Hytham Harara stands in front of his Gaza City home, which was recently rebuilt after being completely destroyed in the 2014 war between Hamas and Israel. Around half of the tens of thousands of homes that were somewhat damaged have been repaired. Perhaps 1,000 of the more than 10,000 destroyed homes have been rebuilt in Gaza, which has suffered from multiple conflicts over the past 15 years.

Emily Harris/NPR

Hytham Harara is happy to show off his family’s freshly rebuilt home in Gaza City’s Shujaya neighborhood, one of the areas badly battered in the 2014 war between Israel and Hamas, the militant Islamist group that runs the Gaza Strip.

The outside of the house is painted buttercream yellow, trimmed with red and tan. Inside, there’s an artistic stone inlay on the floor of the living room, a stylized nightingale mural on one wall, and ornate wooden doors. They create a world far removed from much of the rubble that remains just outside.

“My father likes a house that is beautiful and relaxing to live in,” says Harara, 21, the second-eldest son and an English literature major at Gaza’s Islamic University.

The family returned home a couple months ago, after a year-and-a-half crammed into a rental across town. But rebuilt homes in this area are just dots among bombed out shells and stalled construction starts.

Gaza is rebuilding yet again. Even since the Palestinians launched an uprising in 2000, this small, poor coastal territory has gone through a recurring cycle of destruction and rebuilding.

Fighting between Palestinians and Israel leads to widespread damage. Then reconstruction money comes from abroad, leading to limited rebuilding. Then there’s another round of fighting. Gaza is once again in rebuilding mode, and residents are hoping this time it will last.

Here’s a look at the current dynamics in Gaza’s reconstruction — and the chronic problems that emerge every time it attempts to rebuild.

Hytham Harara, 21, sits with his little brother in their recently reconstructed home in Gaza City. The family returned home a couple months ago, after a year-and-a-half crammed into a rental.

Emily Harris/NPR

Qatar Moves Quickly

The Gulf state of Qatar has the best track record so far of rebuilding homes destroyed in the 2014 war.

Qatar pledged $1 billion to help rebuild Gaza, and a portion of that was allocated to reconstruct 1,000 demolished homes. According to Ibrahim Hamdona, a member of the board overseeing the Qatari work in Gaza, those 1,000 homes are completed. A Palestinian Authority employee monitoring progress puts the Qatari home completion rate lower, around 60 percent finished, but on the fast track.

Qatar has managed the unusual trick of having good working relations with both Hamas and Israel.

Qatar is close to Hamas, and has special permission from Israel to bring in construction materials for a variety of public works projects, from road rehabilitation to a new hospital. Qatar also maintains a large office in Gaza, staffed with engineers and project managers. A special Qatari ambassador to Gaza is allowed to travel from Qatar through Israel periodically to oversee progress.

Hytham Harara’s family got on the list of homes being rebuilt by Qatar, and he says that’s the only reason his family’s home is done while others wait.

A view of Gaza City’s Shujaya neighborhood shows this rebuilt home surrounded by others that were destroyed in 2014 and have not yet been reconstructed.

Emily Harris/NPR

Kuwait, Not So Fast 

Kuwait is also a major donor to Gaza reconstruction, pledging $200 million for rebuilding projects including 2,000 homes.

But no Kuwaiti funds have yet been disbursed. And if Qatar has become the poster child for successful homebuilding in Gaza, being put on the Kuwaiti list means to many, to wait.

Hassan Faraj and 11 members of his family moved back to their severely damaged home on the eastern edge of Shujaya four months ago. There is no running water. Sewage empties into the yard. The main entry hall serves as a makeshift kitchen. The living room is a bedroom for multiple family members. The door to the pre-war kitchen opens onto a room with no walls and a perilously sagging concrete ceiling. Half of the first floor and most of the second are uninhabitable.

The family paid for essential repairs out of their own budget – rehanging doors, repairing windows, rebuilding walls that could be patched with cinderblocks.

Faraj says he doesn’t know how he wound up slated for Kuwaiti assistance.

“We don’t know how it works,” he said. “People who are lucky are under Qatar. They’ve rebuilt. We are waiting.”

But despite on-the-ground frustrations, it’s not fair to blame Kuwait, says Bashir al-Reyyes, the Palestinian Authority’s general coordinator for Gaza reconstruction. He says it was clear from the beginning Kuwaiti funds would take time to come through.

