Estas fueron las palabras de Juan Carlos Sanz Briz, hijo del “Ángel de Budapest”, Ángel Sanz Briz, en nuestra sesión con y From the Depths, frente a cientos de alumnos de la Universidad de La Salle Cuernavaca.

Juan Carlos nos contó la de su padre, un hombre que terminó siendo embajador de España en Hungría a sus 34 años y en el mejor momento de su vida. El Ángel en 1944 estaba recién casado, con una hija de brazos y otra en camino, con una carrera diplomática prometedora y todas las ganas de vivir y a pesar de ello lo arriesgó todo para salvar miles de vidas de las manos de los nazis.

Recordemos que España estaba bajo el gobierno del dictador Franco en aquella época, por lo que él apoyaba al nazismo. Sin embargo, Ángel pidió permiso para expedir pasaportes que ayudarán a los miles de perseguidos por el Tercer Reich y al no obtener respuesta de su gobierno, decidió arriesgarlo todo.

Fue así como expidió miles de pasaportes y cartas de protección, además de rentar dos edificios y algunas casas en las que se daba asilo, comida y medicinas a todos aquellos que recibirán la ayuda de la legación española.

Ángel era un hombre común y corriente, como todos nosotros; con una vida feliz por delante y lo que lo destacó fue hacer lo correcto sin importar las consecuencias. Hoy su hijo Juan Carlos nos dijo “Todos tenemos un Justo entre las Naciones dentro, solo hay que despertarlo diariamente”. Con esta frase Juan Carlos nos invita a no callarnos ante la injusticia que percibimos a nuestro alrededor, a combatir el bullying, la discriminación, la xenofobia o cualquier actitud que dañen a los que nos rodean.

Juan Carlos nos recuerda que no hacer el mal no es suficiente, hay que hacer el bien y levantar la voz cuando sea necesario. Solo así nuestro “Justo entre las Naciones interior” será capaz de enfrentarse a las situaciones más difíciles y, si un día llega el momento de defender a los demás, poner en riesgo nuestra propia vida, trabajo o reputación en nombre de lo que es justo y correcto.

Hoy aproximadamente doscientos jóvenes universitarios escucharon estas palabras, que ahora nos dejan una tarea de vida.

Te invitamos a ver la película del Ángel de Budapest, un héroe que merece ser recordado
https://gloria.tv/post/iGpEJrwDUktJ37TocUtv3PraK?fbclid=IwAR2kLtZrGQ3Nd7ULV8s51pOKMvejCCzrQ_4inKZzWElMC74Omqsju-GfdWc

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorManuel Borrero: un salvador discreto
Artículo siguienteEl último judío parte de Afganistán
Licenciada en Historia de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMéx). Directora y productora del documental Nunca más. La Segunda Generación en México, el cual ha sido proyectado en diversos espacios académicos y culturales. Su trabajo recepcional de licenciatura versó sobre La Segunda Generación en México. Hijos de sobrevivientes de campos de concentración del Holocausto, para el que entrevistó a diversos hijos de sobrevivientes de la Shoá y buscó definir el impacto de la labores de éstos en el México actual como trabajos aunados al nunca más. Trabajó con la Universidad Anáhuac México y la SEDENA en las Jornadas Regionales para la Prevención y Atención del Hostigamiento y Acoso Sexual (2018), impartiendo los talleres de Equidad de Género y Violencia a personal. Colaboró con el Departamento de Museos Nacionales del INAH en diversos proyectos de investigación museológica y montaje de nuevas salas permanentes en instituciones como el Museo Nacional del Virreinato en Tepotzotlán, exconvento de Yuriria en Guanajuato, exconvento de Actopan, Museo de la Lagunilla en Torreón, entre otros. En el marco del V° Congreso Internacional de Historia y Literatura. “La Historia y el recuerdo” organizado por la Asociación de Historiadores Latinoamericanos y del Caribe (ADHILAC) celebrado en la Habana, Cuba; presentó la Ponencia Zapata vive, la lucha sigue. Mitos sobre la no muerte de Emiliano Zapata. Actualmente administra, impulsa y difunde los cursos en línea Teología para todos y trabaja en la segunda edición de Textos para el diálogo judeo-cristiano.