Una investigación en archivos franceses e íes, junto con una lectura de documentos del gobierno sirio, reveló que el primer ministro sirio Jamil Mardam fue en realidad manejado por un agente de inteligencia sionista junto con los franceses. La información que fue transmitida a través de sus auspicios a David Ben-Gurion fue fundamental para la estrategia del líder sionista durante el período previo al establecimiento del Estado de Israel.

sirio 1

Todo comenzó en octubre de 1945, cuando los franceses se encontraron con el hecho de que Mardam había sido nombrado embajador de en Egipto y enviado a la sede de la Liga Árabe en El Cairo. A los franceses les costó utilizarlo allí sin despertar sospechas y la solución fue reclutar a Eliahu Sasson para la misión de transmitir la información proporcionada por Mardam.

Sasson, que entonces era el jefe de la división árabe del departamento político de la Agencia Judía, había sido designado por el jefe de la Agencia, Ben-Gurion, en febrero de 1945 para coordinar la cooperación con la inteligencia francesa.

Sasson, nacido en , conocía a Mardam y se había reunido con él en 1937, cuando este último había servido un mandato anterior como primer ministro. Los franceses, que conocían bien a Sasson y tenían en alta estima su capacidad operativa, comenzaron a colaborar con él en el manejo de Mardam.

257994553

Los documentos muestran que el 12 de noviembre de 1945, Sasson se reunió con Mardam en El Cairo; lo hizo de nuevo seis días después, cuando Mardam visitó Jerusalem como jefe de una delegación de la Liga Árabe para organizar la representación palestina en la Liga. Después de estos encuentros, Ben-Gurión se reunió con Sasson y relató detalles de las conversaciones del funcionario de la Agencia Judía con Mardam. Esta es una de las pocas ocasiones en las que se puede identificar a Mardam directamente como una fuente de inteligencia de Ben-Gurión. En los años siguientes, tanto la inteligencia francesa como Sasson ocultaron por diversos medios el hecho de que Mardam era la fuente de información, para no exponerlo.

Sin embargo, la información descubierta por primera vez en el diario de Maurice Fischer, un oficial de inteligencia en el cuartel general militar de las Fuerzas Francesas Libres en Beirut, que había servido previamente en la Haganá y más tarde se convertiría en el primer embajador de en Francia, proporciona evidencia adicional de que Mardam fue una fuente importante de información para Ben-Gurión. Fischer escribe que Mardam reveló el plan secreto anglo-iraquí para establecer la llamada Gran a los agentes sionistas en El Cairo.

Una confirmación adicional de la importancia del enviado sirio frente al esfuerzo sionista aparece en un informe de Nahum Wilensky, quien sirvió como enlace entre Fischer y los altos cargos de la Agencia. En un informe de septiembre de 1945, señaló que “un general [francés] relató, entre otros puntos, que los franceses están en posesión de documentos autorizados que atestiguan que muchos líderes sirios recibieron sumas de dinero de los ingleses. Los franceses están esperando un momento propicio para publicar estos documentos y, mientras tanto, los están utilizando para presionar a los líderes nombrados en los documentos. Encabezando la lista está Mardam”.

Desde julio de 1945, Ben-Gurión se había preparado para la posibilidad de un ataque por parte de los Estados árabes si el Estado judío declaraba su independencia. Pero la información de Mardam puso el foco en otra parte. Ben-Gurión se enteró de que la amenaza inmediata para el establecimiento del Estado judío no residía en un ataque de los ejércitos árabes, sino en el plan de los comandantes militares británicos y las agencias de inteligencia en el Medio Oriente para frustrar ese desarrollo por varios otros medios. Estos incluyeron declarar a la milicia Haganá como una organización terrorista y desarmarla, e implementar el plan de la Gran Siria, bajo el cual se crearía una entidad judía limitada en la Palestina Mandataria, pero no un Estado independiente. Al parecer, también fue Mardam quien reveló el hecho de que la inteligencia británica había reclutado a un agente que operaba en la Agencia Judía y transmitía a sus superiores información sobre las discusiones que mantenían los líderes de la Agencia, incluidas copias de las actas de sus reuniones más secretas.

838895241

Según la información transmitida por Mardam, los gobernantes árabes que temían la intervención soviética habían decidido ayudar a los británicos en el caso de una guerra total en el Medio Oriente entre la Unión Soviética y Occidente, mientras que la política de Londres era la de jugar a ganar tiempo para rehabilitar su economía y establecer las relaciones con Estados Unidos sobre una base sólida. En cuanto a la cuestión palestina, en las deliberaciones del consejo de la Liga Árabe se expresó la preocupación de que la inmigración judía en curso a la entonces Palestina permitiría a la Haganá desplegar un ejército de aproximadamente 80.000 soldados y que “nunca podremos igualarlos en preparación y organización, incluso si los ingleses nos ayudan ”. En consecuencia, los líderes árabes querían que el ejército británico permaneciera en Palestina.

Al final, el plan de la Gran fue frustrado por el monarca saudí, Ibn Saud, quien lo vio como una amenaza para su reino. Consiguió el apoyo del presidente de los Estados Unidos, Harry Truman, y del Departamento de Estado, lo que provocó una fuerte presión sobre Londres. El 14 de julio de 1946, el gobierno británico se vio obligado a declarar que no apoyaba el proyecto de la Gran Siria.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorTrump aparentemente reconoce la victoria de Biden pero afirma fue con fraude
Artículo siguienteLo Nuevo en WIZO