Diario Judío México - Es a veces la gente mas cercana, la que mas nos quiere, la que nos pone las trabas a la hora de hacer aliyah. No es facil despedirse, no es facil dejar lo que conocemos, y menos cuando nuestra familia no quiere que nos vayamos. En este episodio les compartimos las “armas” con las que nos enfrentamos nosotros a la hora de decidir hacer aliyah.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorPechugas de pollo con chile ancho
Artículo siguienteLa verdad de las ficciones: Jerzy Kosinski
Mudarse de un país a otro, cruzar el charco como dicen por ahí, no es para los débiles, pero si estás dispuesto a un poco de aventura y shock cultural, a un poco de risas combinadas con topes de cabeza, la recompensa de hacer Aliyah es poder llamar a este loco país en donde los valores están en el lugar correcto, en donde un extraño no duda en ayudarte, en donde tus amigos se convierten en hermanos, y en donde el corazón se te llena de orgullo, tu hogar. En este podcast te contaremos nuestras aventuras, nuestros triunfos y fracasos, y nuestras experiencias de Aliyah.