Las elecciones en , el último análisis antes de la votación

Diario Judío México - Por tercera vez en menos de un año, la ciudadanía israelí va este lunes a las urnas, sabiendo que en el horizonte no se ve un cambio dramático que permita la formación de un nuevo gobierno, sino la continuación del estancamiento político actual. Esto, a menos que todos los sondeos estén equivocados.

Cabe recordar que hubo elecciones en abril del año pasado y luego en setiembre, sin que se logre formar coalición. El gobierno en funciones, con Biniamin Netanyahu al frente, es de hecho un gobierno de transición. De acuerdo a todas las encuestas de opinión pública, de la votación de este lunes no emergerán resultados que permitan formar un gobierno de uno de los dos lados: la derecha encabezada por Netanyahu, o el centro izquierda bajo el liderazgo de Beni Gantz, jefe del partido Kajol Lavan.La gran pregunta es, si se reitera precisamente este escenario, si esta vez se logrará formar un gobierno de unidad nacional.

“Este sería el mejor escenario, el país necesita esta unidad, al menos por dos años”, nos dice el Profesor Gerald Steinberg, catedrático de Ciencias Políticas en la Universidad de Bar-Ilan. “Desde el Corona virus hasta diversos temas de seguridad, exterior y desafíos de orden interno, todos pueden ser enfrentados mejor con unión de fuerzas. Y a Gantz le puede venir muy bien aprender de la experiencia de Netanyahu, no estar solo de entrada al más alto nivel del poder”. Steinberg recuerda además, con razón, la experiencia del gobierno de unidad nacional que funcionó en entre 1984 y 1990, rotándose en el poder Itzjak Shamir del partido Likud y Shimon Peres, del laborismo. “Aquel gobierno fue un gran éxito, así que el modelo puede servir”. En efecto, contrariamente a los temores expresados de antemano, aquel gobierno no sólo funcionó sino que salvó a de una catástrofe económica en la que estaba entrando por un altísimo porcentaje de inflación.

También la Dra. Anat Berko, ex diputada del partido Likud, espera que se pueda concretar un gobierno de unidad nacional. En una entrevista nos comenta que “yo preferiría que hubiera una determinación clara para un lado, el de la derecha, porque considero que Netanyahu es el mejor preparado para dirigir hoy los destinos de , pero dado que los sondeos vaticinan que ello no será posible, espero que se logren poner de acuerdo sobre la unidad nacional”.

Berko, Teniente Coronel en la reserva, criminóloga y especializada en la lucha anti-terrorista, recuerda cuán centrales son los desafíos de seguridad para . “Es indudable que el Primer Ministro es el que tiene más experiencia para lidiar con todo esto, sin restarle valor a la trayectoria de Beni Gantz, que fue Comandante en Jefe del Ejército”, nos dice. “Pero sé por experiencia propia, porque estuve allí, que venir con años destacados en las filas del ejército, no significa automáticamente que uno sabe cómo funciona la . Hay que tener un poco de humildad y saber reconocerlo”. Mirando hacia las últimas elecciones, considera que fue señal de “irresponsabilidad” que Netanyahu y Gantz no se hayan puesto de acuerdo sobre un gobierno de unidad-sin entrar a repartir culpas al respecto-pero no pierde la esperanza de que ello se concrete ahora.

“Parecería sin duda que en esta campaña, el tema central es sí o no Netanyahu”, dice el Profesor Steinberg. Recuerda que ya está casi 11 años consecutivos en el poder, además de otros dos en la década del 90, y estima que ello puede ser problemático para un régimen democrático. “No es sana una situación así, y al final, siempre ocurre que cuando se da esta situación, sin cambio de gobierno, un líder fuerte ya no distingue entre su interés personal y el del Estado”.

De por medio, cabe recordar, está el hecho que Netanyahu ha sido imputado y debe ir a juicio por sospechas de corrupción. El tema es central en la campaña opositora de Kajol Lavan, pero no parece impresionar demasiado a todos aquellos que creen que , sin Netanyahu, está perdido, un mensaje clave en la campaña del Likud.

Cuando los israelíes estén este lunes en el cuarto secreto, frente a las papeletas de los distintos partidos, o ya antes, en camino a la votación, probablemente ya tengan decidido cuál será su elección. “Aunque la agenda socio-económica y los temas de orden interno, por ejemplo sobre el lugar de la religión en la vida diaria, tienen su importancia, el israelí promedio piensa más, al decidir, en los temas de seguridad”, asegura Yair Sheleg, uno de sus destacados investigadores. “Es que eso hace a la vida misma, se refiere a temas claves sobre cómo vivir con los desafíos y amenazas a la seguridad nacional. Todo lo demás es interpretado como dilemas sobre la calidad de vida. Pero primero, hay que garantizar la vida”.

Sheleg , especializado justamente en la temática interna, civil, no de seguridad, señala de todos modos que la ciudadanía sí tiene posturas muy distintas en temas relacionados al lugar de la religión. “Hay en esa temática, quienes propugnan una agenda más liberal y abierta y otros, a la derecha, más conservadores. Ahí sí hay más diferencias, mientras que en temas de seguridad no hay un abismo entre el Likud y Kajol Lavan”, agrega.

Las diferencias en ese punto, existen. En la derecha se habla claramente de anexar parte de los territorios en disputa en Cisjordania y se oponen a un Estado palestino, mientras que el partido de Gantz, si bien no habla de un Estado palestino, sí se opone en parte a la anexión y defiende la separación de los palestinos. “El propio Netanyahu, no creo que esté a favor de un Estado binacional y creo que sí estaría dispuesto a concesiones territoriales en el marco de un acuerdo”, opina Yair Sheleg. “Ya lo dijo en el pasado. Pero hoy, aliado con los partidos a su derecha, va en otra dirección. De todos modos, me temo que nada de esto es muy relevante hoy, porque la sensación promedio, es que Israel no tiene del lado palestino con quién llegar a un acuerdo”.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.