Esther Raab nació en el año 1894 en Palestina, sería la primera poeta ‘sabra’, murió en en 1981 y llegó a ser una figura muy importante en la hebrea que renacía. Recuerda “ver cada palabra como nueva y brillante con una riqueza de colores como alas de pájaros.” En su trabajo de enriquecimiento y modernización del idioma y su se encuentra toda esa riqueza, oscilaba con libertad y seguridad entre lo cómico y lo personal. En su combina la verdad de lo sensual con limites cuidadosos, sus fuentes de inspiración son: la biblia y la naturaleza. Señala con fidelidad los textos originales y lo sublime sin cesar. La voz principal es su devoción desesperada a la firmeza de la tierra, representada por hierbas que muestran la condición judía en los principios del Estado de .

En 1969 publicó el poema:

Canción de Mujer

Bendito es El que me hizo mujer

Que soy tierra y Adán

Una costilla tierna

Bendito es El que me hizo

Circulo sobre circulo

Como las orbitas de planetas

Y esferas que florecen

Que me dio carne viva

Que florece

Y me hizo como una planta en el campo

Que da fruto

Así se deshace tu nube

Suave como la seda

Sobre mi cara y muslos

Y he crecido

Y quiero ser moza

Llorando de pena

Y riendo y cantando en voz alta

Más delgada que delgada

Como el grillo más pequeño

En el coro sublime

De tus querubines

Más pequeña que los pequeños

Juego

A tus pies

Mi Creador.

*****

Otra poeta que investiga la identidad y la femineidad en el verso midrashico es Rivka Miriam, nacida en Jerusalén en 1952, hija de un conocido escritor en idish, L, Rochman, recibió el nombre de su abuela y tía asesinadas en el Holocausto. Publico su primer libro de a los 14 años. escribió 13 libros de , 2 de historias cortas y 2 más para niños.

Su parece sencilla, el idioma es claro, pero contiene mundos diferentes, desde textos bíblicos, litúrgicos hasta cotidianos. En su poema “En el principio” empieza con la primera línea del Génesis y vierte la narración a ‘lo que realmente no es’, una expresión del Zohar –libro de la kabalah- de lo que no es, una manera de aludir al aspecto vacío de lo divino místico. Alude a lo que nunca puede ser totalmente comprehendido y que nunca es tangible para quien no cree.

En el Principio

En el principio Dios creó

Los cielos que en realidad no son

Y la tierra que quiere tocarlos

En el principio Dios creó

Hilos tendidos entre ellos

Entre los cielos que realmente no son

Y la tierra gritando

Y al hombre lo creó

El hombre que es una oración y un hilo

Toca lo que no es

Con un movimiento de suavidad y luz.

****

Zelda Schneurson Mishkivsky, conocida como Zelda, simplemente, nació en Rusia, en el ámbito de una familia ortodoxa, jasidim de Jabad, en 1914, murió premiada y famosa en 1984. Empezó a escribir en los años ‘30 y publico su primer libro en los 40. Un libro con imágenes emotivas sorprendentes y especulativas tomadas del mundo místico del jasidismo, de las fabulas y el folklor ruso. pronto se estableció como poeta importante, tanto entre el público religioso como entre el público laico. Se sumerge en el Pentateuco, especialmente en los Salmos. Pero, un lector atento descubre imágenes que parecen tener otro origen, en particular de la naturaleza como la rosa que de religiosa se convierte en símbolo de cosas obtenible y no obtenibles. Para alcanzar algo el hombre debe cruzar ‘‘un mar de fuego”. La experiencia mística de unión entre el ser humano y la naturaleza está en el centro de muchos de sus poemas.

El Candelabro de Plata

El candelabro de plata, el brillo de la herencia

Convirtió mi cuarto en un castillo antiguo

Un castillo celestial, una habitación sublime en una nada con estrellas

Los candelabros de plata son canciones de gloria

Coronas marcadas por lagrimas

Que alegran el corazón

Con sus grabados

Iluminan la oscuridad

Con restos de rosas bordadas

Son señales de grandeza sensitiva que absorbieron dolor amargo

Un desenraizar lacrimoso

La voz de elogio y esperanza

Me parecen flores de plata

Flores de plata antiguas

Cuyos cálices tienen la luz de la paz

La alegría de los bebés

Y una vela de bendición para el Eterno.

