ÚLTIMA HORA: Esta noche (sábado por la noche), el primer ministro Naftali Bennett convocó al Comité Ministerial para hacer frente a la variante del coronavirus Ómicron.

El gabinete de alto nivel del coronavirus aprobó el sábado por la noche nuevas restricciones para evitar la propagación de la variante COVID-19 Omicron, y los ministros votaron para prohibir que los no ciudadanos ingresen al país durante dos semanas.

Las nuevas reglas que entrarán en vigencia el domingo por la noche harán que los ciudadanos extranjeros no puedan ingresar a Israel durante 14 días, a menos que reciban un permiso especial de un panel del gobierno. Israel reabrió al turismo extranjero a principios de noviembre, por primera vez desde el inicio de la pandemia.

Por el momento, todas las personas que regresen de cualquier país, incluidos los israelíes vacunados, deberán estar aisladas durante tres días al ingresar a Israel.

Los viajeros se someterían a la prueba en el aeropuerto y luego se les pedirá que se sometan a una prueba de PCR el tercer día

Solo después de esta segunda prueba de PCR con resultado negativo, podrá ser liberado del aislamiento.

Quienes no realicen la prueba adicional el tercer día deberán completar el aislamiento completo.

Los israelíes no vacunados realizarán una prueba de PCR al aterrizar en Israel, después de lo cual entrarán en aislamiento domiciliario. Sujeto a una segunda prueba de PCR al séptimo día con resultado negativo, podrá salir del aislamiento. Quienes no realicen la prueba adicional el séptimo día deberán completar el aislamiento completo.

Los israelíes que regresaron de países definidos como rojos realizarán una prueba de PCR al aterrizar en Israel, luego de lo cual serán transferidos a un periodo breve de aislamiento en un hotel hasta que se reciba el resultado. Si es negativa podrán completar el aislamiento en casa hasta la realización de una segunda prueba a los 7 dias de la llegada.

Otra importante medida tomada por el gabinete es la utilización de los localizadores celulares operados por el Servicio General de Seguridad (GSS) para monitorear a los portadores de la nueva cepa «Ómicron», con el fin de localizar e interrumpir las cadenas de contagio.

Las decisiones entrarán en vigor mañana a la medianoche (00:00) y tendrán una vigencia de 14 días.

El gobierno había dictaminado el sábado que unos 50 países del continente africano serían etiquetados en rojo.
El gabinete acordó que antes de salir de Israel, se pedirá a los viajeros que declaren en el sitio web del Ministerio de Salud que no viajarán a uno de estos países prohibidos.
Viajar a ellos sin permiso podría resultar en una multa de 5.000 NIS.
Los israelíes que regresen de los países rojos serán enviados directamente a un hotel de coronavirus hasta que se obtenga un resultado negativo.
Los viajeros que resulten negativos en el hotel serán enviados a casa para completar una semana de aislamiento en espera de una segunda prueba negativa.
Aquellos que den positivo deberán permanecer en el hotel.
Este requisito ya ha entrado en vigor para cualquier persona que regrese de Etiopía, Botswana, Sudáfrica o Malawi. Se aplicará al resto de la lista de países a partir de la medianoche entre el domingo y el lunes 29 de noviembre.Por otra parte el viernes 26 de noviembre de 2021, el Comando del Frente Interior de las FDI comenzó a dar los primeros pasos para ayudar con la variante Omicron COVID-19 recién descubierta.Como parte de los esfuerzos de las FDI, el Home Front Command facilitó las pruebas de COVID-19 en casa a cientos de civiles que regresaron a Israel de países que se consideran “rojos” y están en cuarentena.

Además, las FDI han aumentado los equipos que ayudan a los pasajeros que regresan del extranjero a viajar a los hoteles de cuarentena.

Los próximos vuelos que regresen de los países “rojos” (Seychelles y Sudáfrica) serán redirigidos a la Terminal 1, donde los equipos del Home Front Command ayudarán a trasladar a los pasajeros a los hoteles en cuarentena.

El comandante del grupo de trabajo “Alon” COVID-19, general de brigada (res.) Ralli Margalit, ha solicitado que el puesto de pruebas en el aeropuerto se refuerce con pruebas de PCR adicionales y que se establezca un equipo de investigación dedicado para rastrear la variante y prevenir una mayor transmisión del virus.

Asi comento el Comandante del grupo de trabajo “Alon” COVID-19, general de brigada (res.) Ralli Margalit:
“Entendemos que hay muchas posibilidades de que la nueva variante ya esté aquí y, por lo tanto, estamos haciendo todo lo posible para prevenir el contagio y la propagación del virus. Afortunadamente, en este momento, el número de casos confirmados en Israel es bajo y tenemos suficiente mano de obra para manejar la situación. El Comando del Frente Doméstico, el Grupo de Trabajo “Alon” COVID-19 y el Ministerio de Salud continuarán operando todo el tiempo que sea necesario para hacer frente a esta variante “.

La variante sudafricana se descubrió por primera vez en Israel el jueves por la noche, según informes publicados el viernes por la mañana por el Ministerio de Salud. Se detectó por primera vez en una persona que regresó a Israel desde Malawi.
Hasta el sábado por la noche, se estaban evaluando otros siete casos: cuatro que regresaron del extranjero y tres que no lo hicieron.
El caso verificado estaba completamente vacunado. De los casos sospechosos, tres de ellos estaban completamente vacunados, pero otros cuatro no, lo que significa que se recuperaron o recibieron su segunda dosis hace más de seis meses.
Omicron es de particular preocupación porque tiene más de 30 mutaciones en la proteína de pico, explicó el profesor Nadav Davidovitch, director de la Escuela de Salud Pública de la Universidad Ben-Gurion del Negev.
Davidovitch dijo que la variante se propagó muy rápidamente en Sudáfrica, incluso más rápido que la variante Delta, y que existe la preocupación de que pueda causar una enfermedad más grave. En Sudáfrica, las infecciones habían disminuido antes de la aparición de la variante Omicron.
Bennett también advirtió que la variante parece extenderse a un ritmo mucho más rápido que la cepa Delta.
“Actualmente nos basamos en el sistema de salud de Sudáfrica, que está haciendo un trabajo muy impresionante, pero todavía no tenemos toda la información”, dijo. “Nuestro conocimiento se expandirá muy rápidamente en los próximos días. Sabremos si la variante realmente está atravesando las vacunas, qué tan rápido, si es más letal o no, cómo afecta a los niños, etc. ”
Llamó a la nueva mutación una “supervariante”.
El primer ministro dijo que Israel “actuará rápido, temprano, duro y fuerte” para mantener seguros a los ciudadanos.

FOto

Prime Minister Naftali Bennett at an emergency cabinet meeting to discuss the Omicron variant of the coronavirus, November 27, 2021.
(photo credit: KOBI GIDON / GPO)