Diario Judío México - Hasta el anochecer de hoy, jueves, los judíos de todo el mundo celebrarán Purim, una festividad de alegría, banquetes y disfraces.

Purim recuerda cuando la Providencia Divina y el compromiso de la reina Ester y su tío, Mordejái, impidieron la aniquilación de todo el pueblo en la Persia del 1356 AEC (el año judío 3405).

Las costumbres de Purim (suertes, plural de “pur”) incluyen la lectura en voz alta de la meguilá, un pergamino escrito a mano que relata la historia, al caer la noche y en la mañana siguiente, para que todos la escuchen y hagan ruido con matracas o lo que fuera hasta hacer inaudible el nombre de Hamán; entregar “Matanot laebionim” (regalos para los necesitados) a dos personas diferentes, que pueden ser algo comestible, o dinero para comprarlo, y una generosa caridad; enviar “Mishlóaj manot” (al menos dos alimentos) a amigos y familiares; y regocijarse en un banquete especial, cuyos participantes estén disfrazados.

En el video se puede observar cómo los residentes de Jerusalem hacen cola para conseguir sus disfraces.