“It’s the first time in history the state of Kuwait is paying $200 million directly through the [Palestinian] government,” Reyyes said. “Kuwait goes step by step. It’s not the usual kind of Arab money I call ‘dump and go.'”

Palestinian official have announced that Kuwaiti funds for about 1,100 homes will be disbursed later this month.

Hassan Faraj in the backyard of his damaged home in Gaza City. The 11 family members moved back in four months ago, though it’s still not clear when the family will receive money to repair the damage.

Emily Harris/NPR

The U.N. Bureaucracy

The United Nations Relief and Works Agency has a huge operation in Gaza and has undertaken a much broader effort than Qatar or Kuwait.

UNRWA was created in 1950 and has been assisting Palestinian refugees in several countries in the Mideast. Among other rebuilding projects, UNRWA is managing the disbursement of donor funds to repair or rebuild more than 140,000 homes. That’s 80 percent of the total homes damaged or destroyed in the 2014 war.

“They could have just had the windows blown out, a few cracks, or they’ve got more structural damage, or they’ve been totally destroyed,” says Melinda Young, UNRWA’s deputy director for programs in Gaza.

Funding has been slow coming, but by the end of March, UNRWA says all the evaluations of homes needing repair have been completed, and more than half of the families needing minor repairs to their homes had received all their allotted funding to complete those repairs.

Major repairs have been less well funded, and out of the 7,400 totally destroyed homes on UNRWA’s list to be rebuilt, 60 are done and funding is available for nearly 2,000 more.

Complicated Politics

With so many players involved, it took nearly a year to get a system in place to move massive amounts of construction materials into Gaza.

Israel, for example, does not allow certain reconstruction materials into Gaza, including wood planks thicker than one millimeter and some adhesives, out of concerns they could be used for military purposes.

All materials enter from Israel, through one crossing point. Security checks add time to transfers. And UNRWA’s Young says the capacity for the crossing has not yet been truly tested, since slow funding means demand for materials has not peaked.

Last week, Israel said Hamas had gotten its hands on cement that was intended for approved reconstruction in Gaza. Israel has frequently warned Hamas uses cement to rebuild and fortify tunnels designed to allow militants to enter Israel. So Israel barred cement from entering Gaza through the special mechanism set up after the war. But specific exceptions were made so cement can still be brought in for home reconstruction managed by the UN and Qatar.

According to the World Bank, which tracks the promises of assistance made by international donors in October 2014, after the war, only 40 percent of pledges had been disbursed by the end of February 2016.

Much of that goes for assistance other than housing. But the gap between need and funding for housing is wide. UNRWA’s Young says the agency’s entire caseload of homes needing repairs – anything short of complete reconstruction – could be cleared in six months if the money was there. She estimates the need at about $400 million.

“That’s tens of thousands of people,” Young says.

During the 2014 pledging conference, some donors expressed a reluctance to give because they had contributed to Gaza reconstruction after earlier conflicts only to see more infrastructure destroyed. UNRWA is still seeking $28 million to cover housing needs created by previous wars.

 

Vivir como un (pequeño) dios en Gaza

El error común es pensar que Gaza está en ruinas. Si bien es cierto que Hamás repetidamente dirige los fondos destinados a la población civil palestina para las actividades terroristas en su lugar, al mismo tiempo en Gaza se han construido algunas áreas hermosas.

Un nuevo video de Hamas – producido para las próximas elecciones locales – muestra a Gaza como un lugar de impresionantes edificios, nuevos barrios, parques amplios, lagos, plazas, el sol inunda las playas y la gente sonriente sostiene carteles que dicen: “Gracias a Hamas.”

El mundo tiene que dejar de pensar en Gaza como un lugar pobre y descuidado.

Al mismo tiempo, tenemos que presionar a Hamas para poner fin al robo de la ayuda humanitaria que entra, para que toda Gaza sea como este propagandístico vídeo.

https://unitedwithisrael.org/es/video-la-franja-de-gaza-en-imagenes-que-los-medios-de-tu-pais-nunca-te-mostraran/

“Yo lo puedo pasear un día por la Franja de Gaza y usted no verá pobreza”, promete Abu Ahmed. Este empresario, de 70 años, formaba parte en el pasado del 15 por ciento de ricos en la Franja de Gaza, antes de que Israel impusiera en junio de 2007 un bloqueo.