Sus llamas vivas

Besaron mi alma

Y mis pensamientos se hicieron un rio de flores de color rosa

Se volvieron flores de los bosques salvajes

Se volvieron rayos

Y toda yo soy un ser en llamas

Libre, feliz en Dios

Y me he despojado de restos de convenciones

Y otra vez mi corazón es amplio como cascada blanca

Donde está el atractivo que imagino en la diadema inmóvil

Que figuro ornamentos alegres y temblorosos

Para el shabat

Puso en metal añoranzas de santidad antigua

Su deseo por un Dios vivo.

Guardaré en mi mano

Estas ramas de plata

Son una oración, una confesión

Lo buscare, expiaré

Porque he olvidado que es un creciente silencioso

Que su nombre está enterrado

Su recuerdo

Fue borrado por la tormenta

Solo una lagrima esta tibia todavía

Y de mi ojo se derrama

De noche, este atardecer

Con el temblor de las velas.

****

Yocheved Bat Miriam ( Zheleniak) nació en Bielorusia en 1901; a los 17 años adopto el nombre Bat Miriam identificándose con su madre y la profetiza bíblica. Emigro a Palestina en los años ‘20 y tuvo que enfrentar realidades que le eran simultáneamente atractivas e inescrutablemente extrañas, lo expresa en su poema entre la arena y el sol. Una colección de poemas publicada al final de los ’30. En los ’40 publico un libro con seis personajes bíblicos contando sus historias y sus luchas, como luchaba ella por encontrar autosatisfacción y valor a pesar de las limitaciones inherentes en su relación con el sexo opuesto, Dios, la mortalidad y la realidad como un todo. Fue una de las grandes poetas contemporánea y recibió premios literarios como Bialik, en ’64 e , en 72.

En 48, en la guerra de Independencia de , murió su hijo Zuzik y Bat Miriam dejo de escribir, murió en 1980.

Los finales de los cielos sublimes

Se reflejan en mis ojos

En sujeción alerta

Como una lagrima pura

Y junto con las sombras de los arboles

Transparente y meditabunda

Como imágenes en un sueño

Un puente de misterios esplendorosos

Como tejido entre nosotros

Por añoranzas ocultas

Como hilos azules delgados

Esto he dicho

Y sola

Añorando y esperando

Por ti espero.

*****

Yona Wallach fue una figura central en la feminista, nació en 1944 y murió de cáncer en 1985, pertenece a esa clase rara de escritores que elaboran la tarea para las generaciones literarias futuras retando los límites, cuestionando la sexualidad y examinando las nuevas dimensiones del idioma y el amor en las expresiones y los sentimientos. Revoluciono la atreviéndose a presentar figuras provocativas y francas sexualmente, sin evasivas, se convirtió en una leyenda cultural sumergida en alusiones bíblicas, mitológicas, cuentos de hadas e imaginación cabalística. Uno de sus poemas, Tefilim –Filacterias-, publicado en 1977 la puso en el centro de la controversia publica que aun continua, por atreverse a asociar uno de los objetos santificados del ritual masculino con su imaginación sexual sin disimulo y francamente feminista de manera dramática y fascinante,

Este es el principio del poema.

Filacterias

Ven a mi

No me dejes hacer cosa alguna

Tu hazlo por mi

Me pondré filacterias

Rezaré

Tu ponte filacterias también por mi

Envuélvelas en mis manos

Juega con ellas en mi

Muévelas suavemente sobre mi cuerpo

Frótalas fuerte en mi

Estimúlame por todas partes

Hazme estremecer con esas sensaciones

…….

*****

Con la libertad de ser libre, diría Hanna Arendt, estas poetas participaron brillantemente en el renacimiento de una nación, de un pueblo, de un idioma entre lágrimas, alegría y la femenina y feminista.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEitan Geller y familia lamentan el fallecimiento del Sr. Moshe Flint Z”L
Artículo siguienteTu Salud, En Casa. Guía Para Envejecer Bien (VII)
Nació en la Ciudad de México, terminó sus estudios de Filosofía en la UNAM, es Escritora y traductora. Actualemente reside en Israel.