Diario Judío México - Un rabino de Michigan, en , ayuda a dos hermanos que dirigen un centro de Lubavitch en para hacer frente a la epidemia que se desató por el que dejó más de 1700 muertos y miles de infectados.

Se trata del rabino Schneor Greenberg, quien junto a su esposa Estie, dirige el Centro de Comercio Judío de , en Michigan. Greenberg entiende los riesgos para aquellos, como sus hermanos, que viven y trabajan en , donde se confirmaron cientos de casos.

Un hermano, el rabino Avraham Greenberg, y su esposa, Nechamie, dirigen el Centro Judío Chabad de Pudong, un distrito en Shanghai. El segundo hermano, el rabino Shalom Greenberg, codirige el Centro Judío de con su esposa, Dinie. Shalom se ha quedado en China para cuidar el centro y proporcionar ayuda local. Dinie dejó el país con sus hijos el 5 de febrero.

ha sido el hogar de Shalom y Dinie desde 1998, cuando los dos establecieron su centro de y Shalom se convirtió en el primer rabino en China continental. Hoy, junto con el centro Pudong de Avraham y un tercer puesto avanzado de en , atienden a los 2.000 judíos que viven dispersos en la metrópoli de casi 28 millones de personas.

Los centros de extensión de atienden a estudiantes y viajeros judíos, así como a personas reubicadas para trabajar que a menudo vienen con sus familias. Los centros brindan servicios, que incluyen clases, comidas kosher y programación festiva.

En las últimas semanas, los ayudaron a los miembros de su comunidad a obtener subsidios para boletos de avión a casa, y ahora el 95% de los judíos en Shanghai se han ido.

«Solo quedan unos 35 o 40 de ellos, por lo que cuando viene Shabat y 10 personas judías vienen a cenar a lo de Shalom, estas personas encuentran a otros judíos», dijo Avraham al JN . «Para que sepan que todavía está aquí y pueden venir a comer juntos, es muy especial», sostuvo.

Junto con los emisarios de los otros 12 Centros Judíos de Jabad en China (incluido Hong Kong), las dos familias de Greenberg ayudaron a establecer un fondo de ayuda para las comunidades judías del país. Quedan cuatro en China; los otros continúan los esfuerzos de recaudación de fondos de otros países.

Los esfuerzos de ayuda de los Greenberg también se han extendido más allá de la comunidad judía. En una gigantesca empresa el 3 de febrero, Shalom Greenberg organizó la distribución de 10.000 máscaras de grado médico y equipos de desinfección en todo Shanghai. Dos mil máscaras vinieron de Magen David Adom, la organización nacional de emergencia de Israel, que a pedido de Jabad, también envió 200 kits de protección de cuerpo completo para aquellos en contacto con las personas afectadas.

La agencia israelí no gubernamental de ayuda humanitaria IsraAID, en asociación con la Cámara de Comercio Israel-China, Innonation (una plataforma que promueve las relaciones entre Israel y China) y David Ashkenazi de ICCB-Capital, también enviaron un envío de suministros médicos.

Almacenadas en el Museo de los Refugiados Judíos de Shanghai, que honra a los refugiados judíos que escaparon de la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial huyendo a Shanghai, las máscaras se distribuyeron a judíos y no judíos por igual.

La esperanza de los es que las máscaras no solo ayuden a prevenir enfermedades sino que también protejan a las personas mayores de tener que salir en el clima frío. Para garantizar esto, un equipo de voluntarios, en su mayoría ciudadanos chinos no judíos, entregó muchas de las máscaras de puerta en puerta.

«En China, se requiere usar una máscara facial», dijo Avraham. “No está permitido en ninguna parte sin uno, ni en un taxi, ni en una tienda. No puedes vivir allí sin ellos. Y, dijo, porque cada máscara solo se puede usar durante dos o tres horas, las personas necesitan más de una.