LA CUEVA DE BRUNETE, CUNA DE LA RECONQUISTA.

La Belleza no se causa, es.

Persiguela y se acaba.

No las persigas y permanece.

Emily Dickinson.

Cantando la pena, la pena se olvida.

Manuel Machado.

Nunca es más grande el hombre que cuando está arrodillado ante Dios

Blaise Pascal.

El aplastante triunfo de Isabel Diaz Ayuso, Presidente de la Comunidad de Madrid y entusiasta amiga de Israel, es el comienzo del fin del socialcomunismo en España.

Espejo

A las Damas de la Nueva Caballería Andante, Dulcinea María y Renata Babic.

*********************

Llegado este momento en la de la Caballería Andante, se hace necesario hacer un inciso sobre la cueva de Brunete, que según el pergamino, donde a plumilla hizo copia de tal enigmática novela, don Rodrigo de Valencia, amigo de la unificación y descendiente de la línea sanguínea del Cid.

En el pergamino original había símbolos que nuestro amigo don Rodrigo también recogió, pero que forman parte de la Ciencia de la Caballería Andante. Así narra que una tarde de verano, don Antonio de Quintana de la Serena, Gran Maestre de la Nueva Caballería Andante, y según cuentan las crónicas el mejor peleador con la espada y la pluma, encontró una cueva en Brunete en la que en la entrada estaba el lema grabado:

Vencer o morir. Posteriormente se han escrito muchas leyendas, pero muy pocos han podido entrar en ella, cada treinta años entra uno solo y está custodiada por todos los difuntos y combatientes y sólo el que es elegido la encuentra.

Allí se entra pero es muy difícil salir, hay que enfrentarse a todo tipo de criaturas y ser capaz de dominar a las fieras y dragones. Así cuentan las crónicas que el que conseguía salir vivo de la cueva de Brunete, se había convertido en un verdadero Caballero Andante, capaz de enfrentarse a las más adversas situaciones. Con el mismo lema que los espartanos se cuenta que al igual que ellos, cada Caballero Andante valía por mil soldados del ejército contrario.

Las pruebas para salir vivo de la cueva eran terribles, físicas, mentales y emocionales y aún otras innombrables.

La Santidad los llamaba cuando las sombras eran terribles y ningún soldado podía hacerlas frente, por eso ver a un Caballero Andante siempre fue algo muy excepcional, porque sólo eran llamados en situaciones extremas.

Eran tan fieros que hasta la noche temblaba al oírlos.

Les dejamos tal cual el discurso escrito del Gran Maestre sobre la cueva de Brunete, cuna de la Reconquista.

La cueva de Brunete, sitio de gran irradiación espiritual y olores salutíferos, desde donde los dos Caballeros Andandes arrancan y emprenden la reconquista de España, Occidente y el mundo entero, combatiendo los totalitarismos y a abigeos y protervos de toda laya y condición que desparraman bilis y venenos por donde estén y vayan.

Brunete será la Covadonga nuestra, como aquella cueva asturiana fue el origen de la lucha contra los sarracenos, que invadieron Sefarad España, hasta que fueron expulsados de la península ibérica. Brunete   con Madrid serán la tumba del  socialcomunismo en el continente europeo, y después del resto del orbe, ésta será la hazaña que llevarán a cabo con ímprobos esfuerzos los Caballeros Andantes, la mayor hazaña de todos los tiempos y que los vates cantarán en siglos venideros…

Prosiguió el Gran Maestre, nosotros culminaremos tan gloriosa gesta, y en ella el genio de Israel estará como parte esencial de nuestra victoria contra los hijos de las tinieblas, que derrotados, cederán el sitio a los hijos de la luz que al final descansarán en el regazo del Eterno y para siempre.

Así concluyó el extremeño y Gran Maestre de la Nueva Caballería Andante, don Antonio de Quintana, mirando el hermoso bordado con su nombre en un pañuelo que les habían hecho sus Damas a los dos Caballeros Andantes.

ANNO TEMPLI CMIII
BRUNETE-MADRID.
Mayo de 2021 – Siván 5781

3 COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa depresión y la angustia después de la pandemia
Artículo siguienteAsí comienza “El pintor de Auschwitz” de Jacobo Celnik