El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, visitó esta semana Israel y se reunió con el presidente Reuven Rivlin y el primer ministro Benjamín Netanyahu. Luego de esos encuentros, mantuvo una entrevista exclusiva con Agencia AJN para evaluar los resultados de la visita.

Además, Almagro visitó el Yad Vashem (Museo del Holocausto) y rindió un homenaje a las víctimas.

Asimismo, se reunió con el director político del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel; el parlamentario israelí Haim Yelin y el director general adjunto para América Latina y el Caribe de la Cancillería israelí, Modi Ephraim.

-¿Cómo se generó la posibilidad de hacer esta visita a Israel?
-Es una visita que se venía trabajando desde hace tiempo, en función de los contactos frecuentes que mantenemos con el Estado de Israel como observador permanente la OEA y en el marco de los múltiples esquemas de cooperación que tenemos. Estos contactos fueron de ida y vuelta y en su momento se cristalizaron en la invitación para visitar el país.

-La agenda fue muy importante: el recorrido al Yad Vashem y las visitas al presidente y al primer ministro israelí. ¿Qué temas se abordaron en cada una de las visitas?
-Los temas abordados con el presidente tuvieron que ver con una presentación y actualización que él nos realizó sobre la situación del conflicto (palestino-israelí). Puntualmente, destacó los esfuerzos de Israel de generar vínculos de cooperación, inclusive con la zona de la Franja de Gaza, tratando de fortalecer relaciones que puedan permitir ir superando y dejando atrás esa situación. Hemos conversado también de los diferentes programas de cooperación de la OEA con Israel, como hemos venido trabajando en este tiempo. Nos animan los mismos principios y valores de respeto a la democracia y los derechos humanos.
En la reunión con el primer ministro, también nos hizo una actualización de sus esfuerzos particulares de mejorar las relaciones con el mundo árabe. Nos pareció positivo. Comentó su intención de trabajar más cerca de Latinoamérica, generando espacios de cooperación con los diferentes países de la OEA. Por ejemplo, en temas de agricultura, irrigación y manejo de agua, como también innovación, capacitación, ciencia, tecnología y temas de seguridad, como el combate al cyber-terrorismo.

-Netanyahu hace un año afirmó que Latinoamérica iba a empezar a ser muy importante para el Estado de Israel. ¿Qué significa esta coincidencia entre su encuentro y la programación de un viaje del primer ministro a México y Argentina?
-El primer ministro israelí le da importancia a la relación con Latinoamérica, con las visitas agendadas para el mes de septiembre a la Argentina y México. Creemos que serán puntos altos en la relación del Estado de Israel con nuestro continente. Firmamos una declaración conjunta que nos va a permitir mecanismos de cooperación y desarrollo de programas y proyectos.
Los esfuerzos están coordinados y vinculados entre sí. Nuestra presencia puede verse como el interés que Israel tiene sobre nuestro continente. Comparte principios y valores comunes, democracia y derechos humanos, además de la preocupación del flagelo del terrorismo y los temas de seguridad. De esa manera, nos enriquecemos del conocimiento y la eficiencia que generó Israel en este último tiempo. En el marco de políticas de desarrollo, nos interesa una cooperación más estrecha en materia de educación: es para nosotros fundamental. Agricultura y capacitación empresarial son fundamentales para generar oportunidades de despegue económico.

-Así como Latinoamérica es importante para Israel, ¿por qué Israel es importante para Latinoamérica?
-Israel es importante para nuestro continente porque el trabajo y la dedicación de las comunidades judías en los países de la región ayudaron a mejorar la calidad de vida y el desarrollo en nuestros países. Nuestra visita nos revive cosas importantes: la espiritualidad que emana desde Israel como principios y valores culturales que tenemos los latinoamericanos. El trabajo conjunto ha ido fortaleciendo vínculos con el Estado de Israel y creo que las oportunidades a futuro de trabajar juntos son muy altas. Tenemos que trabajar y generar mejor conocimiento de la región por nuestra parte y explicar mejor la situación de Israel, las sensibilidades para el país y el conflicto. A partir de lo que significa Israel en variables de trabajo, debemos seguir fortaleciéndolas a través de programas y proyectos como estamos haciendo.

-Usted hizo declaraciones sobre el tema de la triple frontera y Hezbollah. Netanyahu estará viajando a la Argentina, lugar incipiente para los atentados que hoy se ven en todo el mundo. ¿Cuál es su reflexión al respecto?
-Nuestro continente ha sufrido atentados de los más graves que ha tenido el mundo: contra la embajada de Israel, contra la AMIA y la destrucción de las Torres Gemelas. En Argentina es importante fortalecer la cooperación en la lucha contra el terrorismo para prevenir. Eso requiere de mucha inteligencia. Israel ha desarrollado la misma, es el país experto en el mundo en prevenir ataques terroristas y la cooperación en ese campo es fundamental. La renuencia que han tenido países como Irán y mismo Hezbollah para ayudar a esclarecer los atentados coloca un marco sobre ellos.

-¿Qué pudo disfrutar y que se lleva de este viaje a Israel?
-Me llevo cercanía, amistad y el espíritu fortalecido, además de las ganas que tenemos ambas partes de trabajar juntos. Eso es lo esencial en una relación bilateral: el actuar de buena fe y tratar de fortalecer los vínculos. Todo procurando potenciar estas capacidades de uno y otro y enriquecernos de las experiencias desarrolladas por parte de Israel.