En los 119 años transcurridos desde establecido el Premio Nobel de Medicina, 54 médicos judíos han recibido este premio. Sin embargo, ninguno de ellos logró encontrar una vacuna contra el virus del . El es el virus más resistente creado en la humanidad.
El en general, incluido el , no se basa en un análisis histórico coherente, sino en prejuicios, ignorancia y miedo. Sartre, el pensador francés, afirma que el en general es una respuesta humana a las diferencias que pueden ser de origen racial, social, sexual u otro, basado en el prejuicio de un grupo, generalmente sin un conocimiento suficiente del objeto de su odio. En su opinión, lo "diferente" asusta, amenaza y, por lo tanto, forma un prejuicio que no permite una revisión (el racista analiza cualquier hecho basado en su prejuicio) y, por lo tanto, el post concepto sigue siendo el mismo que el pre concepto, siempre. Las personas prejuiciosas no cambian sus actitudes independientemente de la evidencia. Predetermina los sentimientos de diferencia de condicionamiento. Ejemplos: si es gitano, es un mentiroso. Si es negro, es peligroso; si es judío, es malo.

El , que es la forma de más antigua y prevalente, bebe de la fuente de mentiras, intolerancia y prejuicio. Antisionistas beben de la misma fuente.

El prejuicio opera en tres niveles (Caleb Rosado, Eastern University, Phiiladelfia, PA):

  1. El nivel cognitivo: lo que la gente cree sobre los demás, sus estereotipos: un conjunto de generalizaciones exageradas e inexactas sobre un grupo o categoría de personas a que son favorables o desfavorables, no susceptibles de modificación a través de evidencia empírica.
  2. El nivel emocional: los sentimientos que el OTRO despierta en un individuo. Estos pueden ser sentimientos negativos de miedo, temor, precaución, lucha o huida; o sentimientos positivos de alegría, solidaridad y riqueza, dependiendo de cómo se vea al otro. Incluso si logramos convencer al nivel cognitivo, el prejuicio a nivel emocional o afectivo no cambia, debido a la necesidad psicológica de que él satisface la necesidad de sentirse superior, que en realidad es un estado de inferioridad.
  3. El nivel de comportamiento: La tendencia a participar en un comportamiento discriminatorio, que es diferente de los prejuicios. La discriminación es el trato desigual de individuos o grupos basado en ciertos atributos, generalmente categóricos, como raza, etnia, género, religión, orientación sexual, edad o pertenencia a la clase social. El prejuicio, por otro lado, es una actitud. Cuando el prejuicio resulta en acción, se convierte en discriminación. Ambos juntos forman la base del . El prejuicio es un sesgo de actitud, mientras que la discriminación es un sesgo de comportamiento.

El filósofo francés Sartre define el como una pasión irracional por el odio y la ira. El en general y el en particular no se basan en un análisis histórico coherente sino en una mirada apasionada. (Reflexiones sobre el , Jean Paul Sartre)

La costumbre de atribuir a las personas de otra raza las desgracias de un país o un pueblo radica, en el fondo, en la elección del razonamiento apasionado, en la idea de que el daño causado a un pueblo no puede haberse originado en este propio pueblo. No es la experiencia la que explica y justifica la conducta o el juicio antisemita, sino la predisposición a la explicación racista de las situaciones de crisis.

Sartre muestra que ningún factor objetivo externo puede inculcar el antisemitismo con su antisemitismo y afirma que este sentimiento es una elección libre y total de sí mismo, una actitud global que alguien adopta no sólo frente a los judíos, sino también frente a los hombres en general, la y la sociedad. El antisemita busca hechos que puedan corroborar su posición y los interpreta de la manera que mejor se adapte a su corriente ideológica o su ideología fundamental.

Para los antisemitas, cualquier cosa y todo lo malo del mundo tiene su origen en el judío. Ya sea el dominio del dinero o la ideología comunista, la persecución de palestinos o el dominio de la prensa. Hoy vemos nuevamente la culpa de la propagación de pandemias, como fue la Peste Negra, ahora es Covid19.

El pensamiento simplista del antisemita puede, en teoría, resumirse en: "si todo el mal en el mundo proviene de los judíos, terminando con los judíos, el mal en el mundo termina" - esta fue la base de la Solución Final diseñada por el régimen nazi en la y que trataré en la parte 3 de este tema.

El atractivo de la racionalidad, el sentido común y el razonamiento no tiene ningún efecto para los antisemitas. La idea preconcebida requiere que la interpretación de los hechos se ajuste a su ideología, independientemente de la realidad.

Volviendo a Sartre, su pensamiento es interesante: "el antisemita es un hombre que tiene miedo de sí mismo, su conciencia, su libertad, sus instintos, sus responsabilidades, su soledad y, sobre todo, el cambio en la sociedad y en el mundo. El antisemita teme todo, excepto su odio hacia los judíos, este es su punto de autoafirmación ”.

Sartre continúa: el antisemita es un cobarde que no quiere confesar su cobardía; un asesino que reprime y censura su tendencia a asesinar sin poder contenerlo y que, sin embargo, solo se atreve a matar en efigie o en el anonimato de una multitud; una persona descontenta que no se atreve a rebelarse por miedo a las consecuencias de su revuelta. Adherirse al antisemitismo no sólo adopta una opinión, sino que se elige como persona. Sartre concluye que, para el antisemita, el judío, el blanco de toda su ira y revuelta, no es más que un pretexto; en otro lugar, se usaría el negro, el amarillo, el homosexual.

Vimos que no es el carácter judío lo que causa el antisemitismo, sino que en realidad es el antisemita lo que crea el tipo judío estereotipado como avaro, conspirador y nefasto.

La del antisemitismo pasa por etapas diferentes a lo largo del tiempo. Hubo el Antisemitismo Cultural, el Religioso, el Racial y el Político. El aparecimiento de un nuevo padrón de antisemitismo no anula el anterior - en verdad el nuevo formata se suma al anterior.

Esto será el tema del segundo artículo de esta série.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorGentille Arditty Puller Z"L (1913-1957)
Artículo siguientePastor brasilero ora por un “segundo Holocausto” para “destruir a los judíos como alimañas”
Marcos L. Susskind es un administrador de negocios graduado en Brasil por EAESP / FGVSP. Es Guía de Turismo en Israel, turma de 1969/70 y estuvo en Israel en el Majón Lemadrijim, curso para Líderes Judios, en 1966. Ha sido voluntario en la lucha contra las drogas durante décadas, siendo miembro de Drug Free America y de la Drug Prevention Network of the Americas. Es miembro fundador del ITFSDP - Internacional Task Force on Strategic Drug Policy, Grupo de trabajo internacional sobre política estratégica de drogas Fundó JACS-BRASIL, una ONG para concientizar la Comunidad Judia de Brasil sobre los riesgos del Alcohol y las Drogas y apoyo a familiares de aductos. Fue su presidente hasta 2015, cuando hizo Aliá. Se desempeñó como Director de FEAE, Federación Brasileña de Amor Exigente y Coordinador del Grupo Tikvá de Amor Exigente de 1999 a 2015 Fue miembro durante 15 años del grupo "Os Raposas", que utiliza el humor judío para recaudar fondos para Tzedaká Autor de noticias sobre Israel en portugués enviado semanalmente por WhatsApp a más de 1800 personas Corresponsal en Israel del programa Shalom Brasil, transmitido por televisión. Escribe para la Revista Kadimah de Brasil y para Hora Israelita de Porto Alegre. Vive en Holon con su señora desde 2015. Tienen 3 hijos y 10 nietos.