Diario Judío México - Los líderes de la sinagoga de , donde el año pasado once fieles murieron por un ataque con disparos, quieren reconstruir y renovar el edificio, convirtiéndolo en lo que esperan que sea un “centro para la vida judía en ” y un símbolo contra el odio.

l viernes, delinearon su visión para la construcción del edificio, donde tres congregaciones, Árbol de la Vida, Dor Hadash y Nueva Luz, se habían reunido el 27 de octubre de 2018. Un pistolero abrió fuego, matando a 11 personas e hiriendo a siete.

El edificio en el barrio de Squirrel Hill de la ciudad no ha vuelto a abrir desde el tiroteo, el ataque más mortífero contra los judíos en la historia de . Los líderes de la congregación Árbol de la Vida ahora vislumbran un espacio reconstruido que incluye lugares de culto; eventos conmemorativos, educativos y sociales; aulas y exposiciones. La misión es luchar contra el y todas las formas de discriminación.

“Nunca hubo ninguna duda de que volveríamos al sitio”, dijo Barb Feige, Directora Ejecutiva de Tree of Life. “La congregación es una comunidad. Sobrevive sin su edificio, pero se compromete a volver a ese lugar”.

Ha habido discusiones conceptuales sobre los cambios en el edificio, que está siendo limpiado, dijo el presidente de Árbol de la Vida, Sam Schachner. Han llegado algunas donaciones que se utilizarán para el proyecto, y la congregación participará en una vigorosa campaña de recaudación de fondos, dijo. No se han elaborado planes arquitectónicos ni se han realizado todavía obras de construcción.

El edificio necesitaba reparaciones extensas y costosas antes del tiroteo, dijo Feige. La reconstrucción ahora extiende los planes iniciales del Árbol de la Vida para ampliar la cooperación y colaboración entre las tres congregaciones y con la comunidad, dijo.

Robert Bowers, de 47 años, un camionero de Baldwin, Pensilvania, está acusado del ataque. Los investigadores dicen que Bowers usó un rifle AR-15 y otras armas, y que criticó a una organización benéfica judía en los medios sociales antes de la masacre, afirmando que a la sociedad de ayuda a los inmigrantes “le gusta traer invasores que matan a nuestra gente”. La policía dijo que Bowers también expresó odio hacia los judíos durante y después de la matanza.

Los fiscales federales están buscando la pena de muerte. Los abogados de Bowers dijeron esta semana que el caso ya habría terminado si los fiscales hubieran aceptado su oferta de declararse culpable a cambio de una sentencia de cadena perpetua sin libertad condicional.

La decisión del gobierno de solicitar la pena de muerte decepcionó a algunas de las personas más afectadas por la masacre, incluidos los miembros de Dor Hadash. El rabino de la Congregación Nueva Luz, que tenía tres miembros muertos en el ataque, también expresó su oposición a una sentencia de muerte. Árbol de la Vida ha dicho que confía en que se hará justicia.

En una declaración, Árbol de la Vida dijo que los planes de reconstrucción “reflejan resistencia, fortaleza y colaboración comunitaria”.

Esa colaboración probablemente incluirá la mudanza del Centro del de al edificio, donde la vecina Universidad de Chatham también espera compartir espacio, dijo Feige.

“Estamos a punto de convertirnos en un centro increíble para la vida judía en ”, dijo en un comunicado el rabino Jeffrey Myers, de Árbol de la Vida, que dirigía los servicios del Shabat cuando comenzó el tiroteo. “Cuando volvamos a abrir, y ciertamente lo haremos, quiero que todo el mundo diga: ‘Vaya, mira lo que han hecho’. Hacer algo menos que eso le falta el respeto a la memoria de nuestros 11 mártires”.

Habrá un monumento conmemorativo para las 11 víctimas, pero si ese será el monumento público de la ciudad queda por determinar. Los líderes se han reunido con expertos en el y los monumentos conmemorativos del 11 de septiembre para discutir un monumento público por el tiroteo del Árbol de la Vida, y se les ha aconsejado que se tomen su tiempo, dijo Feige.

“Independientemente de dónde se encuentre, si es nuestro sitio o no, obviamente incluiremos en nuestro plan un monumento, si no el monumento, a las 11 almas que se perdieron”, dijo. Llamó a los ocho hombres y a las tres mujeres que mataron a los fieles de las tres congregaciones.

“Creo que parte de nuestro deseo es honrarlos a ellos y a su compromiso”, agregó. “¿Es una especie de chicos malos que ganan si no volvemos? Hay un poco de eso”.

Los siguientes pasos incluyen la contratación de un consultor de planificación estratégica bien versado en la comunidad judía y en la elaboración de planes de colaboración y de distribución del espacio.