16.4 C
Mexico City
viernes, diciembre 9, 2022
Inicio Autores Publicaciones por Kalóniko

Kalóniko

211 Publicaciones 0 COMENTARIOS

Kalóniko (Lupita Garnica)


Durante más de cuatro décadas fue la asistente personal del periodista mundialmente conocido Jacobo Zabludovsky. En ese tiempo aprendió la mecánica del periodismo, misma que aplicó a su afición preferida: investigación de la historia de la indumentaria. En Televisa creó y dirigió una serie de cápsulas acerca de la historia del traje, transmitida tanto en Televisa como Galavisión con cobertura internacional. Produjo un videocasete sobre la historia del traje con tres horas y media de duración.


En prensa publicó artículos acerca de la historia del traje ilustrados con diseños suyos en los diarios Novedades, Ovaciones, El Heraldo de México, Summa y colaboró en el periódico Reforma con una columna semanal que también fue subida a Internet con el título de Moda y Vanidad, durante más de diez años. Sus artículos fueron solicitados en las revistas: Varón, Vogue, Hombre Saludable, Voices of México (en inglés), la revista Carolina y la revista española Dunia.


Ha editado en México el libro “La historia del traje“ con Editorial Diana, ahora de Planeta, y en España “Caprichos de la moda“ con la Fundación Hispano-Mexicana Castilnovo, Madrid 2011. Libros inéditos: “Trajes típicos de las Américas“, “Diccionario del vestuario“ y “Así te ven, así te tratan“. Actualmente vive en Benidorm (Alicante) España y es coautora del blog:


www.kaloniko-nykur.blogspot.com


Diseñadora de modas, de todos sus dibujos y de las portadas de cuatro libros y un disco LP.

Artículos Publicados

La indumentaria según moda y vanidad: Romanos, 2da. parte

0
Moda y Vanidad, esos personajes etéreos que nos han acompañado desde el principio de los tiempos, continúan relatando lo más relevante de la historia de la indumentaria. Las dos se regocijan al máximo cuando...

La indumentaria según moda y vanidad: Romanos, 1era. parte

0
Los griegos sentían incomparable inclinación por las proporciones armoniosas y el uso moderado de la energía física. A los romanos, –comenta Vanidad con orgullo- por el contrario les impresionaba el tamaño, los grandes volúmenes...

El árbol de las maravillas

0
En el inicio de los tiempos, el Creador colocó a Eva y Adán ante un árbol que primero los proveyó de hojas de parra para cubrir sus desnudeces, y posteriormente del jugo de su...

La indumentaria según moda y vanidad: Etruscos

0
Moda y Vanidad se remontan a la época de la existencia de Etruria para relatarnos lo que sigue: cuentan que Etruria estuvo situada entre los ríos Tiber y Arno y los montes Apeninos en...

Esmeraldas

1
Desde hace más de cinco mil años las gemas o piedras preciosas han fascinado al ser humano. Las primeras que se conocieron son la amatista, el cristal de roca, la esmeralda, la turquesa, el...

La indumentaria según moda y vanidad: Griegos, 2da. y última parte

0
Si llamamos mini a las faldas que van por encima de las rodillas, podemos decir con seguridad que el ejército griego vistió minifalda en el siglo V antes de la Era Cristiana, y recurriré...

La indumentaria según moda y vanidad: Griegos, 1ra. Parte

2
El ser humano comenzó a cubrir su cuerpo por razones de pudor, pero al avanzar la civilización Helena, lo que taparon los antiguos, los modernos lo fueron descubriendo al darse cuenta de que poseían...

El país más seguro del mundo

1
He vivido en muchos lugares fríos, como Canadá, Alaska, Suiza, Alemania y en todos ellos he sentido siempre algo especial, pero jamás lo que siento cuando vivo en Islandia. Como la isla entera es producto...

La indumentaria según moda y vanidad: Egipcios

0
Después de que Moda y Vanidad, los dos seres etéreos que invaden nuestro espacio, hablaron del principio de la humanidad y su precaria vestimenta, nos relatan ahora, sin que yo lo haya podido comprobar,...

Pulcritud, aroma y traje: pilares de la coquetería masculina

0
La mujer centra su coquetería en la cara, en las manos, piernas, en la caída de ojos, la cabellera y, bueno, la verdad es que no centra en ningún punto su atractivo, sino que...