El 21 de agosto pasado se cumplieron 60 años del fallecimiento de Arturo Wolfowitz, un activo miembro de la Comunidad Judía de México desde su arribo a México y hasta su muerte. Wolfowitz, nacido el 31 de julio de 1894 en Chelm (actualmente parte de Polonia), salió de su patria siendo todavía un niño, y viajó con su hermano Max Wolfowitz en busca de mejores oportunidades de desarrollo. Primero vivieron en Amberes, Bélgica, con su hermano mayor, Salomón, quien le enseñó a Max el oficio de tallador de piedras preciosas.

En 1908, Max se casó con Erna Peickert. Posteriormente, el matrimonio y Arturo viajaron hacia Estados Unidos para establecerse allí; pero ante las dificultades que tuvo Max para encontrar un empleo, trasladaron a México. Llegaron al puerto de Veracruz en 1909 y se establecieron en la Ciudad de México, donde Max enseñó a su hermano a tallar piedras preciosas.

Dado que en esta época no había muchas personas dedicadas a la reparación de joyería en la capital del país, los Wolfowitz encontraron una gran demanda de trabajo y en poco tiempo se hicieron de gran prestigio y dinero suficiente para abrir un taller de joyería.

En 1917, Max y su esposa regresaron a Europa, mientras que Arturo se quedó en México y continuó el negocio de tallador de piedras finas. En los años siguientes, realizó viajes a Bélgica (para visitar a su hermano Salomón) y hacia España, lugar donde vivió un tiempo su hermano Max y donde conoció a María Mueza, quien se convirtió al judaísmo y contrajo matrimonio con Arturo.

Posterior a esta unión, Arturo Wolfowitz tuvo una activa participación en la vida comunitaria en México, y fue presidente del Comité Central Israelita de México (CCIM, por sus siglas; y ahora denominado Comité Central de la Comunidad Judía de México,  CCCJM) en cuatro ocasiones: de 1940 a 1941, de 1942 a 1943, en 1944 y en 1948. También participó en actividades relacionadas con su cargo en el Comité en Beneficio de la Comunidad Judía.

Una de sus labores más destacadas dentro del CCIM fue la reestructuración del Comité de  antidifamación, que fue creado para elaborar un plan de acción ante las crecientes expresiones de antisemitismo que se manifestaban en la prensa nacional e instituciones como Vanguardia Nacional Mexicana o el Partido Nacional de Salvación Pública. Asimismo, participó en mítines en contra de las atrocidades cometidas por los nazis.

Entre las actividades realizadas durante su gestión, destaca la inauguración de la Escuela Secundaria “Albert Einstein” (construida por Vladimir Kaspé, arquitecto judío nacido en Manchuria y nacionalizado mexicano) el 28 de junio de 1948, como parte del compromiso del CCIM con el programa de desarrollo educativo impulsado por el gobierno de Miguel Alemán Valdés en 1947. El 6 de octubre del mismo año, Arturo Wolfowitz rindió un informe al CCIM sobre la reunión que sostuvo con el profesor Albert Einstein, a quien entregó un álbum con fotografías de la escuela. A su vez, se tomaron varias fotografías de la reunión de Wolfowitz y Einstein, algunas de las cuales se  encuentran en el archivo del CDIJUM, incluyendo una que está firmada por el científico.