Diario Judío México - Hace unos 1 300 años, un barco de 25 metros de largo se hundió a solo unas docenas de metros de la costa de . Lo más probable es que nadie pereciera en el incidente.

Símbolos cristianos y musulmanes encontrados en naufragio del siglo VII en Israel
Símbolos cristianos y musulmanes encontrados en naufragio del siglo VII en . (A. YURMAN/LEON RECANATI INSTITUTO DE ESTUDIOS MARÍTIMOS DE LA UNIVERSIDAD DE HAIFA)

Pero su abundante carga incluía 103 ánforas llenas de todo tipo de productos agrícolas, numerosos objetos de uso diario de la tripulación y muchas otras características únicas, como varias inscripciones en griego y en árabe. Fueron tragadas por el mar y la arena, que conservaron sus secretos durante siglos.

Visto por primera vez por dos miembros del cercano kibbutz Ma’agan Michael, a unos 35 km. al sur de Haifa, el sitio volvió a estar cubierto de arena y fue redescubierto en el 2015.

El naufragio ha sido excavado por el Instituto León Recanati de Estudios Marítimos de la Universidad de Haifa desde el 2016. Ha ofrecido a los arqueólogos una visión única de la vida en la región en el momento de la transición entre el dominio bizantino y el islámico, las rutas comerciales y la construcción de barcos.

Además, el sitio presenta la mayor colección de carga marítima de cerámica bizantina e islámica temprana descubierta en , no exenta de misterio, ya que dos de los seis tipos de ánforas nunca habían sido descubiertas.

Los primeros resultados de las excavaciones se examinaron en dos documentos académicos publicados recientemente en las revistas Levant y Near Eastern Archaeology.

“No hemos podido determinar con certeza qué causó el naufragio del barco, pero creemos que probablemente fue un error de navegación”, informó a The Jerusalem Post la arqueóloga de la Universidad de Haifa, Deborah Cvikel, autora de ambos trabajos. “Estamos hablando de una nave inusualmente grande, que fue construida cuidadosamente y está bellamente conservada”.

Basándose en los hallazgos, los investigadores creen que el barco debe haber hecho escalas en Chipre, Egipto y posiblemente en un puerto a lo largo de la costa de antes de hundirse, mencionó, añadiendo: “Definitivamente estaba viajando por el Levante”.

El tamaño y la riqueza del cargamento parecen contradecir la noción, actualmente popular entre los eruditos, de que durante la transición entre el dominio bizantino e islámico entre los siglos VII y VIII, el comercio en el Mediterráneo oriental fue limitado.

Las inscripciones encontradas por los arqueólogos han permitido vislumbrar la fascinante complejidad del período, con letras griegas y árabes, así como símbolos religiosos cristianos y musulmanes, que se abren paso hasta el barco, ya sea tallados en la madera de la embarcación o en las ánforas.

“No sabemos si la tripulación era cristiana o musulmana, pero encontramos rastros de ambas religiones”, señaló Cvikel.

Los símbolos incluyen el nombre de Alá escrito en árabe, así como varias cruces.

Entre los productos encontrados en la cerámica se encontraban aceitunas, dátiles, higos, espinas de pescado, piñones, uvas y pasas. Muchos huesos de animales fueron encontrados en el barco, tal vez debido a las prácticas de alimentación o porque fueron mantenidos por la tripulación como mascotas.

“No hemos encontrado ningún hueso humano, pero asumimos que debido a que el barco se hundió tan cerca de la costa, nadie murió en los restos”, añadió Cvikel.

Lo que también hace que el sitio sea único es que, entre los seis tipos de ánforas identificadas por los arqueólogos, dos tipologías nunca habían surgido en ningún otro lugar. La mayoría de las otras embarcaciones parecían haber sido fabricadas en Egipto.

Además, la nave también ofrece importantes conocimientos en términos de técnicas de construcción de barcos.

“Los barcos se construían con un método llamado construcción ‘shell-first’, que se basaba en estrías, lo que daba al casco su forma e integridad”, indicó Cvikel al Post. La principal característica de este método es el uso de juntas de mortaja y espiga para conectar las tablas del casco. Durante los siglos V y VI d.C., se usó la construcción “esqueleto primero”, en la que se fijaban los listones a la quilla y las cuadernas preconstruidas.

“Este proceso de ‘transición en la construcción de barcos’ ha sido uno de los principales temas en la historia de la construcción naval durante unos 70 años, y algunas cuestiones han quedado sin respuesta. Por lo tanto, cada naufragio de este período contiene una gran cantidad de información que puede arrojar más luz sobre el proceso”.

La excavación del sitio, que se lleva a cabo con la participación de varios estudiantes de maestría y doctorado, está en curso, aunque este verano la emergencia del ha impedido al arqueólogo volver a él.

“Todavía tenemos que descubrir la parte trasera de la nave, donde presumiblemente vivía el capitán”, manifestó Cvikel. “También tenemos que llevar a cabo más análisis de muchos de los hallazgos, incluyendo las ánforas, su contenido, los objetos cotidianos, como los utensilios de cocina, y los huesos de animales”.


SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.