Hans Dahne, de la agencia DPA reporta:

“Actualmente sólo un cinco por ciento son ricos y yo estoy en la bancarrota”, dice Abu Ahmed lacónico. Pero, en este mar de pobreza, quien conoce todas las pequeñas islas, en las que uno puede pasarlo bien.

El día comienza en un supermercado en el lujoso barrio de Rimal. Una mujer llegó en coche con chófer, hace rápidamente unas compras. Comparado con los estándares occidentales, la oferta es más bien escasa. Pero si se tiene en cuenta la vida diaria de los palestinos, se trata de un paraíso, compuesto por fideos, salsas, carne, queso y barras de chocolate.

Dando vuelta la esquina, en el Fashion City Center, los maniquíes visten “alta costura”. Sin embargo, todas las clientas saben que aquí no hay vestidos originales importados de Milán, París o Nueva York. De estas ciudades sólo proceden los modelos, que son cosidos en Gaza.

Desde el lujoso barrio de Rimal hasta el campamento de refugiados Shaati se llega en automóvil en menos de cinco minutos. Los ricos se pierden en esta zona pobre sólo una vez al año. Durante el mes de Ramadán, reparten alimentos y carne.

Pero el agradecimiento es limitado. “Los ricos sólo quieren dar la impresión de que son buenas personas”, sostiene Abu Taisir.

Entre los 50.000 palestinos en el campamento de refugiados vive un famoso de primera categoría: Ismail Haniya, el jefe de gobierno de la Franja de Gaza nombrado por el grupo radical islámico Hamas. Su casa en el paseo marítimo está tan deteriorada como todas las otras. Haniya gana, según datos oficiales, 4.000 dólares por mes.

La mayoría de sus vecinos tienen que arreglárselas con menos de dos dólares por día. Un 80 por ciento de los 1,5 millones de palestinos en la Franja de Gaza sobreviven sólo gracias a la ayuda internacional.

“Haniya cree que puede engañar a su propia gente. Él es millonario. Podría vivir en un palacio”, comentó un habitante sobre la presunta modestia del líder de Hamas.

¿Quiénes son los nuevos ricos en la Franja de Gaza? En primera línea están los dueños de los alrededor de 1.000 túneles usados para contrabando, que pasan por debajo de la frontera con Egipto. Además, aquellos que lograron ingresar en la cadena de aprovechamiento de los túneles, desde los que cavaron en la tierra hasta los comerciantes, explica el asesor económico Omar Shaaban.

Y también ganan dinero aquellos que eran el primer objetivo de Israel cuando impuso las sanciones: la organización Hamas, que gobierna la Franja de Gaza. Ella cobra impuestos sobre todos los bienes que entran en la zona de contrabando y además posee túneles propios. “Hamas tiene mucho dinero en efectivo”, indica Shaaban.

No es secreto en Gaza que Hamas realiza grandes inversiones gracias al dinero negro. Un club como el Al-Bustan (el jardín) situado a orillas del mar Mediterráneo, que posee una piscina, parece un oasis en un mundo inhóspito. La crisis tiene otra apariencia.

“La economía del túnel es una de las más dañinas para la sociedad palestina”, opina Shaaban. “Algunas personas se hicieron pobres en un plazo de una hora y otras ricas en unos pocos meses. Yo tuve que trabajar 20 años para construirme una casa”.

Para Shaaban también hay un cambio de valores: “Antes uno no podía encontrar a nadie que condujera un automóvil de 100.000 dólares. Eso no era aceptado por la sociedad”. Actualmente hay varias personas que poseen más de 100 o 200 millones de dólares.

Pero también los más adinerados chocan con límites. Las ofertas para el tiempo libre son escasas. Hamas, por ejemplo, prohibió los cines. Aún así, el club de equitación Al Faisal, en el sur de Gaza, es un sitio elegante para la noche, cuando cede el calor.

“Tenemos 35 caballos. Antes de que Israel relajara el bloqueo, trajimos de contrabando a los potros desde Egipto por los túneles. Ahora podemos usar de nuevo los pasos fronterizos con Israel”, indicó el director Hisham Taha.

