El presidente Trump se sumó el lunes a la arremetida de los republicanos contra la representante demócrata por Michigan, Rashida Tlaib, por los comentarios que hizo la congresista del Partido Demócrata sobre el en el podcast Skullduggery de Yahoo News.

“La representante demócrata está siendo criticada por sus declaraciones horribles y altamente insensibles sobre el ”, tuiteó Trump. “Obviamente ella odia tremendamente a y al pueblo judío. ¿Se imaginan lo que habría pasado si yo hubiera dicho lo que ella dijo, y dice?”.

En su entrevista en Skullduggery el viernes, Tlaib, quien es palestina-estadounidense, tildó a Trump de “CEO corrupto”. En una parte diferente de la entrevista, habló del conflicto palestino-israelí y del papel que jugaron ayudando a proporcionar un “refugio seguro” a los judíos después del .

“Hay una especie de sentimiento de calma, es lo que siempre le digo a la gente cuando pienso en el y en la tragedia del , y en el hecho de que fueron mis antepasados ‒palestinos‒ quienes perdieron sus tierras, y que algunos perdieron sus vidas, sus medios de sustento, su dignidad humana, su existencia, en muchos sentidos, les ha sido arrebatada, y los pasaportes de algunas personas”, dijo Tlaib. “Y todo eso fue en nombre de intentar crear un refugio seguro para los judíos, después del , después de la tragedia y la horrible persecución de judíos alrededor del mundo en aquel momento. Y me encanta el hecho de que mis antepasados les hayan dado eso, es cierto, en muchos sentidos, pero lo hicieron de una forma que les arrebató su dignidad humana, es así, y se los obligó a ello”.

Tlaib no concretó qué antepasados suyos ayudaron a refugiados judíos a huir de Europa durante y después del . El gran muftí de Jerusalén, el clérigo musulmán que supervisa los lugares de la ciudad que son sagrados para los musulmanes, incitó a los disturbios contra judíos que emigraron a Palestina y se alió con Hitler durante la Segunda Guerra Mundial. Los estados árabes que rodean a se opusieron a la creación del estado judío en 1948 e iniciaron una guerra en su contra.

Los críticos conservadores rápidamente utilizaron los comentarios de Tlaib, los interpretaron como si ella estuviera aprobando el Holocausto, algo que su portavoz aseguró que no era lo que quería decir.

“Rashida Tlaib dice que pensar en el Holocausto le da un ‘sentimiento de calma’ y afirma que los palestinos crearon un ‘refugio seguro’ para los palestinos”, decía el titular del Washington Examiner.

La representante republicana por Wyoming, Liz Cheney, tuiteó un enlace al artículo del Examiner e hizo un llamamiento a los líderes demócratas de la Cámara para “tomar medidas” contra Tlaib.

El portavoz de Tlaib, Denzel McCampbell, publicó un comunicado en el que acusaba a Cheney, a los líderes republicados y a los “radicales de extrema derecha” de “difundir mentiras e incitar al odio”.

“Liz Cheney debería avergonzarse de sí misma por usar la tragedia del Holocausto en un claro intento de sacar rédito político”, escribió McCampbell. “Su comportamiento abarata nuestro discurso público y es un insulto para la comunidad judía y para los millones de estadounidenses que se oponen a que el Partido Republicano de fomente el odio”.

McCampbell luego intentó aclarar lo que dijo.

“La representante Tlaib dijo que pensar en ese esfuerzo por proporcionar un refugio seguro a las personas que huyen de la persecución calma a la representante Tlaib porque sus antepasados estuvieron involucrados en ayudar a personas trágicamente afectadas por el Holocausto. La congresista no elogió de ninguna manera el Holocausto, ni dijo que el Holocausto en sí le causara un sentimiento de calma. De hecho, habló del Holocausto en repetidas ocasiones como una tragedia y una horrible persecución a los judíos”.

Agregó: “Este comportamiento por parte de un liderazgo republicano quebrado es peligroso y solo hace que aumentar la retórica de odio de aquellos que quieren causarles daño a las personas oprimidas”.

Los ataques de los republicanos a Tlaib recuerdan a los lanzados sobre otra demócrata debutante, la representante por Minnesota, Ilhan Omar, por sus críticas a . Tlaib y Omar fueron las primeras mujeres musulmanas elegidas al Congreso.

El lunes, Omar defendió a Tlaib en un tuit.

Otros demócratas salieron en defensa de Tlaib.

“Si lees los comentarios de la representante Tlaib, está claro que el presidente Trump y los congresistas republicanos están sacando esto de contexto”, dijo el líder de la mayoría en la Cámara de Representantes y representante por Maryland, Steny Hoyer. “Deben parar, y le deben una disculpa”.

“Obviamente, no creo que ella odie a ni que odie a los judíos”, dijo el representante por Michigan, Dan Kildee, a Fox News. “Ella no es una persona que odie. No es una persona intolerante”.