Diario Judío México - El lanzamiento de cientos de cohetes por parte de a poblaciones civiles en el sur de dio lugar a un nuevo espiral de violencia en un conflicto prolongado y aparentemente irresoluble. Impasse y desgaste en -Palestina se combinan con un aspecto menos conocido en México: la captura por parte de de soldados israelíes, y su negativa para devolverlos a sus familiares.

Durante la operación “Margen Protector” -agosto del 2014-, disparó un misil anti-tanque a un vehículo del ejército de que llevaba siete soldados, incluyendo a Oron Shaul. Por su parte, el joven soldado Hadar Goldin fue asesinado y secuestrado por militantes de en Rafah, .
 

Desde su muerte y captura, los familiares de ambos soldados se movilizaron nacional e internacionalmente para presionar al gobierno israelí sobre de la devolución de los cuerpos de sus hijos. Su lucha ha sido clara: no se trata de desaparecidos en acción militar (MIA, missing in action, por sus siglas en inglés) sino que son prisioneros de guerra. es responsable de su cautiverio y sabe dónde se encuentran. Zehava Shaul, madre de Oron, llamó al líder de en , Yahiya Sinwar, para que propusiera un acuerdo al gobierno de que permitiera el regreso de su hijo a cambio de ayuda humanitaria a y la libertad de prisioneros palestinos.

En la conmemoración del Día del Recuerdo de los Soldados Israelíes Caídos en las guerras y las Víctimas del , Times of y otros medios difundieron un video en donde la madre de Hadar, Lea Goldin, dijo: “Soy una madre en cautiverio… Mientras que miles de israelíes visitan las secciones militares de los cementerios, yo permaneceré cautiva. Han sido mil 740 días, más de 4 años y 9 meses…” Así, la lucha de dos familias se convierte en un reclamo nacional ante un gobierno que consideran no ha hecho suficiente.

El gobierno de ha prometido regresar sus cuerpos, y de los soldados en Siria. Esto ocupó un lugar central en los discursos políticos del primer ministro Benjamin Netanyahu, el presidente Reuven Rivlin y el jefe militar Aviv Kohavi durante ceremonias conmemorativas recientes y en el contexto del retorno de los restos del soldado Zachary Baumel, desaparecido en Líbano en 1982 y devuelto desde Siria, a través de Rusia, después de 37 años de búsqueda.

El que Israel deba liberar a los prisioneros palestinos considerados terroristas a cambio de un acuerdo con para devolver los cuerpos de Hadar y Oron ha provocado un debate político intense al interior de Israel. Desde la perspectiva de , mantener los cuerpos bajo su control impacta psicológicamente a la nación israelí y por ello se vuelve un arma de negociación fundamental. De ahí que en su página de Facebook, Mushir al-Masri (oficial de ), aparentemente refiriendose a los dos soldados en cautiverio, expresara que tiene cartas de negociación que obligan a Israel a hacer concesiones.

De esta forma, el caso de los soldados israelíes no devueltos por parte de ilustra cómo el conflicto es político y humanitario; implicando heridas abiertas y duelos incompletos.

*Titular de la cátedra A.G. Leventis-Anáhuac en Estudios de Chipre, Facultad de Estudios Globales, Universidad Anáhuac, México

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.