Al final del día, quienes quieren ser vistos cenan en el club Roots. La chef Mona Ghalayeeni, de 39 años, disfruta fumando una pipa de agua mientras enumera a sus clientes más famosos: el influyente jefe del servicio secreto egipcio Omar Suleiman, el ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Bernard Kouchner, y la jefa de la diplomacia de la Unión Europea Catherine Ashton.

Pero aún para las personas como Mona, no todo es perfecto. Por un lado tiene la permanente preocupación de los extremistas islámicos. Por otro lado, Israel le prohibió el ingreso al país durante 15 años. “No sé por qué. Mi familia no tiene nada que ver con la política”, dice desconcertada.

El estratosférico precio de la vivienda en Gaza

Autor: BBC Mundo

Por extraordinario que parezca, algunos terrenos en la Franja de Gaza cuestan lo mismo que su equivalente en barrios lujosos de ciudades como Londres, París o Nueva York. Pero el salario medio de un residente en Gaza es de US$15 por día.

Con un caballo y un carro serpenteando por su olivar, acariciado por el sol de una tarde de otoño, me encuentro con Hamed Talba.

De profesión policía, Hamed se ha convertido en un hombre de la tierra.

No parece hecho para ser campesino, destaca más como figura urbana. Pero su cambio ha sido una inversión y ha demostrado ser muy exitosa.

“Compré esta parcela por US$90.000 en 2010”, dice, mostrándome sus tierras en las afueras de la Ciudad de Gaza.

“Ahora podría venderlo por US$180.000. ¡El doble!”, exclama.

Hamed dice que quiere buscar un terreno más grande para comprarlo y construir una casa.

Los espacios verdes de Gaza se van tornando cada vez más grises.

En la Ciudad de Gaza se puede ver, al menos en parte, cuál es el origen de la rápida subida de los precios de la tierra.

Durante el último año y medio ha habido un boom de la construcción, impulsado por el contrabando de materiales por los túneles que llegan desde Egipto.

Hay nuevas oficinas y apartamentos en construcción por todas partes.

El sonido de grúas, taladradoras y mezcladoras de cemento sube el nivel de decibelios por encima del habitual estruendo del tráfico.

¿Londres, París, Nueva York?

En uno de los hoteles de su propiedad en primera línea de mar en Gaza, conozco a Abdel Aziz Jaldi, uno de los hombres más ricos de la Franja.

Al verlo, no es un hombre ostentoso, parece más un ejecutivo medio que un multimillonario.

Pero hay algunas señales de riqueza.

Aparece en un novísimo y robusto BMW que, probablemente, llegó a Gaza también por la ruta subterránea desde Egipto.

Jaldi es un comerciante de tierras, un buen negocio en la actualidad.

“La tierra en la Ciudad de Gaza ha subido de precio entre un 40 y un 50% al año durante los últimos años”, señala.

Jaldi explica que una población que crece a un ritmo acelerado y el tamaño pequeño de Gaza hacen que la tierra sea una buena inversión.

El comerciante añade que los precios más altos son los de Ciudad de Gaza, lugar que se considera más seguro en caso de que estalle otra guerra con Israel.

Jaldi me lleva a la calle Omar al Muktar, donde se encuentra una de las principales mezquitas de la ciudad y el cercano mercado del oro.

Al parecer, es la zona donde las propiedades inmobiliarias son más caras en todo Gaza.

La calle Omar al Muktar no tiene demasiado atractivo. Pero un terreno aquí puede costar tanto como US$20.000 el metro cuadrado.

Una rápida mirada a los sitios de internet de agentes inmobiliarios internacionales hace comprender que este precio no estaría demasiado fuera de lugar en algunos de los barrios más exclusivos de Londres, París o Nueva York.

La pregunta es: ¿alguien puede permitirse comprar algo así?

Millonarios del túnel

Algunos de los pocos que pueden han forjado su fortuna en la frontera de Gaza con Egipto, en el sur de la franja.

No los polvorientos trabajadores que portan las bolsas de cemento desde bajo tierra, sino los jefes: aquellos que manejan la industria del túnel trayendo bienes de contrabando.

El comercio floreció bajo el continuo bloqueo de Israel y Egipto, que se estrechó cuando Hamás llegó al poder en Gaza.

