Diario Judío México - POWAY, California – Un tirador abrió fuego el sábado por la mañana durante los servicios de Shabat en el último día de la Peisaj, matando a una mujer en el Centro Comunitario Chabad de la Familia Altman,e hiriendo a otras tres, incluyendo al rabino Yisroel Goldstein, quien estaba a cargo de la congregación hasídica en ese momento.

Los testigos dijeron que el rabino Goldstein recibió un disparo en la mano y que otro hombre y una niña de 10 años fueron llevados entre las víctimas, respectivamente, al Centro Médico Palomar y al Hospital Infantil de Rady, y que después de los servicios de Shabat, la congregación planeaba celebrar un almuerzo como celebración como celebración de Peisaj.

Los testigos dijeron también que a pesar de estar herido en dos dedos, el rabino Goldstein continuó dando su sermón. Mientras tanto, un agente de la Patrulla Fronteriza fuera de servicio que asistía al oficio expulsó al sospechoso de la sinagoga y disparó contra su automóvil.

El sheriff Bill Gore, cuya agencia brinda protección a la ciudad de Poway, dijo en conferencia de prensa que fuerzas combinadas, incluyendo el FBI estaban entrevistando cerca de 100 testigos que estaban dentro de la sinagoga cuando ocurrió el .

Las identidades de las víctimas no fueron reveladas de inmediato.

El jefe de la policía de San Diego, David Nisleit, quien se unió a Gore en una conferencia de prensa, dijo que poco después de ser arrestado, el tirador telefoneó a la Patrulla de Caminos de California para entregarse, y que el oficial de policía de San Diego hizo el arresto en Rancho Bernardo Road y Interestatal 15. Según Nisleit, un rifle AR15 semiautomático estaba en el asiento delantero del coche del tirador. El tirador fue identificado como un hombre de 19 años que vive en el área de San Diego, en Rancho Penasquitos, que rodea a Poway. El tirador fue posteriormente identificado como John P. Earnest de San Diego. De acuerdo a fuentes, había elaborado un manifiesto en el que reconocía haber provocado un pequeño incendio en el Centro Islamita de Escondido el mes pasado.

En una entrevista con MSNBC, el alcalde de Poway, Steve Vaus, calificó el incidente como un  “crimen de odio”, lo que significaría que de ser encontrado culpable podría alcanzaqr penas miu severas porque los crímenes de odio no solo afectan a las víctimas directas sino a toda una comunidad.

En la confusión inmediatamente después del , dos niños fueron reportados como desaparecidos, pero ambos fueron encontrados y reunidos con sus padres, dijeron testigos.

Un testigo que se enconraba adentro de la sinagoga al momento de los disp[aro dijo a  KFMB-TV que “el tirador estaba solo enfocado en matar. Vi crimen y odio en sus ojos”.

El Presidente Donald Trump, en conferencia de prensa desde el jardín sur de la Casa Blanca también se refirió al incidente com un crimen de odio. Ofreció a la nación su simpatía por las víctimas y  felicitó a las fuerzas policiacas por su rápida respuesta. Posteriormente tuiteó: “Oremos por todos los afectados en el en la Sinagoga de Poway, California. Dios bendiga a todos ustedes. El sospechoso ha sido aprehendido. La policia ha hecho un gran trabajo. Gracias!”

Hubo comentarios de los candidatos presidenciales demócratas: el senador Bernie Sanders de Vermont, judío él mismo, calificó el de “horrible” y dijo que el fanatismo y la violencia deben ser erradicados. La senadora Kamala Harris de California comentó: “El es real en este país y no debemos estar callados”. El representante Seth Moulton de Massachusetts dijo: “Tenemos un problema de odio en Estados Unidos. Tenemos un problema con las armas … ”

Jonathan Greenblatt, Director Ejecutivo de la Liga Nacional Antidifamación, dijo a los reporteros de MSNBC que el ocurrió seis meses después de la masacre en la Sinagoga del Árbol de la Vida de Pittsburgh, en la que 11 personas fueron asesinadas y otras siete fueron heridas por un supremacista blanco.

Greenblatt describió el tiroteo como “trágico más allá de las palabras” y dijo que el mundo está “viviendo en un momento de miedo”. Señaló que los incidentes antisemitas han aumentado en el país. Asimismo, recientemente ha habido ataques contra una mezquita en Nueva Zelanda, iglesias católicas en Sri Lanka e iglesias afroamericanas en Luisiana

El alcalde Vaus dijo en una conferencia de prensa que los tiroteos no son algo característico de Poway. En su ciudad, dijo, “Siempre caminamos abrazandonos unos a otros. Queremos sobrellevar esta tragedia de la misma manera”.

La oficina regional de la Liga Antidifamación envió terapeutas de duelo a la cercana Poway High School para reunirse con miembros de la comunidad en duelo.

Harrison es editor de San Diego Jewish World. Puede ser contactado en [email protected]

FuenteSan Diego Jewish World
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorTremenda participación del equipo de Israel en el torneo de Hockey en México
Artículo siguienteJuegazo de México contra Israel