Una de las primeras y más horribles masacres de la Segunda Guerra Mundial no puede quedar en el olvido. Sucedió a las afueras de Kíev, en un barranco que llamaban . Al poco de invadir la URSS, en junio de 1941, los nazis empezaron a llevar hasta ese perdido lugar a quienes consideraban indeseables. Les hacían cavar sus tumbas antes de matarlos a balazos y enterrarlos en ellas.

La mayor fosa común de la barbarie nazi

En tres años fueron asesinadas otras 70.000 personas entre ucranianos, gitanos y enfermos mentales

El 29 y 30 de septiembre de aquel año la bacanal asesina alcanzó su macabro clímax: al menos 33.771 judíos fueron arrastrados hasta allí y asesinados. Otras 70.000 personas, también gitanos, ucranianos y enfermos mentales fueron asesinados en el lugar en los siguientes tres años. Fue la mayor fosa común de la locura nazi en esa parte de . Ahora que se cumplen 80 años, el gobierno de y la fundación Centro Memorial del Holocausto han desvelado sus planes para reunir memoria histórica y arte, y construir en ese lugar uno de los memoriales más grandes del mundo.

 

 

“El objetivo del Centro Memorial del Holocausto es proporcionar un homenaje y una conmemoración adecuados a las víctimas que fueron asesinadas por los nazis en Babyn Yar. Durante demasiado tiempo, su memoria no ha sido debidamente honrada”, explica a La Vanguardia por correo electrónico Inna Schorr, su directora de comunicación internacional. “Estamos comprometidos a contar su de acuerdo con la narrativa histórica descrita por el historiador Karel Berkhoff y varios historiadores ucranianos e internacionales”, añade, refiriéndose al investigador del Instituto NIOD de Estudios sobre la Guerra, el Holocausto y el Genocidio, en los Países Bajos, autor entre otras obras de The ‘Russian’ Prisoners of War in Nazi-Ruled Ukraine as Victims of Genocidal Massacre .

Kiev (Ukraine), 27/01/2021.- Ukrainians and Jewish people who live in Ukraine light candles during a ceremony marking the annual Holocaust Remembrance Day near of the Minora monument in Babiy Yar in Kiev, Ukraine, 27 January 2021. Ukrainians and Jewish people who live in Ukraine gathered to mark the annual Holocaust Remembrance Day honoring the six million Jews who perished at the hands of the Nazis during the Holocaust of World War II. (Ucrania) EFE/EPA/SERGEY DOLZHENKO

Asistentes a la ceremonia de recuerdo de las víctimas cerca de Kiev, el pasado miércoles 27 de enero

SERGEY DOLZHENKO / EFE

Además de conmemoración, será un lugar de aprendizaje. En palabras del director artístico del centro y conocido director de cine, Iliá Jrzhanovski, el proyecto “transformará un lugar de asesinato y destrucción en un lugar sagrado”. Hoy parece un tranquilo parque más, destino habitual de familias de la capital ucraniana. “Hay demasiadas personas que desconocen la naturaleza de este lugar”, ha apuntado.

Iliá Jrzhanovski, el proyecto “transformará un lugar de asesinato y destrucción en un lugar sagrado”

Iliá JrzhanoskiDirector artístico del futuro centro

Según Schorr, el objetivo que persiguen “se logrará artísticamente mediante la construcción de un complejo conmemorativo de clase mundial, que será cuidadosamente diseñado para brindar a los visitantes una experiencia poderosa, tanto educativa como emocional”.

En vísperas del Día Internacional del Recuerdo del Holocausto, que se celebró el pasado 27 de enero, el Centro de la Memoria del Holocausto de anunció que los planes incluyen una docena de edificios repartidos en 150 hectáreas.

Kiev (Ukraine), 27/01/2021.- Chief Rabbi of Kiev, Jonathan Benjamin Markovitch (C) together with officials of different embassies to Ukraine, plant trees during a ceremony marking the annual Holocaust Remembrance Day near the Minora monument in Babiy Yar in Kiev, Ukraine, 27 January 2021. Ukrainians and Jewish people who live in Ukraine gethered for ceremony marking the annual Holocaust Remembrance Day to honoring the six million Jews who perished at the hands of the Nazis during the Holocaust of World War II. (Ucrania) EFE/EPA/SERGEY DOLZHENKO

El rabino de Kiev, Jonathan Benjamin Markovitch, junto con miembros de distintas embajadas planta unos árboles en la zona donde se construirá el futuro monumento

SERGEY DOLZHENKO / EFE

Entre ellos, un museo sobre la masacre concreta de y otro, el “Holocausto a balazos” para recordar a los judíos que fueron asesinados en y el este de , 1,5 millones del total de seis millones de víctimas del Holocausto. En la fase inicial del genocidio, en los asesinatos participaron los escuadrones de la muerte nazis, los Einsatzakommando, junto con colaboradores locales.

