Horas después de llegar hoy al aeropuerto de Ben Gurion, Neda Amin, una periodista de origen iraní que temía ser deportada a su país natal, agradeció al gobierno israelí por otorgarle refugio y añadió que tiene “raíces judías” y que le gustaría vivir en Israel.

Durante una conferencia de prensa en las oficinas de The Times of Israel en Jerusalem, Neda Amin describió su angustia mientras temía que Turquía, donde había vivido como refugiada desde 2014, la deportara de regreso a Irán.

Luego de escribir críticamente sobre el régimen para un sitio web israelí, Neda Amin temía ser detenida, torturada y que su vida hubiera estado en peligro si la obligaban a regresar a la República Islámica.

“Estoy muy feliz. Israel es mi país”, expresó en inglés, y agregó que finalmente se sentía “segura”, porque nadie quiere atacarla o arrestarla.

Neda Amin, de 32 años, señaló que no tiene planes inmediatos, pero indicó que buscaría el estatus de residencia permanente o la ciudadanía.

“Mientras tanto, estoy a salva, fui rescatada”, expresó en persa, hablando a través de un traductor. “Si las autoridades israelíes me dan permiso, me encantaría vivir aquí, con todo mi corazón y alma. Si no, respetaré su decisión.”

Neda Amin explicó que la madre de su difunto padre era judía y que siempre sentía simpatía hacia Israel y la religión judía.

“Según la ley judía, mi padre es considerado judío, pero según la ley musulmana, mi padre es considerado musulmán. Pero mi padre no creía realmente en el Islam, así que también aprendió sobre el judaísmo”, relató.