Diario Judío México - Esmail Qaani, un militar de linea dura, ocupará el lugar de Qassim Soleimani.

El nuevo jefe de la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC-QF por sus siglas en inglés) tiene la enorme tarea de suplantar a la personalidad más importante del Ejército iraní. Soleimani, asesinado por el bombardeo norteamericano al convoy que lo transportaba desde el aeropuerto de Bagdad, era un sujeto de alto perfil con enorme influencia ideológica y carismática que lo volvía muy popular,

El general Esmail Ghaani salió de las sombras para dirigir ahora a la Fuerza Quds de , en relevo de , abatido por las fuerzas militares de .

Ghaani será el responsable de los representantes de Teherán en Medio Oriente en un momento en que la República Islámica amenaza a Washington con “fuertes represalias” por la muerte de Soleimani.

La Fuerza Quds, responsable de las campañas en el extranjero, es parte de la Guardia Revolucionaria de 125.000 elementos, una organización paramilitar que sólo responde al líder supremo de , el ayatolá Alí Jamenei. La Guardia supervisa el programa misil balístico de , tiene a sus fuerzas navales siguiendo a la Armada de en el Golfo Pérsico e incluye una fuerza Basij formada sólo con voluntarios.

La unidad militar, Fuerza Quds, supervisa y/o establece contacto con una serie de organizaciones paraestatales vinculadas a las operaciones de en todo Medio Oriente, entre ellas Hezbollah en Líbano, los Hutíes en Yemen o las Fuerzas de Movilización Popular (Hashd al Shaabi) en Irak. Entre otras de sus tareas está la de conformar un corredor étnico-religioso chiíta afín a la Revolución Islámica iraní, intentando reconfigurar, desde la invasión de EE. UU. a Irak, la composición étnica entre el país persa y el Mediterráneo. De esta manera, su misión es la de extender política, ideológica y militarmente la influencia de . Un trabajo que Soleimani pudo desarrollar a la perfección.

Como su predecesor, cuando era joven, Ghaani sufrió las secuelas de la matanza que dejaron ocho años de guerra entre e Irak en la década de 1980 y después se unió a la Fuerza Quds, o Jerusalén, recién creada

Aunque aún se desconoce mucho de Ghaani, de 62 años, las sanciones de Occidente indican que lleva mucho tiempo en un puesto de poder en la organización y una de sus primeras tareas probablemente será supervisar las represalias que dice que tomará por el ataque aéreo de ocurrido la mañana del viernes y que mató a Soleimani, su viejo amigo.

“Somos hijos de la guerra”, dijo alguna vez Ghaani sobre su relación con Soleimani, según la agencia de noticias oficial de Irán, IRNA. “Somos camaradas en el campo de batalla y nos hemos convertido en amigos en lucha”.

 

En décadas recientes, la influencia política y militar de la Guardia se ha fortalecido. El ejército convencional de Irán fue diezmado tanto por la ejecución de su antigua clase oficial durante la Revolución Islámica de 1979 como por efecto de las sanciones.

 

Un elemento clave de esa influencia es de la fuerza de élite Quds, que se coordina en toda la región con grupos aliados para ofrecer una amenaza asimétrica en respuesta al avanzado poderío militar de y sus aliados regionales. Entre sus socios están los milicianos iraquíes, Hezbollah en Líbano y los rebeldes hutíes de Yemen.

 

Al anunciar a Ghaani como reemplazo de Soleimani, Jamenei calificó al nuevo líder como “uno de los comandantes más destacados” en servicio para Irán.

 

Jamenei agregó que la Fuerza Quds “permanecerá sin cambios de la época de su predecesor”, reportó IRNA

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anterior2020 un año de magia
Artículo siguienteACOM celebra la eliminación del general Soleimani