Rab Salanter (1810-1883) enseñaba que la conducta ética basada en los mandamientos de la Torá es uno de los objetivos fundamentales del Pueblo Judío. Su trabajo se concentró especialmente en enseñar ética judía en los . Decía que, así como verificamos que un alimento sea , debemos verificar con igual cuidado que ganemos el dinero de manera , es decir, éticamente.
El Rabino Isaiah Horowitz (1555-1630) nos dice en Shaar Haotiyot: “La Mezuzá (caja con rollo que contiene versículos de la Torá) que hemos colocado en el marco de la entrada de nuestra casa, está conectada con las cosas que metemos y sacamos de nuestros hogares. Reunimos en nuestra casa la riqueza que Dios nos ha conferido y ésta debe haberse obtenido con honestidad y buena fe, como corresponde a una casa donde la ley de Dios está inscrita en su entrada. Ese es el secreto para conducir nuestros éticamente. En otras palabras, lo que uno trae a la casa, el sustento que uno gana, debe conseguirse de forma ética; y lo que sacamos, en lo que gastamos nuestro dinero, también debe ser de forma ética”.
Las palabras y Kashrut vienen de la raíz hebrea kaf-shin-reish, que significa “propio”, “permitido” o “correcto”. En la Torá hay más de 100 mandamientos relacionados con el Kashrut de nuestro dinero, muchos más que los relacionados con el Kashrut de la comida.
Por ejemplo, nuestros Sabios nos enseñan que el octavo mandamiento, “no robarás”, no sólo se refiere al acto de robar un bien material a alguien, sino que extiende su significado a la prohibición de actuar falsa o fraudulentamente en asuntos de comercio y de .
En la Torá hay varios versículos que norman la conducta ética en los : “No haréis injusticia en los juicios, ni en las medidas de tierra, de peso ni de capacidad.  Balanzas justas, pesas justas y medidas justas tendréis”.
“Y cuando vendan algo a vuestro prójimo o compren de mano de vuestro prójimo, no engañe ninguno a su hermano.”
“Y no engañe ninguno a su prójimo.”
“No maldecirás al sordo y delante del ciego no pondrás tropiezo”,  lo que interpretamos como no abusar de alguien que está en posición de desventaja comparada con la nuestra.
El movimiento Musar llevó nuevos aires al judaísmo tradicional combinando el estudio intelectual de las Yeshivot lituanas con la espiritualidad de los Jasidim. Fue como un lazo de unión entre los dos grupos ante la emancipación. Su mensaje ético continúa vigente hasta nuestros días, no sólo en los , sino también en la vida diaria. Así, ¿qué tan es tu negocio?
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorLet’s welcome them into our midst
Artículo siguiente“Ante el nombre Israel, todo está permitido”
Nacido en Abril de 1982, en la ciudad de México. Autor de más de 25 libros de ética y filosofía judía. Entre ellos, La Dieta del Rambam, Consejos de Educacion de los Hijos, El Poder del Habla, Maaser Rafael, La Tefilá, y muchos más. Realizó el gran Juego: El Toratón, que consta de 2,500 preguntas y respuestas de Torá, Halajá (ley judía), Tanaj, Talmud, en forma de juego para los niños, adultos, etc. Conferencista y maestro de ética y filosofía judía. Sus vídeos y audios aparecen en Youtube y en SoundCloud. Dedica tiempo al día, mandando sus clases de Torá, vía mails, Whatsapp y Facebook.