Durante el mediodía del 10 de Av, fecha en la cual según el calendario hebreo se conmemora el aniversario del atentado terrorista contra la , la institución realizó, en el cementerio comunitario de Tablada, una ceremonia de recuerdo y elevación de las almas de las personas que fueron asesinadas en la masacre perpetrada 28 años atrás.

La ceremonia, que tuvo lugar en la parte nueva del cementerio, comenzó con el encendido de las velas en honor a las personas que perdieron la vida en el ataque, un emotivo momento que estuvo a cargo de los rabinos Benchimol y Zayat y de los hijos de Mirta Strier (Z”L), una de las 85 víctimas fatales del atentado.

“No solo rezamos por la elevación de sus almas, si no que les pedimos a ellos que recen por nosotros”, dijo ante los presentes el rabino Eliahu Hamra, quien fue el encargado de dar las palabras de bienvenida y de conducir la ceremonia de recordación.

Después del recitado de dos capítulos de Tehilim, el rabino Rafael Catan compartió el Kadish de duelo, en honor a todas las personas que fueron asesinadas, y el jazán Iosef Nacca entonó el Malé Rajamim, la oración por la paz de los difuntos.

La ceremonia coincidió con la conmemoración de Tisha b’Av, una jornada de intenso duelo para la comunidad judía.

“Exactamente un día como hoy, hace casi 2.000 años ardía en llamas nuestro Beit Hamikdash y exactamente un día como hoy, también ardía en llamas nuestra querida AMIA”, expresó Amos Linetzky, presidente de la institución a la hora de brindar su mensaje.

“Para honrar a nuestros caídos, tenemos que entender qué estamos conmemorando un día como hoy, 10 de Av. ¿Qué dicen nuestros sabios? Por qué se destruyó nuestro Beit Hamikdash? Por el odio gratuito. Ese odio gratuito entre hermanos fue el que causó la destrucción”, sentenció.

“Nos duele la impunidad. Nos duele la falta de justicia. No nos vamos a cansar de repetirlo. Cada año, sin que haya justicia, es más grave”, manifestó el presidente de AMIA. “Hay un consuelo que tenemos que tener: Ashem hace justicia. Si no lo vemos nosotros hoy, no significa que no exista”, agregó. “Cada gota de sangre es única para Ashem. Nadie se lleva una gota de sangre y queda impune. Podemos estar tranquilos de saberlo. Ashem hace justicia”, repitió.

Al finalizar la ceremonia, los presentes se dirigieron al sector donde se encuentran los fallecidos en el atentado, donde se colocaron piedras de recordación en cada una de las tumbas.

FuenteAMIA

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa embajada de Alepo en la colonia Roma
Artículo siguienteEl último judío de la “mellah” de Marrakech