Decenas de personas introducidas recientemente en Israel en una operación secreta desde pueden haber falseado su ascendencia judía y exagerado el nivel de peligro que corrían, según se informó el domingo.

Una investigación de la Autoridad de Inmigración y Población planteó “serias dudas” respecto a la gran mayoría de un grupo de 61 etíopes traídos a Israel en los últimos meses, que podrían haber formado parte de una conspiración en la que estaba implicado un hombre que emigró de hace más de 20 años, informó Haaretz.

Los miembros de la comunidad implicada en el esfuerzo negaron las acusaciones, según el Canal 12 de noticias, que también publicó una evaluación del Consejo de Seguridad Nacional en la que se afirmaba que no había urgencia en los esfuerzos de transporte aéreo.

En las últimas semanas ha aumentado la presión sobre Israel para que lleve a unos miles de miembros de la comunidad judía de a Israel, a medida que la insurgencia de los rebeldes de Tigray se intensifica y se acerca a la capital, Addis Abeba. “Debemos seguir actuando para traerlos a Israel rápidamente”, dijo el presidente Isaac Herzog la semana pasada.

Desde que estallaron los combates hace un año, más de 2.000 han sido llevados a Israel en operaciones estatales, entre ellos el grupo de 61 que necesitó que los ministros firmaran su inmigración porque no forman parte de la comunidad judía, sino que solo reclaman raíces judías.

Aunque el plan para traerlos a Israel se elaboró durante el mandato del ex primer ministro Benjamín Netanyahu, fue el gabinete de su sucesor Naftali Bennett el que lo aprobó, informó Haaretz.

Tras ser llevados a Israel, los 61 fueron instalados en un centro de absorción en el kibutz Beit Alfa. Pero después de que algunos de ellos pusieran brevemente fotos en Internet, surgieron sospechas sobre sus antecedentes y la información que habían proporcionado a las autoridades israelíes, lo que llevó a los funcionarios de inmigración a ordenar una investigación más exhaustiva.

“Hay serias dudas sobre la relación de los peticionarios con la etnia judía a pesar de sus declaraciones juradas”, dice un informe de la Autoridad de Inmigración y Población, según Haaretz.

Miembros de la comunidad judía etíope sostienen fotografías de sus familiares frente a la Oficina del primer ministro en Jerusalén el 25 de noviembre de 2020, durante una manifestación en la que exigen traer a Israel a miles de sus hermanos restantes de Etiopía. (Menahem Kahana/AFP)

“La mayoría de los peticionarios no procedían de una zona de combate, como se afirma, y no estaban en peligro de muerte”, añade el informe, señalando que normalmente no habrían podido emigrar a Israel.

Las autoridades solo han podido confirmar la ascendencia judía de cuatro personas del grupo, dijo una fuente al periódico.

La investigación descubrió que la lista de nombres recopilada para el rescate procedía de un hombre que había emigrado a Israel desde en 1996. Según los informes de los medios de comunicación, el grupo traído incluye a dos personas que dicen ser sus hijos, su exmujer, que es cristiana, su marido y sus hijos y varias personas con las que trabajó en el pasado.

“Existe la sensación de que se trata de una conspiración para aprovecharse del sistema”, concluye la investigación.

Refugiados etíopes que huyeron de los intensos combates en su tierra natal de Tigray, cocinan su comida en el centro de recepción fronteriza de Hamdiyet, en el estado sudanés oriental de Kasala, el 14 de noviembre de 2020. (Ebrahim HAMID / AFP)

Sin embargo, fuentes dijeron a Haaretz que el grupo no será devuelto a Etiopía, sea cual sea la conclusión final.

Se cree que hay entre 7.000 y 12.000 miembros de la comunidad etíope que siguen esperando llegar a Israel, muchos de los cuales viven en la región de Tigray, el corazón del conflicto. Otros, que abandonaron sus pueblos hace años, se ganan la vida a duras penas cerca de los centros comunitarios judíos de la ciudad de Gondar y Addis Abeba. Muchos llevan décadas esperando para emigrar.

Sin embargo, un documento del Consejo de Seguridad Nacional fechado el 7 de noviembre y publicado por las noticias del Canal 12 afirmaba que unas 10.000 personas que esperaban la aclaración de su estatus para poder emigrar a Israel no corrían ningún peligro inmediato y que existía la “amenaza” de que los no judíos se colaran en Israel como refugiados económicos.

Soldados del gobierno etíope viajan en la parte trasera de un camión en una carretera que conduce a Abi Adi, en la región de Tigray, en el norte de Etiopía, el martes 11 de mayo de 2021. (AP Photo/Ben Curtis)

El memorando también afirmaba que incluso hablar de rescatar a los grupos podría ponerlos en peligro y sugería que se estaba fabricando una presión política para un puente aéreo.

“No es seguro que haya necesidad de transportar por aire a los que esperan una aclaración en este momento o en general. Llevar a miles de personas en espera de aclaración a Israel sería un error demográfico sin precedentes, y es innecesario y peligroso”, dice el documento.

La ministra de Inmigración y Absorción, Pnina Tamano-Shata, que es ella misma de origen etíope, dijo que el documento era “digno de ser arrojado al cubo de la basura de la israelí”.

“No se trata de una evaluación de seguridad, sino simplemente de un documento de posición política de actores políticos que intentan cerrar el rescate de los que quedan”, fue citada por el Canal 12.

También acusó al NSC de salirse de su carril.

Un miembro de la comunidad judía etíope asiste a un servicio religioso en la sinagoga de la ciudad de Gondar, Etiopía, el 27 de octubre de 2020. (Eduardo Soteras/AFP)

Mientras que los inmigrantes de la comunidad Beta Israel son reconocidos como plenamente judíos, los inmigrantes de pertenecientes a la comunidad más pequeña Falash Mura deben someterse a la conversión ortodoxa después de inmigrar. Los Falash Mura son cuyos antepasados se convirtieron al cristianismo, a menudo bajo coacción, hace generaciones. Unos 30.000 de ellos han inmigrado a Israel desde 1997, según la Oficina del primer ministro.

Como el Ministerio del Interior no considera a los Falash Mura como judíos, no pueden inmigrar en virtud de la Ley del Retorno, y por tanto deben obtener un permiso especial del gobierno para trasladarse a Israel.