Diario Judío México - El Project Interchange busca mostrar a Israel con sus virtudes, sus problemas, sus retos y dar una imagen objetiva y compleja de la realidad israelí, así también como la dinámica regional en la que vive, para así ofrecer una visión completa del Estado Judío. Es por esto que la visita incluyó un encuentro con líderes palestinos en Ramala y una reunión con el primer ministro Benjamín Netanyahu sobre las relaciones crecientes entre Latinoamérica e Israel, el terrorismo, y el reconocimiento de Jerusalem por parte de EEUU, entre otros.

La delegación estuvo integrada por el senador uruguayo Luis Lacalle Pou; y por el lado de Argentina, el senador Rodolfo Urturbey, el auditor General de la Nación, Jesús Rodríguez; el diputado Marco Lavagna; el senador Omar Perotti; y el jefe de Relaciones Externas del Grupo Clarín, Jorge Rendo.

-En el marco del 70 aniversario, han hecho una importante visita con referentes latinoamericanos. ¿Qué significa para el Comité Judío Americano este viaje?

Esto se enmarca dentro de un Instituto del American Jewish Committee llamado Project Interchange. El mismo existe hace casi 35 años y hemos llevado a 7 mil líderes de opinión a Israel. Nuestro instituto Latino y Latinoamericano generalmente realiza cinco viajes al año, tres de América Latina y dos de la comunidad hispana de Estados Unidos. Las comunidades judías de la región son socias en la organización, implementación y seguimiento de dichos viajes.

Hace dos semanas viajo un grupo de senadores de Brasil, una iniciativa de CONIB y Ajc. Y la semana pasada, se trato de una delegación de legisladores y líderes comunicacionales de Argentina y Uruguay. Dentro de poco vamos a mandar un grupo de congresistas chilenos y de líderes políticos hispanos.

El ultimo viaje lo hicimos en conjunto con AMIA, que es nuestro socio institucional y con quien ya hemos hecho varios viajes de distintos referentes políticos y sociales y de medios de comunicación. Es muy importante presentar de primera mano lo que está pasando en Israel, los desarrollos, los desafíos, el contexto. De hecho, también estuvimos en Ramala con líderes palestinos, nos reunimos con Benjamín Netanyahu y mantuvimos una conversación muy interesante sobre las relaciones crecientes entre Argentina e Israel y America Latina en general. Justo este viaje se dio cuando ocurrió lo del drone iraní en territorio israelí, por lo que fue muy aleccionador para los participantes vivirlo de primera mano.

-¿Cuáles fueron los objetivos principales de esta visita?

El objetivo es que ellos pudieran experimentar de primera mano lo que es Israel y se dieran cuenta de que la realidad es muy compleja. No se puede reducir a blanco o negro y que se tiene ser cuidadoso en los juicios emitidos. Todos estuvieron de acuerdo en que la única manera es a través de experimentar Israel con los sentidos, hablar con la gente de la calle y líderes de opinión y apreciar los distintos puntos de vista para formar un criterio amplio de la situación en Israel y en la región.

-¿Cómo fue el encuentro con el primer ministro Benjamín Netanyahu?

Fue excelente, muy cordial. Él fue muy elogioso en términos de su visita a Buenos Aires y de la relación con la comunidad judía, todo el potencial que existe con Argentina. Nuevamente se mostró sorprendido de que, a lo largo de 70 años, no había habido ningún primer ministro que hubiera visitado la zona y bueno, Argentina tenía que ser el primer destino por tener la comunidad más grande de América Latina. Por otro lado, también se refirió a los peligros de Venezuela, toda la cuestión del terrorismo, los retos que comparte América Latina con Israel, y por último, habló también sobre el reconocimiento de Jerusalem por parte de Estados Unidos y de la esperanza de que otros países se sumen a esta iniciativa.

-Hace poco tiempo, el primer ministro de Israel visitó Latinoamérica, demostrando que, de alguna manera, Israel empieza a mirar fuertemente la región. Esto enlaza con la importante tarea del AJC. ¿Cómo ve usted la relación entre la mirada de Israel hacia Latinoamérica y la importante tarea que hace su organización?

Con toda modestia puedo decir que AJC ha estado realmente al frente fomentando lazos cada vez mas estrechos en las últimas siete décadas, inclusive en los momentos más bajos en las relaciones, siempre sostuvimos que América Latina tiene que ser una prioridad para Israel. En América Latina también enfatizamos cómo Israel tiene muchísimo para ofrecer y sobre lo valores compartidos. Nosotros consistentemente tratamos de jugar un rol constructivo, buscando esos resquicios de colaboración, repito, inclusive en los momentos más bajos de las relaciones, construyendo puentes a todo nivel.

AJC y nuestro Instituto no únicamente se enfoca en las relaciones entre Israel y Latinoamérica, sino también con Estados Unidos, el cual es muy importante como un referente hemisférico y global de primera línea. Nos da muchísimo gusto que ahora la relación entre Israel y America Lat6in esté en el momento en el que está, y creemos que hay que potenciarla aún más. Nosotros continuaremos trabajando para fortalecer esos nexos.

-¿Dónde se encuentra en este momento focalizada la actividad del AJC para este 2018?

En 2018, AJC estará llevando a cabo su Foro Global anual en Jerusalem, generalmente se realiza en Washington, donde estaremos congregando a más de mil líderes de comunidades judías de todo el mundo celebrando el 70 aniversario del establecimiento de Israel y exponiendo a los participantes a los inmensos logros de Israel en estas décadas así como sus desafíos. Continuaremos, a través de nuestras 22 oficinas en EU y 10 en el mundo, con nuestra labor de diplomacia global construyendo puentes domésticos, hemisféricos, globales y transnacionales a favor de Israel, del bienestar de las comunidades judías alrededor del mundo y de las causas de la democracia y los derechos humanos.