Mañana y el miércoles Umea, Suecia, llevará a cabo “Umea contra el nazismo”, un evento para conmemorar la Krishtalnajt, o la Noche de los Cristales Rotos, el pogromo masivo de 1938 contra los judíos austríacos y alemanes que es considerado el comienzo del Holocausto. Paradójicamente, los judíos no fueron invitados.

Los organizadores aseguraron que invitar a la comunidad judía de la ciudad representaba un riesgo de seguridad y podría hacer que haya manifestaciones antisemitas y antiisraelíes allí, como en otras ocasiones. “En los años anteriores hemos tenido muchas banderas palestinas en estas marchas e incluso un cartel en la que una bandera israelí fue igualada con una esvástica. La comunidad judía local no está invitada porque asumimos que estarían incómodos alrededor de este tipo de cosas”, expresó Jan Hagglund, organizador y miembro del Partido de los Trabajadores.

Los críticos aseguran que esta omisión se debe a que la multitud que sí fue invitada al evento es de la extrema derecha o antiisraelí, lo que crearía un ambiente que justificaría un “riesgo de seguridad”, informó el medio israelí Arutz Sheva.

Mientras tanto, la página de Facebook del evento parece haber minimizado el rol de la comunidad judía y apuntado hacia un mensaje más generalizado de tolerancia, no una oposición al antisemitismo. Al mismo tiempo habrá contramarchas para protestar contra esto, incluyendo la del trabajador municipal Anders Agren, quien invitó a la comunidad judía a una ceremonia que tendrá un encendido de velas y un momento de silencio.