John Walker Lindh, apodado el talibán estadunidense tras ser capturado mientras luchaba con los insurgentes islamistas en noviembre de 2001, saldrá de prisión hoy en medio de preocupaciones que sugieren que no ha abandonado la ideología que lo llevó a Afganistán.

Diario Judío México - La liberación de Lindh, tras 17 años en prisión, revive los recuerdos de los ataques del 11 de septiembre en Nueva York y destaca el hecho de que, casi dos décadas después, continúa batallando con los talibanes sin que se vislumbre un final.

Las imágenes de Lindh tras su captura —con barba, sucio, despeinado y atado a una camilla— simbolizaron al enemigo del país.

Mientras su familia y cercanos aseguran que jamás utilizó las armas contra su propio país, otros dicen que sigue siendo un yihadista.

En una carta dirigida a la Agencia Federal de Prisiones, dos senadores citaron esta semana acusaciones no comprobadas de que Lindh apoya “abiertamente” la violencia extremista.

Debemos considerar las implicaciones de seguridad y protección para nuestros ciudadanos y las comunidades que recibirán a individuos como John Walker Lindh”, dijeron.

Lindh, de 38 años, fue sentenciado a dos décadas de cárcel, pero por buena conducta saldrá de la prisión de alta seguridad de Terre Haute, en Indiana, tres años antes.

Hijo de una pareja de clase media que vivía en el norte de San Francisco, Lindh se convirtió al islam a los 16 años y viajó a Yemen en 1998 para estudiar árabe.

Después de regresar a casa, volvió a Yemen en el año 2000 y luego a Pakistán para seguir estudiando.

A mediados de 2001 se unió a la lucha de los talibanes contra la Alianza del Norte.

Después de que EU interviniera en Afganistán tras los ataques del 11 de septiembre de 2001, Lindh fue uno de los cientos de combatientes capturados por las fuerzas de la Alianza del Norte, el 25 de noviembre.

Una vez de regreso en EU, fue acusado de múltiples cargos de y conspiración para matar estadunidenses.

FuenteExcélsior
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorGenerando cambios positivos a través de “Talleres con causa”
Artículo siguienteRamadán. El Congreso Judío realizó encuentro con comunidad musulmana
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.