Diario Judío México - Aunque el nivel del mar en el mundo ha estado subiendo durante años debido al derretimiento de los casquetes polares, la impresión hasta ahora ha sido que un desastre climático significativo está a muchas décadas de distancia. Ahora, los especialistas en clima dicen que existe un peligro claro y presente, y que la costa de podría encontrarse bajo el agua tan pronto como en la próxima década, a menos que se tomen medidas urgentes.

Según el profesor Uri Marinov, fundador y director del Servicio de Protección Ambiental (EPS) y primer Director General del Ministerio de Defensa Ambiental, el peligro no sólo es real, sino también mucho mayor de lo inicialmente previsto.

“Según un nuevo estudio publicado recientemente por una empresa estadounidense especializada en el tema del , hemos estado midiendo incorrectamente el nivel del mar”, dijo el profesor Marinov. “Por lo tanto, el peligro al que nos enfrentamos es en realidad tres veces mayor de lo que habíamos previsto inicialmente”.

“El nivel del agua subirá rápidamente, inundará ciudades enteras y cientos de millones de personas vivirán por debajo del nivel del mar o bajo una amenaza constante de inundación. Se espera que todo esto suceda en los próximos 10 a 20 años”.

El Prof. Marinov también pinta un cuadro sombrío cuando se trata de específicamente, afirmando que “por cada centímetro de agua ascendente, la línea de la costa se encogerá otros 60 cm”.

Añade que, según un informe del Ministerio de Protección del Medio Ambiente, la línea costera israelí se reduce en al menos 5 metros cada 10 años. “Todo lo que tienes que hacer es imaginarte lo que sucederá cuando las aguas suban y lleguen a la ciudad de . Las aguas inundarán y contaminarán el agua de los pozos utilizados por la región costera del país”.

El profesor dice que lo que ahora podría sonar como un escenario apocalíptico no es una cuestión de si, sino de cuándo. “La cuestión es si esto ocurrirá en los próximos cinco o diez años, y cuál será la escala de la inundación. Si no tomamos las medidas necesarias de inmediato, la región costera se inundará”.

Marinov dice que no puede resolver este problema por sí solo y necesita ser parte de un esfuerzo internacional, lo que significa reducir el uso de combustibles fósiles y avanzar hacia fuentes de energía más sostenibles.

“Podemos usar el sol para crear hidrógeno solar, que nos proveerá de combustible, y el combustible nos proveerá de electricidad cuando no haya radiación solar disponible”. Aunque la “revolución climática” debería haber comenzado “hace 10 o 15 años”, todavía hay tiempo para prevenir una catástrofe climática en el futuro, subrayando que las acciones deben ser tomadas rápidamente o puede que sea realmente demasiado tarde.

El 4 de noviembre, el gobierno de Trump dijo que presentó papeleo para retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París, el primer paso formal en un proceso de un año para salir del pacto mundial para combatir el .

El profesor Marinov afirma que la retirada de Trump del trato es un “crimen contra la humanidad”.

“Los estadounidenses son los que emiten las mayores cantidades de gases de efecto invernadero a la atmósfera y, por lo tanto, deberían ser los primeros en actuar para combatir el ”.