Diario Judío México - Una pandilla de hooligans alemanes profanaron orinaron sobre el mundialmente famoso Memorial del Holocausto en el centro de Berlín en la víspera de Año Nuevo, luego de la fiesta de Fin de Año en la Puerta de Brandenburgo, según informó el medio israelí Arutz Sheva a partir de un video publicado en las redes sociales.

La Fiesta de Fin de año al aire libre de la ciudad alemana es una de las más grandes del mundo y atrae a más de un millón de personas. Mientras que la cerca de la policía de Berlín City rodeaba la enorme zona del festival en la Avenida del 17 de julio – la calle que conduce a la Puerta de Brandeburgo – no hubo ningún esfuerzo por a cerrar, o proteger, el Memorial del Holocausto.

blnk

El monumento se encuentra en las proximidades de la Puerta de Brandenburgo y está directamente al lado de una carretera que es una de las principales vías de entrada y salida en el festival.

El memorial del Holocausto criticado por algunos por su insuficiencia, se compone de miles de monolitos grises de hormigón rectangulares y cubre un área de terreno no mucho más pequeño que la Plaza Trafalgarde Londres. A pesar de que había una abundancia de oficiales de policía en el sitio, ninguno parecía estar patrullando el memorial. Incluso los dos agentes de seguridad que patrullaban cerca del monumento fueron incapaces de impedir las violaciones al monumento.

Como resultado, el memorial fue rápidamente invadido por un grupo de hooligans, muchos de ellos borrachos, que eran, en apariencia, de extrema derecha. Muchos de ellos se subieron a los monolitos – que representan las tumbas de los judíos asesinados de Europa – y saltaron entre ellos. En una muestra escandalosa, los matones se subieron y caminaron sobre la tumba simbólica de millones de judíos asesinados.

Numerosos juerguistas encendieron cohetes y petardos en el memorial o posaron para fotos en los monolitos, totalmente despreocupados acerca del carácter del lugar en memoria de los acontecimientos más trágicos y brutales de la historia europea. En el video se ve a uno de los hombres escalando uno de los monolitos más grandes del monumento y luego orinando a plena vista del público.