Diario Judío México - Nosotros celebramos Pesaj recordando los milagros que Dios realizó para liberarnos de la esclavitud en Egipto; festejamos en Shavuot la recepción de la Torá. Comparado a estos eventos ¿qué significado pueden tener cabañas techadas con ramas?

¿Qué tiene de maravilloso habitar simples chozas como para justificar que de esa manera sea conmemorada una festividad de ocho días?

Ese es precisamente el punto. Debemos aprender a ser agradecidos por las cosas pequeñas de la vida como así también por los grandes obsequios que recibimos.

es mencionada como la “festividad de la recolección” y el “tiempo de nuestro regocijo”. Nuestra cosecha puede ser abundante o puede ser magra; en cualquier caso, debemos apreciar y agradecer lo que se nos da.

En contraste con nuestros permanentes hogares, la sucá es una frágil cabaña, adecuada sólo para morada temporaria. Puede ser interpretada como un símbolo de nuestro residir en el mundo físico. Darnos cuenta que nuestra existencia terrenal es transitoria.

De las cuatro especies usadas en el ritual de , el etrog (citrus) tiene gusto y fragancia, el hadás (mirto) tiene fragancia pero no gusto, el lulav (palmera) produce fruto el cual tiene gusto pero no fragancia, y la aravá (rama de sauce) no tiene ni gusto ni fragancia. ¿Qué significa esto?

Frecuentemente valoramos a las personas en virtud de su carácter, conocimiento, riqueza o status social. Es bueno recordar que somos un pueblo. Cuando falta la insípida rama de sauce o cuando el suculento citrus está ausente, algo en nosotros está incompleto.

En cambio, cuando estamos unidos, ligados juntos con lazos de solidaridad y afecto, entonces nos sentimos completos. Si rechazamos a una persona porque no la consideramos suficiente digna, disminuimos nuestro propio valor.

Todos los hijos de somos una inquebrantable unidad. Juntos somos todo; si nos rechazamos el uno al otro, no somos nada.

La sucá es delgada e inconsecuente al permanecer en el abierto universo o, como fue originalmente, estando en medio del desierto que nuestros ancestros cruzaron al salir de Egipto.

Y ahora, como una palmera en una tormenta, esta frágil estructura nos atestigua los cambios de las estaciones: calor, noches frías, vientos, lluvias, rocío. Simboliza tanto la magnificencia como la fragilidad del mundo. Es la paradójica verdad de la naturaleza: el crecimiento puede ocurrir únicamente cuando coexiste con la muerte y el decaimiento.

La sucá nos recuerda que estar vivos es cambiar. Construida para durar sólo una semana, nos ofrece unidad, solidaridad, respeto y paz, pero no la eternidad.

La sucá es también una invitación a compartir. No es una estructura para residir en ella solitariamente. Es un lugar para alegrarse y afirmar la vida, un lugar de reunión, reunión de los frutos del campo, los signos de nuestra gracia, la gente que ha enriquecido nuestras vidas.

La sucá es, además, símbolo de vulnerabilidad. Dentro de ella se mitiga el frío exterior con el calor que da el estar acompañado por otros. A veces, durante la semana de , las ramas que cubren el techo deben ser repuestas y los pilares que la sostienen tienen que ser reforzados. Lo mismo sucede con nuestras relaciones; las circunstancias cambian y nos vemos confrontados con los recuerdos de nuestra propia fragilidad.

, una fiesta que nos recuerda nuestra unidad, fragilidad y efimeridad, puede ser un tiempo adecuado para hacernos de valor y abordar esos temas. Es importante hacerlo justamente cuando nos encontramos en momentos de alegría y celebración, cuando hay tiempo.

¡Jag Sameaj!

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anterior‘Háblame de Sefarad’, un programa de “experiencias innovadoras” para conocer el patrimonio judío de Sagunto
Artículo siguientePremios Nobel israelíes hallan posible cura para la diabetes
Educador, profesor y maestro; más de 30 aňos de experiencia en educación formal e informal, dentro y fuera de Israel.Escritor y periodista, Últimos libros publicados:"Dos aňos en el desierto"; Ed. Milá; Bs.As; 2005."Sobre encuentros y despedidas"; Ed. Milá; Bs.As.; 2006.Ambos fueron presentados en la 33ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires bajo el título "Libros sin Fronteras" en 2008.Numerosos artículos sobre historia del pueblo judío, análisis político de Oriente Medio y pensamiento judaico fueron publicados en "Proceso" de México, "Excelsior" de México, "Nueva Sion" de Argentina, "Revista Horizonte" para América Latina, "Radio Jai" de Argentina, "Paz Agora Br" de Brasil, "Semanario Hebreo" de Uruguay, "Semana.co.il", "Argentina.co.il", "Porisrael.org" y en decenas de portales, sitios y blogs de Internet en Israel, América Latina y España.Instrucción académica:Licenciado en Educación Social, Historia, Filosofía, Historia del Pueblo de Israel, Historia de Oriente Medio y Pensamiento Judaico; Universidad de Haifa.Maestría en Ciencias Políticas; Universidad de Haifa.Título de docente para universidad y escuelas secundarias; Universidad de Haifa.Idiomas: hebreo, espaňol, portugués, inglés.Ocupación:2009 - 2010* Director editorial de www.semana.co.il y www.argentina.co.il2008 - 2009* Director de Contenidos de la empresa Zeeng - Comunicación en alta tecnología: www.zeeng.com2003 - 2008* Director del proyecto educativo-vivencial "Coexistencia Pacífíca" entre judíos y árabes del Kibutz Metzer y la aldea árabe Meisir. Organización de seminarios en todos los idiomas para grupos de jóvenes estudiantes de Israel y de todo el mundo y diferentes organizaciones en general. Galardón CICLA 2009. www.metzer.org.il/dukium/index.htm* Director ejecutivo y de contenidos de "Latina Media Group", empresa que construye y difunde portales comunitarios latinos en Internet en español, portugués y hebreo: www.latinamediagroup.com2000 - 2003* Representante de la Dirección Sionista Mundial en México y América Central. Director del Departamento de Aliá del la Agencia Judía en la zona. Responsable por la hasbará israelí en toda la región, desde México a Panamá.1997 - 2000* Centralizador de recursos humanos del Kibutz Metzer y de susindustrias. Responsable por la instrucción académica de sus miembros.1993 - 1997* Secretario General del Movimiento Juvenil Educativo Hashomer Hatzair y la Unión Mundial de Meretz. Director del Departamento de Educación y Latinoamericano del movimiento. Director de todos los grupos de jóvenes que llegaban a Israel en diferentes planes educativos. Organizador de los viajes a Polonia y sus seminarios.1985 - 1993Profesor, educador y maestro en la Universidad de Haifa y en laescuela secundaria regional israelí Mevoot Irón.1980 - 1984Sheliaj Educativo-Comunitario de la Agencia Judía en la Comunidad Sefaradí de México, en el Movimiento Juvenil Educativo "Dor Jadash" y en el Colegio Sefaradí de México.