Diario Judío México - He hecho lo mejor que pude para ser judío. Pude haber fracasado… Si pertenecemos a la civilización occidental, entonces todos nosotros, a pesar de las muchas aventuras de la sangre, somos griegos y judíos… Muchas veces me pienso judío pero me pregunto si tengo derecho de hacerlo”. Así reflexionaba Borges, con ironía, acerca de su interesante y eterna relación con el judaísmo. A 120 años de su nacimiento, corresponde honrar al más universal escritor argentino de todos los tiempos.

Jorge Luis Borges es el escritor latinoamericano que llevó, más que ningún otro, muchos aspectos de la e a la intelectualidad hispanoparlante (la Cábala, el Golem, Cansinos Assens, Spinoza, Agnón, Heine, el Libro de Job, además de los innumerables personajes judíos de sus cuentos, entre otras cosas). Nuevas investigaciones han ampliado los conocimientos que teníamos al respecto.

¿Cómo y por qué se interesa Borges por el judaísmo? En los hechos, recibió las primeras nociones de la mano de su abuela inglesa, quien tenía memorizada gran parte de la Biblia; luego reforzó su bagaje a través de su amistad, en Suiza, con dos intelectuales judíos, y más tarde, en su estancia en España, cuando conoció a Cansinos. Con los años, profundizaría esta relación con otros miembros de la comunidad judía.

Además, como dijera André Malraux, “Borges lo leyó todo, especialmente lo que nadie lee”. Entre todo eso, leyó y tradujo, por ejemplo, al filósofo Martín Buber.

¿Quién era este raro escritor llamado Cansinos Assens? Borges lo considera su maestro y señala: “Cansinos era sevillano de tradición católica… Profesó el judaísmo y se casó con una judía, para engendrar en ella un hijo judío. Los judíos lo son por andanzas pretéritas de su sangre y por un heredado acto de fe”. ¡Toda una definición en muy pocas palabras!

Luego el autor de “El Aleph” llegó a expresar, según comentó Koremblit: “Una de mis felicidades consiste en pensar que podría pertenecer al pueblo de Moisés ben Maimón, de Yehudá Haleví y de las Sefirot”. En el mismo sentido, la investigadora Gabriela Mizraje descubrió recientemente una carta (de 1920) en la que Borges se enorgullece de su supuesto origen sefardita (por parte del apellido Acevedo) y señala: “No sé bien cómo celebrar ese arroyo de sangre israelita que corre por mis venas”.

Otra novedad es el descubrimiento, hecho por el estudioso Martín Hadis, de las cartas entre Borges y Ben Gurión, en las que ambos muestran mutua admiración. En una de ellas, el escritor le dice al fundador del Estado de : “Acaso usted no ignore la afinidad que siempre he sentido por su admirable pueblo”.

En otra oportunidad Borges reafirma este fuerte sentimiento casi sanguíneo de la siguiente manera: “Sin la historia sería distinta… no solo es una idea necesaria para la civilización, es una idea indispensable. No podemos imaginar la cultura sin ”.

Presidente del Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefardí CIDiCSef

FuenteLa Nación
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorTucumán y el Keren Kayemet LeIsrael trabajan en conjunto por el medioambiente
Artículo siguienteIsrael tiene una hermana gemela en Honduras’
Mario Eduardo Cohen, escritor e investigador, nació en Rosario (Provincia de Santa Fe, Argentina), padre de una hija, Corina, es Profesor de Historia (egresado del Instituto Nacional del Profesorado), conferencista y organizador de congresos, simposios y encuentros nacionales e internacionales sobre temas históricos y del pensamiento. Se ha especializado en Historia Judía, demografía y en Cultura Sefardí. Es además, Contador Público (egresado de la Universidad de Buenos Aires) y asesor de empresas. Es autor de varios libros en materia impositiva y contable Fue distinguido -en 1994- por el Rey Juan Carlos I de España con la Orden del Mérito Civil en reconocimiento a su actividad en pos de la investigación y la divulgación de la cultura sefardí. Autor del libro "América Colonial Judía" editado en abril de 2000. Presidente del CIDICSEF - Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefaradí-, del que es miembro desde 1977, ha dirigido 15 volúmenes de la publicación académica "Sefárdica" que edita la mencionada institución. Fue, en 1992 el Director General de Encuentro Internacional "Cinco Siglos de Presencia Judía en América" y otros simposios internacionales. Además fue invitado a exponer en varios Congresos de EE.UU. en 3 oportunidades, España e Israel. Es colaborador permanente del matutino "La Nación" de Buenos Aires en temas judaicos. Sus ponencias fueron publicadas en la Argentina, Venezuela, los Estados Unidos, Israel, España y Holanda. Ha sido curador de varias exposiciones relacionadas con sobre temas judaicos, las que fueron presentadas en distintas ciudades latinoamericanas y en los Estados Unidos. (ver www.maimonides800.org.ar) Fue, además, Director Ejecutivo del ICAI (Instituto Cultural Argentino Israelí) y de FeSeLa (Federación Sefaradí Latinoamericana). Asimismo es autor del libro y el vídeo "Al Encuentro de la Novia" (programa multimedial sobre el Shabat y su práctica en el hogar).También ha dirigido y redactado los CD Rom Educativos Mekorot-Fuentes ll y Jaguim-Festividades.