En 2010, tras la presión internacional, Israel suavizó el bloqueo permitiendo la entrada de más bienes a Gaza, pero los materiales de construcción en particular permanecen estrictamente restringidos.

Israel, que dice que el bloqueo es una medida de seguridad para protegerse de militantes que se están armando en Gaza, teme que los materiales se usen con propósitos militares.

Pero el negocio del túnel ha hecho que un pequeño número de personas en Gaza, muchas de ellos con estrechos vínculos con el gobierno de Hamás, se enriquecieran mucho.

“El comercio a través del túnel entre Gaza y Egipto llevó a la aparición de lo que llamamos nuevos millonarios”, dice Omar Shabban, un economista del grupo de expertos Palthink, con sede en Gaza.

“Estos nuevos millonarios, quizá 100 ó 200 de ellos, han sido capaces de acaparar mucho dinero en muy poco tiempo – digamos US$2 millones cada dos meses. Una cantidad enorme. La inversion más fácil y segura para ellos es la tierra”, señala Shabban.

El economista sostiene que esta inversión es la causante de la rápida subida de precios.

Pero todo esto es algo de otro mundo para la mayor parte de los habitantes de Gaza, quienes, según cifras de Naciones Unidas, tienen como salario medio US$15 por día.

“Esto está fuera del alcance para el 99% de los residentes de Gaza. Aquí hay miles de familias que no tienen suficiente dinero para comprar comida para alimentarse todos los días. Es una situación irreal”.

Shabban opina que el bloqueo de Israel y Egipto ha dañado a la gente común al tiempo que ha permitido florecer a unas pocas personas con buenas conexiones en el gobierno; y agrega que el alza en el valor de la tierra ha puesto de relieve la distancia entre quienes tienen y quienes no tienen.

“Esta es la razón por la que algunas personas en Gaza no desean que se levante completamente el bloqueo. Por eso algunas personas están contentas cuando se disparan cohetes contra Israel, porque así la frontera permanecerá cerrada. Israel está recompensando a esas personas y castigando a una mayoría”, lamenta.

Y el problema sólo empeorará.

En Jabalia, uno de los barrios más pobres de la Ciudad de Gaza, se puede ver a niños por todas partes.

Los palestinos, que parecen darle mucha importancia a la educación, siempre tienen a los menores inmaculados.

Pero sus pequeños y elegantes uniformes escolares contrastan con las calles llenas de basura en las que juegan.

Más de la mitad de la creciente población de Gaza son niños. Un reciente informe de Naciones Unidas dice que habrá medio millón más de personas en esta diminuta franja de tierra para 2020.

Con toda probabilidad, el espacio sólo se hará más preciado.

 

 

Yoram Bar-Am, escritor, publicista, traductor e intérprete profesional independiente, miembro de la asociación de traductores e intérpretes de Israel (ITA), con residencia en Tzur Ygal, Israel. Posee experiencia acumulada superior a 30 años en la traducción, interpretación y publicación de textos y documentos legales, comerciales, técnicos, médicos, diplomas y certificados personales. Los servicios de traducción e interpretación incluyen acompañamiento de comisiones comerciales y diplomáticas y servicios de traducción simultánea y/o consecutiva ante los tribunales en Israel y el extranjero.

Para obtener datos adicionales y contactarse directamente, sírvase dirigirse a:

YORAM BAR-AM

[email protected]

http://yoram-translation-solutions.com

Skype: yoram.bar.am

Tel. +972 50 7323869

Idiomas: Español, Hebreo, Inglés, Portugués, Francés, Alemán, Italiano.

 

Compartir
Artículo anteriorUna comunidad judía con una historia única
Artículo siguienteDetienen en Estambul a nueve de 35 periodistas acusados de “terrorismo”
Yoram Bar-Am, traductor profesional independiente, miembro de la asociación de traductores e intérpretes de Israel (ITA), con residencia en Tzur Ygal, Israel. Posee experiencia acumulada superior a 30 años en la traducción, interpretación y publicación de textos y documentos legales, comerciales, técnicos, médicos, diplomas y certificados personales. Los servicios de traducción e interpretación incluyen acompañamiento de comisiones comerciales y diplomáticas y servicios de traducción simultánea y/o consecutiva ante los tribunales en Israel y el extranjero.