Hoy debo dar gracias por la perseverancia de nuestro pueblo y el cultivo de las tradiciones que como Pesaj se trasmiten generación tras generación mediante la que nos brindaron nuestras Imas y Sabtas. Aunque muchas de ellas ya no están entre nosotros siguen vivas en nuestras almas y corazones por siempre como esa luz que despiden las estrellas más allá del tiempo, cobijándonos con sus sabios consejos y hermosos recuerdos.

Por ello todos mis hermanos en diáspora que conforman las doce tribus de Israel, sean Sefarditas, Chuetas, Magrebies, Yemenitas, Caraítas, Beta Israel, Romaniotas, Italkim, Asquenazitas, Gruzim, Bujarianos, Mizrajíes, Parsim, Bagdadis y Cochín deben hoy reconocerse como semillas de un mismo árbol que nos dio la vida. Aunque seamos muy distintos tenemos que concebirnos unidos ancestralmente por el nombre de Hashem, soplo y transformación que mueve al Universo entero siendo el verbo de toda creación visible y no visible al igual que el palpitar de nuestra herencia humana y en definitiva el único Di-s.

Así hoy quiero sumarme como una gota de agua en el mar a la gran historia que nos precede hace ya 5781 años y ante la cual debemos guardar el respeto que se merece en estas fechas de recogimiento y elevar nuestras plegarias en nombre de todos aquellos que han perdido la vida defendiendo quiénes somos y de dónde venimos, ya sea con sus escritos, canciones o tradiciones familiares que son el reflejo de que estamos aquí hace siglos y que seguiremos estando aquí más allá de todo.

Cuando empieces tu Seder de Pesaj y recuerdes la historia del Pueblo de Israel, siéntete bendecido por guardar las palabras de tus antepasados más allá de la memoria, al legarte el derecho a ser libre en cualquier época y lugar, porque al fin de cuentas estamos hechos como humanidad del mismo polvo y fuente de luz que poseen las estrellas por la eternidad.

De tal manera agradezco especialmente al Diario Judío de México y a la Revista eSefarad de Argentina la publicación de (La Quema de Troyes 1288) o el (Lamento de Troyes) una Elegía Medieval que relata la historia de una parte de mi familia en caracteres hebreos, resguardada en los Archivos Nacionales de Francia y en la Biblioteca del Vaticano y que describe la devoción de trece judíos sefarditas del Medioevo que hasta su último respiro un 24 de abril de 1288, defendieron su cultura, tradición y fe antes de ser asesinados en nombre de la intolerancia y discriminación ejecutada por medio de un nuevo pogromo en la Galia de fines del siglo XIII.

Quiero hacer hincapié en que nosotros como judíos y hermanos debemos preservar y trasmitir nuestra historia, porque la historia de cada uno es la semblanza de todos nosotros y por tanto hoy deseo compartir la Elegía Medieval en caracteres hebreos que cumple más de siete siglos y que ha caracterizado a mi familia resguardando esta historia de amor a su Di-s con esmero, junto con el testimonio de compromiso que conlleva ser judío incluso más allá de esta vida.

También debo agradecer la investigación que publicó la Doctora en Historia y profesora de estudios hebreos y judaicos, Susan Einbinder, de la de Connecticut en los Estados Unidos y con la cual tuve una hermosa conversación hace unos meses atrás, donde le expresé mi reconocimiento por su valioso trabajo titulado “El Lamento de Troyes: Martirologio Judío en Hebreo y francés antiguo que forma parte de su libro Beautiful Death.

En virtud de lo expresado esta crónica es el reflejo que ni el fuego de la inquisición, ni siglos de intolerancia y persecución podrán borrar nuestra identidad que vive en el pasado, presente y futuro de toda alma judía en diáspora.

Jag Sameaj Pesaj!!!

En memoria de Baruch D´Avirrey o Baruch Tob Elem (Bonfils) mi antepasado por línea materna y de Isaac Chatelain, su esposa, su hijo y su nuera.

Salomón o Salamín Ben Vivant, hijo de Phebus.

Samson, Kadmon.

Simón, el cantor de Châtillón.

Jonás o Lebeau Colón, el Rabino.

Isaac Cohen.

Hayyim de Brinon, el maestro cirujano.

Hayyim de Chaurse.

(Especial para el Diario Judío de México.com).

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior27 de marzo de 1639: Dos niños judíos son bautizados por la fuerza y el papa Urbano VIII es su padrino
Artículo siguienteFinanzas a “Un Click” de distancia: La radiografía de una industria naciente
Licenciada en Filosofía de la Universidad de Costa Rica, UCR, especializada en identidad nacional costarricense; ética; y comunicación social, Máster en ética y democracia por la Universidad de Valencia. En la actualidad investiga sobre los judíos sefardíes en Costa RIca. Además tiene estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa Rica y trabaja como consejera en razonamiento jurídico en una firma de abogados. Publica artículos en El Semanario Universidad, de la Universidad de Costa RIca, en esefarad.com, revista argentina en internet sobre cultura sefardita y ha publicado en el diario La Nación de Costa RIca. Es Poeta. Publicó poemas en la Revista Tópicos del Humanismo de la Universidad Nacional, UNA, en el Semanario Universidad de la UCR y en el diario La Nación. Forma parte de la Junta Directiva de la Ong Instituto para el Desarrollo, la Democracia y la Ética, IDDE.