Diario Judío México - Una de mis festividades favoritas es Shavuot. De hecho nunca he entendido porque no se le da más importancia.

Para mí en mis recuerdos, es una de las fiestas que más ubico con el judaísmo.

Tiene muchas representaciones, pero una de ellas es medular y angular en la religión judía:

Las tablas de la ley: Los 10 mandamientos.

Este es un parte aguas entre la vida cómo se entendía antes para los hebreos y el momento culminante cuando D´s nos entrega las tablas de la ley.

A partir de entonces existe una forma, un contexto unas reglas y una forma de vida, que determina toda la vida judía, toda.

Así cómo D´s habló en el Monte Sinaí ante todos los hebreos que ahí se encontraban, se sintió la revelación Divina de parte de D´s.

Este momento: la entrega de las tablas, recibirlas, escucharlo y saber cómo iba a ser su vida a partir de entonces y para todas las futuras generaciones, es un momento icónico de proporciones extraordinarias.

Otra parte de Shavuot que para mí también tiene un impacto profundo, es la presencia de Ruth, -siempre he sentido especial interés por nuestras matriarcas especialmente porque se convierten en guerreras, mujeres adelantadas a su tiempo y con la determinación y valentía por un propósito que D´s les designa-.

A pesar de no ser judía, dejó toda su vida atrás para seguir a su suegra y convertirse al judaísmo. Para los que lo recuerdan bien ella fue la bisabuela del Rey David y de ahí la importancia. Ya que sí nos acordamos bien, el Mashíaj será descendiente directo del Rey David.

Por estas dos cosas para mí especialmente Shavuot es una mega fiesta. No una menor. Es una fiesta de identidad judía, ya que después de salir en el Éxodo de Egipto, y convertirnos en un pueblo, una nación, D´s nos regala y recibimos sus mandamientos; cómo palabra directa de D´s, hacia nosotros y eso la convierte en una fiesta sorprendente.

1 Comentario

Leave a Reply

Artículo anteriorEl artista judeo-chileno Mauricio Avayu plasma la Torá en su obra
Artículo siguienteShavuot: ¡Todo lo que necesitas saber!
Estudié la carrera psicología para poder ayudar a las personas, siempre he tenido un sentido de vocación hacia los demás y creo estar en un punto de mi vida en el que puedo hacerlo. Además de que me gusta mucho el aspecto espiritual ó profundo del ser humano.Quiero ayudar a las personas a que alcancen su potencial, asesorándolos en lo que necesiten. Apoyando sus fortalezas. Me gusta la idea de ejercer mi profesión donde se conjugue el gusto por la gente. Puede ser por medio de: seminarios, talleres, pláticas, artículos, etc. para que las personas en lo personal y/ó en el trabajo logren sus objetivos y se superen.