Hace algún tiempo, la editorial jerosolimitana Nueve vidas acertó en impulsar la traducción y publicación de un dolido relato hilvanado por el joven escritor argentino-español Andrés Neuman (1977-). Dibuja a tres personajes que enfrentan, con diferencias en el tiempo, ese episodio que nunca concluye: la muerte. Alude a Mario abrumado por un implacable cáncer, a su esposa Elena que encuentra fuga y consuelo entregándose a libros y al sexo, y el pequeño Lito, de diez años, que procura descifrar lo que sus padres sienten y esconden.

Lito abre este relato (cuenta menos de 150 páginas) celebrando que, por fin, recibe trato de adulto por parte de una madre que llora y ríe a la vez mientras Mario su padre- grave y resuelto- inspecciona el vehículo que rodará en múltiples caminos. Lito no sabe – y apenas lo adivinará más tarde – que para lidiar con alguna calma con la muerte el padre le dedica honda atención para asegurar algún espacio en su memoria. Por su lado y en silencio, Elena convive con ambos consciente de que su esposo aún gozará de una breve pausa antes de su irrefrenable final.

Se trata en suma de un triángulo de personajes y reflexiones que alude a la finitud de la vida, que es un absurdo existencial inescapable.

En cada capítulo habla uno de los tres personajes. Mario graba sus palabras para que su hijo alguna vez las conozca; Elena teje un diario donde alude a lecturas que le consuelan al tiempo que describe sus íntimas aventuras con Ezequiel, el médico del marido; y Lito enhebra un complejo monólogo interior que acaso lo descifrará en el futuro.

Cada personaje ambiciona más algún consuelo que explicación alguna, un grito más que las lágrimas. Y la muerte abruma a todos pues bien saben que más tarde o más temprano se presentará. Debilitado por su fatal dolencia, Mario se refugia en la soledad de sus reflexiones confiando que su hijo - alguna vez- habrá de conocerlas. Por su lado, Lito se sumerge en la excitación de viajes y virajes, feliz y meditativo por las energías que despiertan. Y en fin, Elena y su amante Ezequiel se entregan a las intimidades de un juego como si fuera el mejor recurso para engañar a la muerte, y apenas saben qué sucederá cuando Mario abandone este mundo.

El escritor Andrés Neuman vive y trabaja en Granada, España. De madre italiana y padre judío, comparte con ellos afinidades musicales. Como adolescente Andrés abandonó Argentina, un país secularmente agitado por golpes militares e inclinaciones autoritarias. En la Granada lorquiana encontró creativa calma. Desde hace algunos años se perfila como un poeta y escritor que merece lugar y atención en los medios internacionales. La versión al hebreo de sus páginas Hablar solos mereció en su momento amplias lecturas.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorCiclo de charlas del CIDiCSeF vía ZOOM: "Borges el judaísmo e Israel" charla junto a Martín Hadis
Artículo siguienteMéxico en Israel: el propósito del arte es disfrutar
Llegué a México desde Israel en 1968 invitado por Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. A partir de 1969 me integré a la CEPAL, Naciones Unidas. Fui investigador en El Colegio de México en los años noventa, asesor de UNESCO, y en la actualidad catedrático en la Universidad Bar Ilán de Israel.