitan las malas compañías
  • Valor – fortaleza para nutrir el alma y no cometer tonterías
  • Humildad – reconocer que uno no siempre puede vencer asi que hay que pedir ayuda
  • Responsabilidad – admitir que uno es tan mala o buena influencia, no son los demás

Afirmación Positiva:

Busco armonía, paz en mi vida y en mis relaciones personales. Tengo el poder de elegir a las personas con las que me quiero rodear. Escojo estar con gente positiva que alimenta mi alma y me inspira a ser mejor. Quiero ser un buen ejemplo y dar luz al mundo. Soy responsable de mis acciones y de mis elecciones. La gente sencilla y menos complicada es la mejor compañía.

Superando a las malas compañías:

  1. Según lo que se quiere, es lo que se encuentra. El deseo personal es la fuerza que dirige las elecciones para encontrar buenas o malas compañías. Cada quien atrae lo que tiene dentro.
  2. Todos tenemos que luchar contra la energía negativa que llevamos dentro. Superar con fuerza de voluntad y transformar la obscuridad en luz es una batalla bien peleada. Solo el que vence sus inclinaciones gana y vive en plenitud.
  3. Admitir que uno anda con malas compañías, es estar más cerca para conseguir la paz emocional. Hay un mérito enorme cuando uno reconoce sus errores y hace lo posible por rectificarlos y mejorar.

Es grande la persona que tiene el valor para aceptar que anda por el mal camino, con la gente equivocada… pero más grande es, cuando admite que uno es, el que eligió ese camino.

Tenemos sesiones de coaching personal. Pide tu cita hoy.
https://www.paypal.com/cgi-bin/webscr?cmd=_s-xclick&hosted_button_id=CBJYD8CFYMFF4

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorLovelí – la nueva estrella culinaria en México
Artículo siguienteIsraelíes asesinados en Artz pueden haber sido criminales prófugos

Becky Krinsky
Creadora en conjunto con la doctora Iliana Berezovsky de "Recetas Para la VidaTM" un proyecto basado en el concepto de que el sentido común, el hogar, la familia, la vida diaria y el éxito en la vida dependen de la suma de nuestras experiencias para alcanzar la felicidad. Actualmente escribe todos los jueves para el Diario San Diego con su columna Recetas para la VidaTM. También aparece mensualmente en Univision en el programa Despierta San Diego.