La idea inicial era construir un gran museo en un edificio enorme. Pero en el último año se ha transformado el concepto para hacerlo más abierto, más funcional, si se quiere, y más inclusivo. En el plan diseñado por Jrzhanovski han participado arquitectos, artistas y diseñadores de museos de experiencia mundial.

El complejo contará también con una estructura con los nombres de las víctimas, un centro religioso-espiritual con una sinagoga, una iglesia y una mezquita.

Con este memorial se pretende mantener viva la memoria del holocausto

“La masacre que tuvo lugar en septiembre de 1941 destruyó la comunidad judía de Kíev. Sin embargo, posteriores asesinatos en masa en Babi Yar mataron a decenas de miles de ucranianos locales, romaníes, personas con enfermedades mentales y otros. Estamos desarrollando un complejo de museos que conmemorará a todas estas víctimas, de diferentes religiones y orígenes. Por lo tanto, es apropiado que haya un espacio físico en el complejo para la pausa y la reflexión para personas de todas las religiones y orígenes”, apunta Schorr.

Este proyecto se ha preparado durante cuatro años, pero en septiembre pasado recibía el espaldarazo definitivo con la firma de un memorando de cooperación entre el Ministerio de Cultura ucraniano y el Centro Memorial del Holocausto Babi Yar.

“La masacre de Babi Yar y el Holocausto de los judíos de con un capítulo importante y trágico de la de nuestro país. Gracias a estos planes, se convertirá en un lugar de paz, reflexión y tranquilidad”, dijo entonces el presidente de , Volodímir Zelenski.

Ese mes, el propio Zelenski inauguró tres monumentos, el Campo de espejos , que “consta de diez columnas con más de 100.000 agujeros, disparados con balas del mismo tamaño que las de la masacre de Babi Yar”, describe Shorr; las estatuas Monoculares , “en las que se pueden ver imágenes y películas de las víctimas de la tragedia de Babi Yar”; y la instalación de audio Paseo de la Menorá , “que presenta treinta y dos pilares a lo largo de un camino de 300 metros, cada uno con unidades de audio en las que se lee los nombres de 19.000 víctimas de la tragedia.

La semana pasada, para conmemorar el Día Internacional de Recuerdo del Holocausto, Zelenski inauguró un monumento adicional, Un vistazo al pasado . Incluye un árbol con ramas rotas, como metáfora de una vida truncada. “En ambos extremos del árbol se encuentran cantos rodados de piedra, en los que se pueden ver imágenes de las secuelas de la masacre en 1941, tomadas exactamente desde el mismo lugar”, dice la portavoz del centro.

Todo el complejo y sus museos estarán terminados en 2026. Pero entre la primavera y el verano de este año está previsto inaugurar la sinagoga, diseñada por el arquitecto Manuel Herz, de modo que esté preparada para recordar la gran masacre de hace 80 años en septiembre.

El proyecto ha recibido el apoyo del alcalde de Kíev, Vitali Klichkó. “Va a ser de la misma importancia que Yad Vashem en Jerusalén y el Memorial del Holocausto de Washington”, aseguró.

El memorial servirá, además, para recordar que fue en un tiempo el corazón de la Europea judía durante muchos siglos.

Aunque el proyecto llegue con retraso (en la Unión Soviética no querían que el Holocausto judío interrumpiera la narrativa oficial de que todos las víctimas eran comunistas), lo hace en el momento justo. Un 68 % de los ucranianos cree, según una reciente encuesta, que la memoria de los genocidios del siglo XX, como el Holocausto, se está perdiendo. Sólo un 16 % sabía que los nazis mataron a sangre fría a más de un millón de judíos cerca de sus casas durante la Segunda Guerra Mundial.

Según una encuesta, sólo un 16% de los ucranianos sabe que los nazis mataron a un millón de judíos

“Mientras viva el recuerdo de esos acontecimientos, mientras recordemos a cada víctima, a cada justo del mundo, el Holocausto no se repetirá”, afirmó el año pasado Klichkó.

Además de los proyectos artísticos, la fundación ha llevado a cabo una serie de programas sobre investigación y educación. En su centro de trabajo, se han desenterrado y verificado unos 20.000 nombres de víctimas de la masacre antes desconocidos. Por primera vez, los científicos lograron identificar con precisión el área relativamente pequeña, aproximadamente 150 metros de largo, de las ejecuciones y la fosa común de 1941. Todo para que nadie olvide.

FuenteLa Vanguardia

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorConferencia virtual sobre el Proyecto Arqueológico Magdala
Artículo siguienteRestaurar el compromiso bipartidista estadounidense con Israel: un deber moral y una necesidad estratégica