Diario Judío México - Sheindi Miller-Ehrenwald vive en ; pero no siempre fue así. En 1944, los nazis enviaron a la entonces niña de 14 años al campo de concentración de -Birkenau, donde tuvo que realizar trabajos forzados. Durante el exterminio, su familia fue asesinada. Arriesgando su vida en el proceso, la niña escribió sus experiencias en un diario.

“Hoy solo puedo contar mi historia al mundo”, dice la mujer de 90 años. “Pronto moriré y no quiero que las personas que fueron asesinadas allí sean olvidadas”. Hoy, 75 años después de la liberación de -Birkenau, Sheindi Miller-Ehrenwald es una de las últimas sobrevivientes del . Las 54 páginas de su testimonio de los horrores por los que pasaron ella y su familia solo se revelan ahora.

Persecución y deportación de judíos en el nazismo

El trágico destino de su familia, y de cientos de miles de otros judíos, se produjo después de la invasión de Hungría por las fuerzas nazis el 19 de marzo de 1944; el pequeño pueblo de Galanta, donde vivían los Ehrenwald (ahora Eslovaquia), también fue ocupado a través de la llamada Operación Margarethe. Como consecuencia, los judíos fueron perseguidos, privados de sus derechos, detenidos en guetos y deportados a campos de exterminio nazis.

Estamos empacando. Todos tienen algo en sus manos. Date prisa, date prisa. Todo tiene que salir del apartamento… La puerta se cierra de golpe. Escucho las llaves en la cerradura… Un pedazo de mi corazón se ha roto”.
Sheindi Miller-Ehrenwald el día de su deportación en junio de 1944

Galanta, una ciudad de 4000 habitantes cerca de la frontera con Austria, tenía una fuerte comunidad judía de unas 1200 personas, a la que pertenecía la familia de Sheindi.

La pequeña ciudad perteneció hasta el final de la Primera Guerra Mundial a Austria-Hungría, desde 1920 a Checoslovaquia y desde 1938 a Hungría nuevamente, y la familia Ehrenwald hablaba húngaro, alemán y eslovaco.

El padre de Sheindi, Leopold (54 en el momento de la deportación) dirigía una tienda de vinos; su madre Cecilia, entonces de 50 años, ayudaba en el negocio. Sheindi fue la segunda hija más joven. Sus hermanas Jitti (20) y Dori (12), así como sus hermanos Rüvi (25) y Beri (17), también vivían en la casa familiar. Dos hermanos mayores luchaban en el frente oriental.

Escribir a pesar del riesgo en

 

Sheindi fue elegida para realizar trabajos forzados en una fábrica de armas en Baja Silesia. Durante todo el calvario, mantuvo las páginas de su diario con ella, solo pedazos de papel arrugado. En la fábrica de armas de Karl Diehl, en Peterwaldau, cerca de Breslavia, recolectó tarjetas descartadas y las usó para continuar con su diario. Logró mantener sus notas ocultas hasta su liberación en mayo de 1945. Sheindi, su hermana Jitti y su hermano Yezeziel fueron los únicos sobrevivientes de su familia.

Testimonio del hecho público por primera vez

Revelado por primera vez en una exposición, el testimonio personal de sobre la persecución, deportación y aniquilación de los judíos húngaros se exhibe en el Museo Histórico Alemán de Berlín.

La exposición “Deportado a – Notas de ”, organizada en cooperación con el grupo editorial Axel Springer, se inauguró el 23 de enero y seguirá siendo parte de la exposición permanente. El Diario de Sheindi, un documental corto de los reporteros de Bild sobre la historia de la sobreviviente del , también fue lanzado para acompañar la exposición. (I)