Diario Judío México - Durante la , el presidente Lázaro Cárdenas aprovechó a militares españoles exiliados para proteger las costas mexicanas contra una posible invasión nazi.

Uno de ellos fue el general republicano Domingo Lara, bisabuelo del cineasta (5 de mayo, la batalla y El tamaño sí importa), quien jamás regresó a su tierra.

“¡Llegó en el último barco de exiliados! —recuerda Lara—. Aquí se le dio trabajo para montar defensa en las costas, en caso de que fuera necesario y porque aquí no se tenía la experiencia necesaria”.

Rafa Lara hará serie sobre Gilberto Bosques
El general republicano Domingo Lara y su esposa, bisabuelos del cineasta. Foto/

Su bisabuelo llegó con su hijo Alberto, un adolescente, quien vivió varios momentos tristes con el dictador español Francisco Franco.

Tras un bombardeo, la casa vecina se cayó y con ella murieron sus habitantes, incluido su mejor amigo.

“Y mi abuelo comenzó a sacar a la gente muerta, quitando piedras; antes de venir a , los dos estaban por allá con la idea de luchar para rescatar a su ”, cuenta el director.

Los dos llegaron auxiliados por Gilberto Bosques, considerado el Oskar Schindler mexicano, pues de 1940 a 1943 salvó a 40 mil españoles huyendo de la dictadura y a 5 mil judíos, que intentaban salvarse del poderío nazi.

Cuando Franco preparaba el asalto al poder, invitó al antepasado de Rafa a sumarse a él, pero éste le respondió que le debía lealtad a la República, convirtiéndose entonces en prófugo.

“Mi abuelo nos contaba que gracias a Gilberto Bosques nosotros estábamos aquí”, expresa Lara.

Por ello el realizador prepara una serie sobre el diplomático mexicano quien adquirió dos castillos franceses en ruinas, para ir alojando a españoles y judíos y mandarlos en grupos ocultos a .

La producción está en miras de un canal de televisión, del cual el entrevistado se reserva detalles.

“Llevamos tres años trabajando y, en teoría, a fines de año nos dicen qué pasa”, externa.

Acerca de

El director nació en la ciudad de en 1972, y realizó estudios en ciencias de la comunicación, ciencias políticas, , psicología, dirección de cine, dramaturgia, guión, diseño gráfico y música. Cuenta con una trayectoria de más de 15 años, como director ha realizado producciones en diferentes países y cuenta con éxitos en televisión como Al filo de la ley (2005) y la dirección de una serie de documentales sobre América latina para Discovery Channel. Su formación cinematográfica empezó con estudios en pero ingresó por completo al cine cuando empezó a colaborar con el ICAIC de Cuba, posteriormente viajó a New York donde terminó de complementar sus estudios, y de regreso en comenzó a colaborar con Epigmenio Ibarra, esto gracias a su cortometraje Nadie Escucha (2002) con el que Lara ganó una mención honorífica en el festival Expresión en Corto 2002, en Guanajuato, .

Cuenta con tres largometrajes, siendo su ópera prima El quinto mandamiento (2008) donde narra la historia de un asesino serial que de niño fue abusado sexualmente por un sacerdote, con la participación de Guillermo Iván, Luís Felipe Tovar, y Ernesto Gómez Cruz. En el 2006 realiza La milagrosaen , largometraje que estará en cartelera a partir del 22 de agosto, donde muestra una visión de la guerra basada en la realidad del conflicto armado y la tragedia del secuestro, en el que profundiza, apoyado en su formación como politólogo y sociólogo en un conflicto inexplicable donde las fuerzas militares, guerrilla y paramilitares son los actores del conflicto.

Recientemente acaba de terminar en México una comedia titulada Labios rojos, en la que Antonio Merlano, protagonista y guionista de La milagrosa, fue el único actor extranjero en un elenco que cuenta con importantes estrellas de la cinematografía mexicana como Guillermo Ivan, Jorge Salinas, Carmen Salinas, Jesús Ochoa y Silvia Navarro. Labios rojos es una comedia romántica de situación que se basa en el problema que ocurre en una pareja de clase media alta feliz, una familia que funciona muy bien, hasta el día que el hombre comienza a tener problemas disfunción sexual. Entonces comienza la batalla entre los sexos, y la manera en que hombres y mujeres asumen de forma completamente distinta la sensualidad y la sexualidad. Tras tener una relación cotidiana, el hombre ya no quiere tener relaciones con ella, por lo que la mujer contrata a un detective privado, se asesora con brujos, etc; para darse cuenta que lo único que sucede en esta relación es que falta comunicación. Labios rojos comenta su director “es una película sobre sexo, con escenas muy fuertes que se muestran sin tapujos, sin censura, pero siempre cuidando el buen gusto”.

Sobre su película La milagrosa y lo quiere transmitir comentó: “Lo que yo busco con esta superproducción es generar un espacio de reflexión individual y demostrar que dentro del conflicto armado hay una serie de factores humanos que no se pueden obviar. Todos somos seres humanos, y esa radicalización y absolutismo con el cual se mira el conflicto pone en peligro perder esa noción y ver todo en términos de blanco y negro, malos y buenos, sin entender que todo en la vida tiene matices grises y es el resultado de procesos”.