Cuando estuve en Nepal y dije que soy argentino, me respondían preguntando: ¿Maradona? Terminé respondiendo que es mi primo. Nepal es un país pobre y mi hija me dijo que le recordaba Bolivia, eso antes de Evo Morales.

Miles de mensajes entraron por todos los canales a mi computador, anunciando la tragedia que  tiene el mundo al desaparecer el héroe. Había mensajes a favor y en contra, cada uno encontraba sus razones y todas creo son absolutamente aceptables, pues en cada uno Diego despertaba algo. Personalmente me despertaba lástima.

Y en cuanto si era el mejor del mundo, le dejo el micrófono a expertos. Para mí fútbol siempre fue un juego de equipo y no de individualidades.

Maradona tenía manifestaciones políticas y no sé hasta cuanto tenía conocimiento de las causas, sin duda era coherente y siempre se identificaba con los débiles. Lamentablemente la droga lo liquidó y eso impidió que aporte para superar o intentar superar la grieta argentina intentando que todos pongan el hombro. Aparentemente la admiración por él y el empuje que tenía en la cancha, eran condimentos básicos indispensables.

Si no me equivoco ya en el año 1991 estando en Nápoles se supo  de su adicción. Los mensajes de condolencias de los políticos, como en otras oportunidades, me parecen fuera de lugar. Tomemos por ejemplo los provenientes de Israel. Al presidente Rubén Rivlin le creo, al fin y al cabo, fue presidente del club Betar Jerusalem. Al primer ministro Benjamín Netanyahu no le creo, como no le creo nada, pues todo aquel que se manifiesta a favor de los palestinos es calificado como antisemita, antisionista, negador del holocausto, etc. Y el famoso 10 tuvo el atrevimiento de manifestarse a favor de los palestinos.

Y... se podría continuar.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa Nueva Caballería Andante. Capítulo 10
Artículo siguiente"Vemos el mundo una vez, en la infancia, el resto es memoria"
Julio Ioseph May (Yossi) nació en Entre Ríos, Argentina. Es Contador Público de la Universidad de Buenos Aires. Desde 1973 viviò  en el Estado de Israel y a partir de febrero 2014 reside en Barranquilla, Colombia. En vistas a la tercera edad comenzó a practicar su sueño de escribir que lo acompañó desde chico.Participa activamente en variados grupos literarios del internet. Comparte publicaciones de cinco antologías: De Paz y De Guerrasy Lazos Umbilicales publicadas en Israel en 2007, "primer antología" de Muestrario de Palabras (2007) y Libro del Haiku, Ediciones Artesanales Santoamor (2008) ambas en Buenos Aires. Pensamiento Antologico Universal, La poesia purifica la vida humana, Congreso Universal de Poesia Hispanoamericana, publicada en Mexico 2010. La revista virtual Palabras al Sol publicaba regularmentecuentos y poemas de su autoría. Su preferencia es la narración.